CONSEJOS DE SALARIOS

Pit votó con patronales en 28% de los Consejos

La central sindical lo hizo con gobierno en el 2% de los casos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Durante 2016 se verificaron 118 conflictos, cinco fueron paros generales. Foto: A. Colmegna

La actual ronda de Consejo de Salarios presentó un nivel desacostumbrado de discrepancias entre el gobierno y los sindicatos y presenta un retraso importante, de acuerdo con la evaluación sobre la sexta ronda de negociación salarial que difundió ayer el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica.

En 43 ámbitos que negociaron en el segundo semestre de este año se llegó a un consenso en el 70% de los casos y empresas y trabajadores votaron juntos en el 28% de los casos. No hubo casos en los que el Poder Ejecutivo votase con los empresarios y sí lo hizo con los trabajadores en el 2% de los casos. Hay 66 ámbitos de negociación que todavía no han terminado sus negociaciones.

Juan Manuel Rodríguez, director del instituto dijo a El País, que en muchos casos las empresas aceptaron los correctivos anuales por inflación (que el gobierno recién avaló en noviembre, luego de meses de resistirse) para evitarse conflictividad y porque económicamente no les representaba una gran diferencia. "En las rondas de los años anteriores el correctivo se ubicó prácticamente siempre en el mismo momento del ajuste.

Los correctivos eran anuales o semestrales. Los empresarios votaron el correctivo anual e incluso el semestral. ¿Qué sentido tiene bancar una conflictividad por algo que siempre fue así?", dijo Rodríguez.

Los actores parecen haber asumido la desaceleración de la economía. El 61% se autoclasificó como en situación "intermedia", el 21% como "dinámico" y el 14% como "en crisis", de acuerdo con los datos del instituto. Para Rodríguez lo más probable es que, de acuerdo con lo establecido en los distintos acuerdos, al menos en el primer semestre del año próximo no haya caída en el salario real. La inflación en los últimos doce meses se ubicó en 8,1%. Si el año próximo no baja del 8,5% los sectores que se autodefinieron como "en dificultades" perderían salario real en tanto que aquellos en situación "intermedia (...) empatarían", salvo que la inflación baje a 7%, consideró Rodríguez.

En términos generales, la conflictividad del año próximo debería ser menor porque habrá menos negociaciones colectivas, aunque incidirá lo que vaya a ocurrir con la nueva discusión presupuestal que se procesará. Esta podría derivar en una mayor conflictividad en el sector público, dijo Rodríguez.

El especialista mostró su sorpresa por la baja del desempleo a 7,1% en octubre como consecuencia del incremento del empleo. Rodríguez explicó que su sorpresa tiene que ver con que el empleo está cayendo en la industria manufacturera y en la construcción.

La conflictividad global del año 2016 descendió y fue un 30% menor que la del año anterior. El sector con más conflictividad fue el de la construcción, rubro en el que se discutió un nuevo convenio laboral y que además para cada vez que se produce el fallecimiento de un trabajador.

En 2016 se registraron 118 conflictos, cinco de los cuales fueron paros generales. Tuvieron lugar en abril, junio, julio, septiembre y noviembre. Cuatro de ellos se realizaron para reclamar mejoras en los Consejos de Salarios. Hubo en el año 23 ocupaciones y cuatro piquetes, uno de ellos en varios supermercados. Se perdieron 1,17 millones de jornadas laborales que involucraron a 1,3 millones de trabajadores.

Milton Castellano, director del instituto "Cuesta Duarte" del Pit-Cnt, se mostró optimista y consideró que se va a cerrar la ronda con un número importante de acuerdos aunque lamentó las demoras en la negociación que involucra a los trabajadores rurales, de las cuales se retiró la Asociación Rural por lo que probablemente el gobierno deba laudar. Castellano consideró que las negociaciones no deberían ser tan largas y destacó que el entorno macroeconómico cambió bastante durante su desarrollo. En principio, la central cree que el salario no caerá en 2017, dijo.

Gobierno pide a Fuecys tregua de 3 meses.

El Poder Ejecutivo planteó como parte de su fórmula para destrabar el prolongado conflicto de los supermercados que el sindicato del comercio (Fuecys) se abstenga de parar desde ahora y hasta el 1° de marzo. El gobierno quiere un verano sin conflictos en un sector sensible para la población, pero Fuecys no está dispuesto a aceptar el pedido, según dijo a El País, Carlos Baiz, su secretario de Organización, porque entiende que algo así afectaría la libertad sindical.

Si el gobierno retirase esa cláusula, Fuecys, que hoy realiza una asamblea clave de delegados, podría aceptar la fórmula para destrabar el conflicto porque parece haber una mayoría en ese sentido, dijo Baiz. La respuesta se la dará el sindicato al gobierno en la tarde de hoy . El gobierno propuso elevar los pagos mensuales por año trabajado de $ 180 a $ 240 retroactivos al 1° de julio de 2016 y a $ 260 a partir del 1° de julio de 2017. La propuesta del gobierno tiene el aval de la Asociación de Supermercados. La propuesta del gobierno también supone que los cajeros pasarán a la denominada "segunda categoría" a los seis meses de trabajo y lo mismo ocurrirá con el conjunto de los trabajadores a los diez meses de su ingreso.

El planteo central de la plataforma de Fuecys era la exigencia de un salario mínimo nominal de $ 20.000 que casi todas las categorías podrían llegar a tener a mediados del año próximo. El consejo de salarios de los súper es uno de los más demorados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados