Ruidos molestos

Plegarias evangélicas enloquecen a ancianos

Guadalupe Román, una mujer que vive en Rivera, denunció ante la Justicia a una Iglesia evangélica por "ruidos molestos" que trastornan la vida de sus padres que tienen 84 y 74 años.

La denunciante, patrocinada por el abogado Diego Ospitaleche, afirmó que los responsables de la iglesia, "utilizan cajas musicales de muy alta potencia y varios instrumentos musicales como tambores". La mujer también denunció a la organización religiosa en la Intendencia Departamental.

La pareja afectada vive en el lugar desde hace 50 años. Su vida se ha convertido en "un infierno" a raíz de sus nuevos vecinos.

La denuncia fue respaldada con la firma de otros 24 vecinos. Se indica que "desde hace dos meses aproximadamente, se instaló un "culto" pegado a su casa. Las reuniones comienzan "a las 20 horas y no tienen hora para culminar", asevera en otro tramo de su querella.

La mujer dijo que ella misma pidió al pastor que bajara el volumen de las plegarias. Lejos de sensibilizar al religioso, este le pidió que se retirara "porque las oraciones no pueden ser cortadas en la casa del Señor".

En tanto, el "pastor", le sugirió que "llamara a un abogado o a la Policía". Tras llamar al 911, los uniformados constataron que el portero del templo está requerido como desertor del Ejército.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)