Tiempos violentos

Asesinato a media cuadra de la casa del presidente

Custodia de Vázquez socorrió a joven baleado en la esquina.

Escenario: el refugio de la parada de ómnibus de la calle Lucas Obes donde mataron al joven. Foto: El País.
El refugio de la parada de ómnibus donde mataron al joven. Foto: El País.

Un joven de 20 años fue asesinado en la madrugada de ayer, a escasa distancia de la residencia familiar del presidente Tabaré Vázquez, en el Prado.

La víctima, Mateo Urtiaga, recibió dos disparos mortales cuando regresaba a su domicilio caminando tras haber estado en la casa de su novia donde esa noche habían celebrado el cumpleaños de su cuñado. Ambas viviendas, la del joven y la de su novia, quedan a solo tres cuadras de distancia.

El custodia de la residencia de Vázquez, que se encontraba con su patrullero estacionado sobre la calle Buschental, escuchó las detonaciones, cerca de las 2:20 de la madrugada, y corrió hacia la esquina de Lucas Obes, donde hay una parada de ómnibus. Allí estaba caído el joven Mateo, quien fue trasladado en el coche hasta un centro asistencial, donde falleció.

En un comienzo, al encontrarse el cuerpo junto al refugio de la parada, se presumió que el joven estaba esperando el ómnibus, pero fuentes cercanas a la familia de la víctima confirmaron a El País que el chico iba caminando hacia su casa y que quien lo asesinó era un único delincuente que se trasladaba en una bicicleta. El hecho quedó registrado en las múltiples cámaras de seguridad que hay en la zona.

De acuerdo con información facilitada por el fiscal Juan Gómez, a cargo de la investigación, el joven recibió dos disparos, uno en el tórax y otro en el cuello. Las fuentes del barrio consultadas por El País dijeron que también había recibido una puñalada, además de los disparos. Ese extremo no pudo ser confirmado.

Hermetismo.

Efectivos de la Seccional 7ª y de Policía Científica se hicieron presentes en la escena para recoger evidencia, así como también en la casa donde residía el joven, pero hasta ayer guardaban absoluto hermetismo sobre el caso. Funcionarios de la Seccional 7ª no quisieron dar información.

Ni un alma.

En la parada de ómnibus ubicada en la esquina de Lucas Obes y Buschental no quedaba ayer ningún rastro que permitiera saber que allí se había producido un hecho de sangre horas antes.

El lugar se encuentra muy próximo al club Círculo de Tenis, donde esa madrugada había variada actividad en los salones. Nadie se enteró del homicidio, dijeron a El País.

El joven vivía en unas viviendas ubicadas frente al club.

La esquina de Buschental y Lucas Obes, en el corazón residencial del Prado, es un lugar poco transitado; prácticamente no se ve un alma en la calle a las 2:30 de la madrugada, que fue la hora aproximada en que ocurrió el crimen.

Cerca de ese escenario, además del club de tenis, se encuentran la cancha de Wanderers y el Rosedal del Prado, por lo que hay pocos transeúntes de noche por esa zona.

El asesinato causó honda preocupación y un fuerte sentimiento de pesar. El muchacho estaba terminando sus estudios para trabajar como barbero y también era aficionado al rap. Hacía 5 años que estaba de novio con la chica que reside a unas cuatro cuadras de donde él vivía.

El joven será velado el lunes en el local de la empresa Previsión, ubicado en General Flores y Blandengues.

Reclamo por más seguridad

Vecinos de Progreso (Canelones) y alrededores marcharon desde el kilómetro 32 de la Ruta 5 nueva, hasta la Seccional 19ª de policía para reclamar por más seguridad. Ante la sede policial, leyeron una proclama y anunciaron más movilizaciones "hasta que las autoridades tomen medidas claras y efectivas". "Queremos vivir en paz, queremos salir a la calle tranquilos, no queremos más seres queridos muertos", leyeron los manifestantes. Asimismo pidieron al presidente, Tabaré Vázquez, que "actúe" y que no se quede "detrás de un escritorio".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)