vea el interactivo

Playas metropolitanas invadidas por una mancha verde y tóxica

En cada nueva temporada veraniega los bañistas deberán acostumbrarse a observar la acumulación de colonias de cianobacterias en varios puntos de la costa.

Si no puede ver el mapa, haga click aquí.

En las últimas tres semanas, en playas de Montevideo y Canelones, los guardavidas recurrieron a la bandera roja con una cruz verde para recomendar el alejamiento de la espuma tóxica que conforma una mancha verdosa, tanto en el agua como en la arena.

Con los actuales cambios del tiempo, a raíz de lluvias y vientos, la situación es muy variable; la última gran mancha observada apareció en la zona de Santa Catalina y de un día para otro se trasladó al Cerro primero y después a Ramírez y Pocitos. El surgimiento del fenómeno a orillas del Río de la Plata se sitúa unos diez años atrás y se vincula a la mayor concentración de productos nitrogenados, sobre todo los restos de fertilizantes, que provienen principalmente de los ríos Negro y Uruguay.

Desde la división Salud de la Intendencia de Montevideo, la doctora Perla Vivas explicó a El País que estas algas se van acumulando debido a la baja salinidad del mar, las altas temperaturas y el lento movimiento de las aguas.

"Cuando aparece el viento y las lluvias, las cianobacterias se dispersan, aunque no quiere decir que no estén en la costa. Están en una concentración menor e igualmente hay que tomar precauciones para no ingerir el agua", comentó Vivas.

El jefe de brigada de guardavidas de playas de Montevideo, Juan Silva, indicó a El País que en las últimas semanas ha sido posible visualizar la mancha de cianobacterias "en prácticamente todas las playas".

Agregó que los guardavidas no tienen por función impedir que la gente ingrese al mar a pesar del riesgo sanitario. En tanto las playas se mantegan habilitadas solo les corresponde izar la bandera roja con la cruz verde y asesorar.

"El fenómeno se está dando más a menudo y se relaciona un poco con las lluvias, porque con éstas se da el arrastre de fertilizantes hacia las cuencas de ríos y arroyos. Todo eso viene a parar al mar, y las cianobacterias tienen ahí su alimento. Son el origen del oxígeno en la Tierra, no estaríamos acá si no fuera por ellas. Son importantes, pero cuando se reproducen demasiado el asunto se complica un poco", afirmó el guardavidas Juan Silva.

Estudios.

Las cianobacterias (nombre dado en alusión al cianuro), se vienen desarrollando desde hace 2.700 millones de años y —en efecto— a ellas se debe la generación de la atmósfera con oxígeno, permitiendo el surgimiento de formas de vida más complejas.

Su reproducción en exceso acecha empero la vida del hombre, el ganado y las mascotas. Todo esto se lee en un trabajo académico de los doctores de la Facultad de Ciencias Sylvia Bonilla, Luis Aubriot y Claudia Piccini.

Los expertos señalan que "las floraciones de cianobacterias afectan negativamente la calidad del agua (...) sobre todo porque pueden producir sustancias tóxicas para los animales y para el ser humano".

En el trabajo se agrega que hay varios reportes en el mundo sobre mortandad de animales domésticos, en particular perros, y ganado "que han bebido de cuerpos de agua con floraciones", o sea en donde se da un aumento de la cantidad de fitoplancton o microalgas que crecen en forma desmedida. Los biólogos apuntan que en cambio son escasos los registros de muertes humanas, aunque presentan algunos, por ejemplo en Brasil.

A propósito de la realidad en Uruguay, se recuenta floraciones de especies que pueden producir cianotoxinas en los ríos Uruguay y Negro, el embalse de Salto Grande, lagunas llanas y lagos de recreación o utilizados para la potabilización.

Ya en 2013, los especialistas sostenían que la concentración de cianotoxinas había sobrepasado los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud, en costas de Colonia y playas de Montevideo.

"La peligrosidad es mayor en la orilla del agua donde se acumulan las colonias que se descomponen al sol". Allí la concentración de toxinas es mayor, y en general los niños son los más vulnerables.

La toxicidad de las cianobacterias varía según las especies, llegando a darse casos trágicos como en un abrevadero de Canelones, en 2009, cuando en no más de 24 horas murieron 30 vaquillonas.

En Uruguay, según informe del Ministerio de Salud Pública, "se han registrado floraciones de cianobacterias desde el año 1982, principalmente durante el verano. Sin embargo la presencia de toxinas (microcistinas) se comienza a determinar a partir de 1999, resultando tóxicas el 100 % de los eventos analizados".

Alergias y trastornos gástricos producidos por cianobacterias


En el Río de la Plata se encuentran microcistinas, o sea toxinas producidas por las floraciones de cianobacterias de aguas superficiales. Pero no se encontrarían las más peligrosas, como las neurotóxicas.

La doctora Perla Vivas, en esta época a cargo de la división Salud de la Intendencia de Montevideo, dijo a El País que las cianobacterias presentes en aguas de ríos uruguayos ocasionan problemas sanitarios aunque solo a nivel cutáneo o gástrico.

"Por eso se recomienda el alejamiento de esa mancha o espuma, pero no estamos inhabilitando las playas, debido a las condiciones de variabilidad. La gente se tiene que acostumbrar a un fenómeno con el cual vamos a tener que convivir de aquí en adelante; lo que nos preocupa es cuando se ve el acúmulo, la espuma como una mancha verde en el agua, o en la costa, una vez que la marea la arrastró hacia la arena, si bien los guardavidas intentan recogerla, sobre todo para que los niños no jueguen allí", advirtió Vivas.

La extensión de la mancha de cianobacterias hacia el este océanico es poco probable ya que allí la salinidad las extermina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)