A la mar sin animales

La playa, los perros y la opinión del ciudadano

En Montevideo no se permite el ingreso de mascotas, pero nadie fiscaliza que se cumpla la norma.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La IMM y la Prefectura puede multar a quienes bajen a las playas con sus mascotas. Foto: F. Ponzetto

En verano, hasta fines de marzo, está prohibido el ingreso con animales a las playas de Montevideo. Eso manda la normativa municipal pero no es lo que puede verse a diario.

Como en cada temporada, los perros adquieren su protagonismo, jugando en el mar, tomando sol en una reposera propia o saltando para atrapar algún juguete que les tiran al aire sus dueños.

La Prefectura Nacional Naval y la Intendencia son las encargadas de fiscalizar el cumplimiento de la tenencia responsable de los animales, en abrumadora mayoría perros, y también de aplicar las sanciones en casos de infracción.

Montevideo es la primera capital del mundo con playas certificadas por la Norma ISO 14001 de Gestión Ambiental. Y para mantener ese nivel es tan necesario el respeto de los bañistas como el estricto cuidado de la franja costera. Ésta era la política de la administración anterior. La multa por ir a la playa con animales es de entre 2 y 3 Unidades Reajustables (equivale a $ 1.686 y $ 2.529).

En noviembre, paseadores de perros se reunieron con el prosecretario de la Intendencia, Christian Di Candia, y solicitaron un área de playa para que las mascotas puedan nadar.

Di Candia indicó que se le solicitó al equipo técnico de Educación Ambiental de la comuna que evalúe si es posible designar un lugar de playas para mascotas porque "hay un tema de certificación".

Santiago de Brum, director de comunicaciones de la Intendencia, confirmó que se prioriza la certificación de playas que tienen las costas del departamento.

El subdirector de Higiene de la Intendencia de Maldonado dijo en cambio que la certificación no se ve afectada porque se está controlando permanentemente la calidad de las aguas.

En el departamento esteño hay zonas de playas para mascotas desde el anterior gobierno nacionalista de Enrique Antía (2000-2005).

En relación al año pasado, la Intendencia eliminó como zonas habilitadas para las mascotas a las paradas 17 y 18 de la playa Mansa y las paradas 15 y 16 de la playa Brava de Punta del Este por ser muy concurridas. Pero se eligieron otras.

El jefe de Relaciones Públicas de la Armada, Gastón Jaunsolo, aclaró que si bien se controla que no haya perros en zonas de playas de todo el país en donde está prohibido, su prioridad es otra: la seguridad del bañista en cuanto a posibles robos y rapiñas y posibles riesgos de ahogamientos.

Cuando personal de la Armada ve un perro en una playa no habilitada, "se le dice al dueño que se retire; en caso que no lo haga o se sepa que es reincidente se lo multa. Jaunsolo indicó que no son grandes cantidades de multas las que se ponen en el país, ya que la mayoría de la gente se retira de la playa con su perro cuando se le habla; "se ha detenido gente cuando hay desacato".

Encuesta.

El apoyo de la mayor parte de los montevideanos a las inspecciones ha quedado probado en estos días cuando la propia comuna dio a conocer los resultados de una encuesta realizada un mes y medio después de haber organizado una campaña para informar sobre la normativa vigente en relación a la tenencia responsable de animales.

Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Sin embargo, el 26% de los encuestados contestó que escuchó hablar pero no tiene idea clara de la fiscalización y el 6% no escuchó hablar de la campaña, de cómo se hacen los controles y hasta dónde llega el impulso sancionatorio.

Según la encuesta de la Intendencia, en cuyos resultados no figura la variable "perros en las playas", el 96% de la población de Montevideo piensa que debe ser obligatorio que la gente levante la caca de sus perros en la vía pública.

El 72% de tal grupo afirma que se debe controlar y multar a quienes no cumplan, el 23% piensa que hay que controlar sin multar y el 1% no opina al respecto.

Otros resultados indican que el uso obligatorio de la correa para perros en la vía pública es aprobado por el 86%, el 10% cree que no y un 4% no sabe o no contesta.

Entre quienes piensan que debe ser obligatorio el uso de la correa, el 57% afirma que es necesario controlar y multar, el 27% dice que se debe controlar sin multar y el 2% restante no sabe o no contesta.

En cuanto a la colocación del bozal a los perros peligrosos paseados en espacios urbanos, el 75% coincide con su obligatoriedad, el 20% no y el 5% no sabe o no contesta.

De ese 75% que piensa que el uso del bozal debe ser obligatorio, el 59% cree que se debe controlar y multar, el 15% apuesta a controlar sin multar y el 2% no sabe o no contesta.

La muestra.

Para la realización de la encuesta, que estuvo a cargo de la empresa Equipos Consultores, fueron entrevistadas 359 personas de 18 años en adelante, en 88 puntos de distintas zonas urbanas de Montevideo, entre los días 1 y 10 de diciembre pasado.

El margen de error esperado es de más/menos 5,17 %.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados