Sturla al cruce de autoridades que cuestionaron al Jubilar y al Providencia

Pit-Cnt se enfrenta al sindicato de la bebida por "liceo obrero"

Los liceos públicos de gestión privada siguen generando polémica: el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, los defendió de las críticas de las autoridades de la enseñanza estatal (ver entrevista) mientras que en un debate interno el Secretario Ejecutivo del Pit-Cnt le dejó claro a la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) que no comparte su iniciativa de impulsar un centro de este tipo para los hijos de los afiliados a ese sindicato, porque lo considera un "sálvese quien pueda".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El jubilar fue el primero de los liceos público-privados.

El Secretariado Ejecutivo de la central debatió el asunto el martes en base a un punteo de las características del proyecto de crear un liceo para los hijos de los trabajadores de la bebida que presentó el líder de la FOEB, Richard Read. Este sindicato plantea utilizar un local que tiene en Abayubá entre Sitio Grande y Flor de Pereda para un liceo que sería de doble horario y que ofrecería formación en oficios y la currícula habitual en Secundaria, además de otras materias como Historia del Movimiento Sindical y Derechos Laborales. Pero el formato definitivo no está resuelto y lo tiene a estudio una comisión que tiene representantes de las fábricas involucradas en la iniciativa.

"Seguiremos luchando por una enseñanza pública, gratuita, laica, inclusiva y de calidad para nuestro país. Este proyecto nuestro es transitorio y solo un paliativo entre el hoy y esa meta deseada", dice el documento que presentó la FOEB.

Read explicó a El País que la FOEB quiere que el financiamiento provenga de las empresas que hagan uso de la denominada "ley de mecenazgo" y el asunto será objeto de negociación en el Consejo de Salarios de la bebida.

"Queremos que las empresas se hagan cargo de los costos. Acá no estamos hablando de un che, pagámelo que después vos lo descontás de los impuestos". Ese no es el planteo nuestro. Después las empresas harán lo que quieran. Hay una ley que lo posibilita, quien está en contra de eso no tiene que pedir que la FOEB no tenga un liceo, sino pedir que se derogue la ley", consideró.

La intención del sindicato es que el liceo abra sus puertas en 2017. Todavía no tiene claro cuántos alumnos podría recibir. Read reconoció que la dirigencia del Pit-Cnt no comparte la idea de la FOEB. "Lo que nosotros decimos es: ¿y mientras tanto, mientras no alcancemos los objetivos, qué hacemos con los jóvenes nuestros cuando hay un cuarenta y pico por ciento de deserción antes de llegar al tercer año de enseñanza Secundaria?", se preguntó el sindicalista.

"Si tenemos una cosa bien clara es que el único beneficiado y el único perjudicado en este proceso son los alumnos. Es una medida contra el ocio, la desidia, contra las tentaciones negativas que hay hoy en la sociedad, llámese vagancia, droga, delincuencia", agregó.

Read también le respondió a a la directora general de Secundaria, Celsa Puente, que había dicho que los liceos públicos de gestión privada seleccionaban a sus alumnos y que esas instituciones le "preocupan un poco" y que no estaba "de acuerdo con ellas".

"Ella tiene derecho a opinar. Está bien. Pero me gustaría mucho más que los padres de los gurises, el laburante común y corriente, el bienintencionado, el que quiere una enseñanza pública, gratuita, inclusiva, de calidad, discuta con nosotros. Hace 10 años que hay gobierno del Frente, la enseñanza no mejoró, el botija que tenía 12 años en 2005, hoy tiene 22, ya lo perdí", advirtió.

En abril la FOEB se reunirá con representantes de los liceos Jubilar y Providencia para conocer esas experiencias.

La otra posición.

La idea de la FOEB no gusta en el Pit-Cnt. Fernando Pereira, uno de los coordinadores del Pit-Cnt, dijo a El País que la central entiende que se "debe fortalecer la educación pública con salarios adecuados, buenos edificios y materiales suficientes" y que "no nos vamos a salvar si cada un construye un colegio propio". A su juicio, la idea de la FOEB "contribuye a segmentar la educación" y el Estado no debe delegar una tarea central que es la de brindar enseñanza igualitaria. "El Estado se debe preocupar por el 85% de los liceales que van a liceos públicos" por lo que no debe canalizar sus recursos a instituciones privadas, afirmó.

Pereira dijo también que "a igualdad de condiciones" no está demostrado que la educación privada sea mejor que la pública y recordó que la primera está exonerada de aportes patronales. "Esto no puede plantearse en términos de sálvese quien pueda, preocupándonos por nuestro primer círculo. Salvémonos entre todos debe ser la consigna", sostuvo. Consideró que "un tema importante somos los padres que debemos ayudar a los profesores para complementarlos" y que es fundamental que jóvenes de distintas procedencias compartan las aulas.

En una línea similar, el dirigente de los sindicatos estatales, José Lorenzo López, dijo a El País que si bien respeta la autonomía de todos los sindicatos para tomar las decisiones que consideren pertinentes, no comparte la idea de la FOEB porque discriminaría a los hijos de trabajadores de la bebida del interior porque el liceo funcionaría en Montevideo, y porque entiende que se debe dar prioridad a fortalecer a la educación pública. "Esto equivale a salvarme solo a mí, pero, ¿qué pasaría con los cientos de miles que no podrían concurrir que tienen derecho a la misma calidad? La pelea debe ser por la enseñanza pública", dijo López.

Read, por su parte, se reunirá en breve con la Federación Nacional de Profesores de Educación Secundaria (Fenapes), que ya mostró su hostilidad a la idea de la FOEB. Emiliano Mandacen, de Fenapes, ha advertido que el sindicato de docentes iniciaría "una lucha" contra los liceos públicos-privados y los acusó de "no enseñar nada" y de ser "una especie de contención social".

Secundaria.

En tanto, en el marco de la polémica generada por los dichos de Puente, donde advirtió que los liceos públicos-privados preseleccionaban a sus alumnos y por eso lograban buenos resultados, el Jubilar divulgó un comunicado en el cual recuerda que los alumnos son elegidos por sorteo y que los requisitos para participar de este son no tener más de dos años de extra edad y pertenecer a una familia carenciada de la zona de Casavalle.

En total hay hasta ahora en el país cuatro liceos públicos de gestión privada, más otros tres (incluido el del sindicato de la bebida) en proceso. El primero fue el Jubilar, que es católico y que nació en 2003 en Casavalle y hoy atiende a 400 estudiantes, entre ellos 120 adultos que quieren terminar el Ciclo Básico, muchos de ellos padres de alumnos. El segundo fue el Providencia, católico y que atiende a 300 estudiantes. Luego llegó el Impulso, que hoy cuenta con unos 120 alumnos.

La repetición en estos tres centros va del 0% al 6%. Este año abrió en Paysandú el liceo católico Francisco, al que concurren 50 adolescentes. Para el año que viene se espera la apertura de los liceos Pino (de ciclo básico tecnológico) y Ánima (de bachillerato tecnológico).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)