UN PROBLEMA CARO Y DE CONCIENCIA CIUDADANA

Polémica por contenedores domiciliarios en Canelones

La Intendencia pretende instalarlos en 125.000 hogares antes del año 2020.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un contenedor domiciliario tiene una capacidad de 120 litros. Foto: @IdCanelones

Desde el año 2012 la Intendencia de Canelones viene distribuyendo contenedores de residuos domiciliarios. Hasta el momento se han colocado unos 25.000 en distintas localidades del departamento.

El gobierno departamental se dispone a cubrir 125.000 hogares hasta el año 2020. Hasta el momento, no hay acuerdo entre el oficialismo y la oposición sobre el sistema. El gobierno departamental dice que es una práctica que se aplica en "todo el mundo", del otro lado aseguran que es algo "vetusto".

Tampoco hay una visión única entre los vecinos. Unos lo ven como algo "sucio" y "nada práctico", porque obliga a mantener la basura dentro de los hogares y otros observan que es una forma de evitar los basurales que se forman en los contenedores barriales.

Se trata de un implemento de plástico con una capacidad de carga de 120 litros, dotado de tapa y ruedas para facilitar su movimiento. Una vez por semana pasa un camión recolector en un horario previamente anunciado, y se hace cargo de los desperdicios.

El primer lugar donde se instaló este sistema fue Villa Foresti, una localidad cercana a Las Piedras. La semana pasada se hizo una entrega en Pando.

Cada contenedor cuesta unos US$ 30 a la Intendencia de Canelones, aunque el precio puede variar de acuerdo a cada licitación, según explicó ayer a El País el director de Gestión Ambiental, Leonardo Herou.

"Los contenedores están en la casa de los vecinos y hay días fijos que pasa el camión, por lo general se hace dos veces a la semana. Ahora estamos impulsando políticas de recuperación y reciclaje, dos de ellas se aplican al sistema domiciliario con lo que sumaríamos una tercera pasada", dijo el jerarca.

De esta forma, la responsabilidad de trasladar los residuos hasta el camión queda en manos de los vecinos al tiempo que la Intendencia mantiene el control de la disposición final.

"La Intendencia mantiene la responsabilidad entregar el contenedor y levantar los residuos", indicó el director.

Herou entiende que el sistema de contenedores domiciliarios ayuda a "eliminar el vandalismo y que el vecino se responsabilice de los residuos que él maneja, lo que lleva a un involucramiento mayor con la gestión ambiental". Aseguró que se impulsará en el futuro cercano un sistema de clasificación domiciliaria. De hecho, unos 1.500 hogares ya tienen dos contenedores, uno de ellos destinado a la basura reciclable.

"Para que los contenedores públicos funcionen bien la localidad o barrio debe contar con una cantidad suficiente. Además, se los debe vaciar con la frecuencia adecuada y que el vandalismo no sea un problema", explicó Herou.

La dirección de Gestión Ambiental evalúa con los municipios locales el lugar adecuado para distribuir los contenedores domiciliarios. Después organiza asambleas y reuniones con organizaciones locales para informar sobre el proyecto. Finalmente, se hace un acto público donde se entregan los contenedores domiciliarios.

En contra.

La oposición política no ve con buenos ojos la utilización de los contenedores domiciliarios. El diputado nacionalista Sebastián Andújar entiende que la iniciativa de la Intendencia "demuestra las falencias de la gestión ambiental". "Los vecinos deben guardar la basura en sus casas hasta que la Intendencia pase a buscar los residuos, es algo vetusto. La gente tiene que hacerse cargo de lavar los contenedores o aguantar los olores dentro de su propia casa", dijo el diputado.

Andújar es partidario de la instalación de un sistema de recolección de residuos "efectivo" que funcione en base a los contenedores barriales.

"La mugre se acumula en los alrededores de los contenedores barriales porque el sistema no funciona. El método domiciliario no es adecuado para las familias, es muy difícil que alguien pueda asegurar que va a estar siempre a determinada hora de un día de la semana, la gente estudia o trabaja", dijo.

La diputada colorada Graciela Matiaude se mostró preocupada por el resultado del nuevo sistema.

"La recolección tiene dificultades, hay contenedores desbordados en gran parte del departamento. Ojalá esto sea una solución. Antes de poner en práctica este sistema tendrían que haber hecho una campaña de concientización. Se ha perdido el hábito de sacar la basura en determinados días, tendrá que coincidir con el horario en que haya gente en la casa", dijo.

Vecinos.

Germán vive en Pinar Norte. En su cuadra no hay contenedores domiciliarios. Observa cómo se forman basurales en la esquina porque sus vecinos depositan basura en los alrededores del tradicional contenedor barrial. "En la cuadra donde juntan los residuos en cada casa no hay basurales, no hay ni una bolsa en el piso", afirmó a El País.

En cambio, Jorge, un vecino de Shangrilá, mencionó ayer a El País que en su barrio hay contenedores domiciliarios y públicos. "Acá los usa una señora que tiene comercio y un vecino cuya familia es numerosa. Para el resto, se trata de un servicio incómodo, sucio y hasta peligroso porque el camión pasa entre las horas 18.00 y 24.00. Hay lugares en que no se puede salir a la calle a esa hora", aseguró Jorge.

El vecino de Shangrilá midió la capacidad del contenedor domiciliario: "apenas entran ocho bolsas de residuos, si un día no sacas la basura tu casa se llena de moscas".

En 120 litros entran ocho bolsas de residuos.

Un contenedor domiciliario tiene una capacidad de 120 litros. Un vecinos de Shangrilá los midió en bolsas de residuos, según su prueba entran ocho. En tanto, los contenedores barriales pueden recibir hasta 1.100 litros y su limpieza está a cargo de la Intendencia a diferencia de la versión domiciliaria cuya higienización queda en manos de los dueños de casa. Ambos son de plástico por lo que no pueden recibir materiales con temperaturas altas. Canelones piensa colocar contenedores en 125.00 hogares.

Junta aprobará ordenanza de limpieza y gestión de residuos.

La Junta Departamental de Canelones tiene a estudio una nueva ordenanza ambiental de limpieza y gestión de residuos. Todo indica que sería aprobada a la brevedad. Se trata de un proyecto que incluye una normativa "adecuada a este siglo", según explicó el director de Gestión Ambiental, Leonardo Herou.

"Hay una mayor definición de las responsabilidades de los distintos actores, entre los comercios e industrias como medianos y grandes generadores de residuos", dijo el jerarca departamental a El País.

La nueva normativa amplía las sanciones por contaminación a las empresas y personas. De hecho, se pasa a sancionar directamente a las personas durante operativos que incluirán la presencia de la fuerza pública.

"Antes las multas era contra el vehículo o se iba contra la Contribución Inmobiliaria, ahora vamos a la persona. Hicimos un acuerdo con la Policía para que nos acompañe en zonas críticas", señaló Herou.

Se anuncian sanciones de hasta 350 Unidades Reajustables por cada incumplimiento en caso de daño ambiental provocado por organizaciones públicas o privadas.

Además, se prevé la posibilidad de "remediación" del problema a cuenta del autor del problema y la suspensión de actividades en caso de que se verifique la reiteración del daño, de acuerdo al proyecto municipal al que accedió El País.

La norma proyectada prohibe "la quema de residuos domiciliarios o asimilables a domiciliarios, tanto en espacios públicos como privados" y la realización de "toda clase de pintadas en la vía pública, tanto en mobiliario urbano, como en monumentos, muros de edificios públicos, vías de circulación, entre otros, a excepción de pinturas murales de carácter artístico efectuadas previa autorización de la IC".

El aseo de las veredas de todo el departamento quedará en manos de los propietarios al igual que la limpieza de los terrenos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)