“Operación Aruera”: uniformados combaten a los motochorros 

Policía incautó casi 400 motos

En tres días de operativos sorpresivos en Montevideo, Canelones y Maldonado para neutralizar la acción de motochorros, la Policía incautó cerca de 400 motos. Los vehículos decomisados carecían de documentación o violaban normas de tránsito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Efectivos ayer incautaron y fiscalizaron motos. Foto: A.Martínez.

Un equipo de El País observó ayer los piquetes policiales en el barrio Carrasco y en la periferia de Montevideo en el marco de la "Operación Aruera". La leyenda dice que, cuando una persona pasa por una Aruera, debe saludarla diciendo: "Buenos días o buenas tardes" según el horario, o ésta le provocará una alergia.

En el marco de esa operación, efectivos de la cuatro zonas policiales de la capital y de la Guardia Republicana incautaron ayer cerca de 60 motos en Montevideo. Los vehículos fueron depositadas en la sede de la fuerza de choque, ubicada en la avenida José Pedro Varela y Centenario. Miles de motos se agrupan en seccionales policiales y en depósitos de Caminera.

Los operativos dispuestos ayer por los comandos de la Jefatura de Montevideo y de la Guardia Republicana empezaron en distintos horarios aunque ambos fueron coordinados para no superponer esfuerzos.

A las 16.30 horas de ayer, la Guardia Republicana desplegó una veintena de efectivos por Camino Al Paso del Andaluz a poca distancia de la intersección con la ruta perimetral. Poco después, otro grupo de uniformados se dirigió en camionetas al otro lado de la perimetral y también armó un piquete. De esta forma, impidieron que alguien pudiera escapar de los controles a través de la ruta perimetral.

Media hora más tarde, los efectivos de la Guardia Republicana ubicados en el lado sur de camino Al Paso del Andaluz incautaron siete motos, cuyos conductores debieron irse caminando porque carecían de documentación que probara la propiedad del vehículo.

Una sola persona resultó detenida tras oponerse a que se llevaran su moto —una mezcla de Baccio, Yumbo y Winner con ruedas gigantescas—. El piquete que estaba al norte de la perimetral apenas logró la incautación de dos motos chinas sin documentación. Al ver que la afluencia de motos caía, el encargado del operativo resolvió levantar los dos piquetes en camino Al Paso del Andaluz y decidió armar un puesto de control en la intersección de la avenida Belloni y la perimetral.

En unos 40 minutos, los policías fiscalizaron a 25 motos. Un motociclista, con su moto tuneada de ruedas coloridas, se acercó al piquete por un camino lateral y quedó detenido por no tener ninguna documentación del vehículo. Cayó como un insecto en una telaraña.

Al ver que la circulación de motos había disminuido, el encargado del operativo decidió trasladar el piquete a la avenida Pedro de Mendoza y la ruta perimetral. Al ver que se estaba instalando el piquete, varias motos giraron en redondo y huyeron. El jefe del operativo ordenó que dos motos policiales se ubicaran a 400 metros del control, neutralizando así cualquier fuga.

Por su parte, efectivos de la Policía de Montevideo armaron dos piquetes en al tarde de ayer: uno se situó en la esquina de Pando y Rivadavia y el otro controló las dos sendas de Avenida Italia y Cooper. En una hora, los policías capitalinos fiscalizaron casi 50 motos.

A las 20 horas de ayer, la Policía llevaba incautadas 60 motos en Montevideo y otras 27 en Canelones. Estos decomisos se suman a las 279 birodados retenidos en los dos días anteriores en Montevideo, Canelones y Maldonado.Motochorros, área metropolitana, Operación Aruera

Prevención en la fiesta del Río.


En la Fiesta del Río, que se hizo entre el viernes 13 y el domingo 15 en Santiago Vázquez, no hubo ningún hecho grave pese a que cada noche concurrieron unas 10.000 personas al evento. Policías de la Seccional 20 y de la Prefectura efectuaron patrullajes preventivos en el pueblo, destacaron fuentes ministeriales.

PIQUETES


Buscan cortar el circuito de rapiñeros.


La Policía detectó que los motochorros cometen arrebatos y rapiñas en los barrios Centro, Pocitos, Malvín y en la Unión y luego huyen hacia la periferia. Como se trata de zonas con tránsitos muy congestionados, la moto se transforma en el mejor medio de locomoción para escapar.

En el mercado negro, los delincuentes pueden conseguir una moto robada por apenas $ 10.000. Luego adquieren dos cascos que les otorgan anonimato.

Además de cometer arrebatos y ayudar a escapar en las rapiñas, las motos robadas o "caseras" —un vehículo construido con partes de distintas marcas— también son utilizadas para transportar drogas entre los mayoristas y las "bocas".

Según análisis de delitos, investigadores policiales concluyeron que no pueden asestar un golpe a los delincuentes en zonas muy pobladas porque ello podría causar muchas víctimas inocentes. Por eso optaron por golpear a la delincuencia cuando se traslada desde el Centro o la costa hacia la periferia. El miércoles 4, en una reunión de los jefes de Zona de Montevideo, se comenzó a orquestar la "Operación Aruera", luego que la Dirección Nacional de Policía recibiera instrucciones del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, sobre la necesidad de aplicar medidas para bajar las rapiñas.

La Policía también comprobó que muchos menores circulan en motos robadas en los barrios periféricos de la capital. La Policía Caminera también participa de la "Operación Aruera". Sin embargo, los controles constataron que los motociclistas que circulan por las rutas generalmente tienen la documentación de su vehículo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)