inseguridad

Policía asesinado a tiros en el Cerro en intento de rapiña

Por segunda vez en menos de 15 días, un repartidor fue asesinado por delincuentes, en el transcurso de una rapiña. La víctima fue un policía que estaba en trámite de retiro, y suplantaba a su hijo en un reparto de pollos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los repartidores no entran a algunas zonas de Montevideo. Foto: M.Bonjour.

Eran cerca de las 11:00 de la mañana, cuando Carlos Barrios, de 55 años, recorría la zona de Cerro Norte junto a otro empleado de la pollería para la que trabajaban.

Barrios estaba tramitando su jubilación como efectivo policial. Según indicaron fuentes de Jefatura, el funcionario había dejado su último destino pocas semanas atrás y estaba en el departamento de Situaciones Especiales, paso previo que realizan los policías antes de su jubilación.

Barrios suplantaba a su hijo en el reparto de pollos, ya que el joven estaba de vacaciones. Ayer, el efectivo y otro hombre de 37 años distribuían mercadería en la zona del Cerro. La jornada había comenzado hacía apenas dos horas. Minutos antes habían parado en un comercio de Camino Cibils y se dirigían hacia otro local del barrio, cuando, al llegar a la esquina con Francisco Sity, les cortó el paso una motocicleta, piloteada por dos delincuentes. Uno de ellos llevaba un arma y le hizo señas a los trabajadores que estacionaran el camión, amenazándolos con el arma.

Sin embargo, el tránsito de la zona no permitió que el policía detuviera el vehículo, por lo que uno de los delincuentes comenzó a disparar, dándole a Barrios en el pecho y en la cabeza e hiriendo al acompañante en ambas piernas. En total, según el relato de testigos, se escucharon al menos cinco disparos.

Aun con Barrios ya sin vida, el mismo delincuente que había tirado se subió al camión y exigió el dinero de la recaudación al otro trabajador.

Éste entregó la totalidad del dinero sin oponer ningún tipo de resistencia.

Un testigo vio, luego de escuchar los disparos, cómo el delincuente que disparó se subía a una moto de 125 cc. en la que le esperaba su cómplice, y en la que emprendieron la fuga.

Operativo.

De inmediato, vecinos de la zona llamaron a la Policía, haciéndose presentes autoridades de la Seccional 24 y de la Zona 4, así como Policía Científica.
Tras realizar los primeros interrogatorios de rigor, los efectivos policiales ordenaron un operativo en busca de los delincuentes, que según manifestaron vecinos de la zona, viven en el Cerro Norte.

Si bien el operativo fue intenso y minucioso no se pudo dar con las dos personas que asesinaron a Barrios, aunque según aseguraron fuentes policiales a El País, habrá nuevos operativos ya que si bien no se dio con los asesinos se obtuvieron firmes pistas respecto a su posible paradero.

En tanto, los comerciantes de la zona se quejan ya que, debido a la inseguridad reinante en el barrio, los repartidores casi ni entran y los que sí ingresan lo hacen escoltados por guardia policial.

“Para ir a buscar las cajas de la leche tengo que caminar unas cuantas cuadras, porque no me las traen hasta acá”, relató una vecina ayer a Subrayado.

“Acá vienen los repartidores de cerveza y de refresco, pero siempre acompañados por un policía”, señaló otra vecina de la zona al informativo.

Profesión de riesgo

El pasado sábado 10 de enero, Javier Soria, repartidor de una empresa de chacinados fue asesinado de un disparo con su propia arma en Colón.
Según un informe publicado por El País el pasado sábado, en el último mes la Jefatura de Policía había recibido al menos 20 denuncias de repartidores asaltados mientras cumplían su labor. Incluso el mismo Barrios fue asaltado una semana antes, cuando recién iniciaba la suplencia de su hijo.

Entre la noche del jueves y la tarde del viernes, en poco más de doce horas, otros dos repartidores fueron asaltados en diversos puntos de la ciudad de Montevideo.

En la noche del jueves, cerca de las 23:00 horas, en Juan Bonmesadri y Camino Durán, dos hombres asaltaron a un repartidor que volvía a su casa, luego de una jornada de trabajo.

Los delincuentes, que se movían en moto, amenazaron al trabajador con un arma de fuego, llevándole la recaudación diaria.

Poco más de dos horas después de la muerte de Barrios, en la zona del Cerrito otro repartidor de chacinados sufrió un asalto por parte de dos delincuentes.

Los rapiñeros utilizaron el mismo modus operandi que se constató en los otros dos asaltos: se arrimaron al camión en la moto y mediante amenazas con un arma de fuego obligaron al trabajador a detenerse y le despojaron de la recaudación de la jornada.

El chofer del camión declaró a la Policía que los delincuentes lo sorprendieron en la esquina de Arechavaleta y Elba, a pocos metros de la fábrica para la que trabaja y le extrajeron el dinero que llevaba encima, que no era mucho porque recién salía a la calle a trabajar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)