Pretende que con una inflación de 10% se active la “cláusula gatillo”

El Pit-Cnt plantea "barajar de nuevo" en Consejos de Salarios

El gobierno convocó a una reunión para el lunes al caer la tarde del Consejo Superior de Salarios, que será clave para destrabar las conversaciones tripartitas. El Pit-Cnt irá con la idea de dejar claro que si la inflación llega a un 10% anual "habrá que barajar y dar de nuevo". En los últimos doce meses se ubicó en 9,48%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer el sindicato de la bebida protestó por el lento avance en los Consejos de Salarios.

El presidente del sindicato del comercio (Fuecys), Ismael Fuentes, dijo a El País que una posibilidad es bajar del actual 12% la "cláusula gatillo", es decir el porcentaje de inflación a partir del cual se disparan aumentos automáticos de sueldos en el mes siguiente a aquel en el que se llegó a ese guarismo.

La delegación del Pit-Cnt será de jerarquía e irá con la idea de escuchar qué propone el gobierno para darle impulso a una ronda que debería terminar a fines de octubre y en la cual, por ahora, solamente se vislumbra un entendimiento en la salud privada. Otros sindicatos entienden que ese acuerdo fue muy positivo y puede ser un ejemplo. El Pit-Cnt pedirá un cuarto intermedio apenas reciba las ideas del Poder Ejecutivo.

Marcelo Abdala, secretario general de la central sindical, dijo a El País que el Pit-Cnt tiene la esperanza de que el gobierno acceda a que los correctivos por inflación se realicen (en caso de ser necesario) cada año y no cada dos, y que los ajustes sean anuales y no semestrales.

Ayer, además, la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines —de la cual también es dirigente Abdala— planteó a las empresas su plataforma. Quiere revisar todas las categorías salariales, instrumentar un sistema de "certificación de saberes", crear un registro de trabajadores, instaurar una comisión tripartita de salud laboral y reducir la jornada laboral sin merma del salario. Abdala reconoció que, indirectamente, este punto constituye un aumento indirecto pero, como moneda de cambio, el sindicato podría adoptar una postura de "flexibilidad" para negociar los ajustes en sí.

Según Abdala, ha mejorado la productividad en la metalurgia y eso hace que "haya bastantes elementos para reclamar" la reducción de la jornada. El sindicato metalúrgico (que abarca a sectores en problemas como el del plástico y el automotriz) quiere también que los ministerios de Industria y Economía elaboren políticas activas para esos rubros y estudien sus perspectivas.

Hay al menos un aspecto de los lineamientos oficiales para la negociación salarial que parece no estar siendo tomado muy en cuenta. Es la "autoclasificación" que suponía que empresarios y trabajadores se pusieran de acuerdo para definir la situación de los respectivos sectores (podía catalogarse a cada sector como "dinámico", "intermedio" o "en dificultades"). "No hay que perder mucho el tiempo en eso porque se pierde tiempo de negociar", dijo Abdala. Las ramas en las que más cerca se está de acuerdos son aquellas en las que se ha negociado con flexibilidad respecto a los lineamientos oficiales, opinó.

Salud privada: 3,53%.

El preacuerdo en la salud privada determina un crecimiento salarial real de 3,53% al cabo del convenio (que sería a tres años). Se mantendría el poder de compra a lo largo del acuerdo, y se aplicaría una salvaguarda en los primeros seis meses de su vigencia (1° de julio al 31 de diciembre de 2015) si la inflación en ese lapso fuese superior al 6%. En ese momento se procedería a adelantar la aplicación de los correctivos previstos a los 24 meses hasta "empatar" la inflación y así mantener el poder de compra del salario. El primer ajuste anualizado sería de 12,45%, el segundo de 7,38% y el tercero de 6,86%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados