Le pegaron, lo quebraron y él asegura que eran miembros del Suatt

El Pit-Cnt defiende al sindicato tras brutal agresión a un taxista

El Pit-Cnt salió a defender al sindicato del taxi, luego de que un taximetrista denunciara que, el pasado sábado, miembros del gremio le pegaron con palos y baldosas, y le quebraron el maxilar, entre otras lesiones, por trabajar mientras se desarrollaba un paro sindical.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alberto Rosa, de 66 años, taxista desde 1993, fue golpeado por una patota de 25. Foto: L.Carreño.

El secretario de prensa y propaganda de la central de trabajadores, Gabriel Molina, sostuvo a El País que aunque el Pit-Cnt "rechaza la violencia", confía en la palabra del Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (Suatt).

"Acompañamos en todo al Suatt. Rechazamos la violencia, pero ellos no se hacen cargo de lo sucedido. En realidad este hecho lo que hizo fue enlutar el reclamo justo de los trabajadores", sostuvo Molina.

En la tarde del sábado, Alberto Rosa, que es empleado, iba circulando por la Avenida San Martín cuando se cruzó con una marcha del Suatt. Según su relato, eran unos 100 manifestantes. Y, de estos, unos 25 lo golpearon durante varios minutos con palos y piedras. Le fracturaron el maxilar. Le dejaron un ojo morado y quedó bañado en sangre. Le dejaron moretones también en el brazo derecho y en la pierna izquierda. El médico ya le informó que no podrá manejar por varios meses. La quebradura que le hicieron ameritaría una operación, pero como Rosa tiene cuatro cirugías cardíacas y no le coagula bien la sangre, la intervención es demasiado riesgosa. "La verdad es que no me mataron de asco", dijo a El País.

Desde el Suatt, su vocero, Ary Widemann, dijo a El País que el sindicato inició una investigación, pero advirtió que no le consta que los agresores hayan sido del gremio. Incluso declaró: "me estoy enterando por la prensa de lo que sucedió".

La marcha que realizaba el Suatt el sábado era en contra del despido de diez telefonistas. Rosa, quien dijo que no paró porque nadie le había dicho que había paro, sostuvo que mientras le pegaban de manera brutal le gritaban una y otra vez: "carnero".

Investigación.

Dos taximetristas que pertenecen al Suatt fueron detenidos ayer, pero Rosa no los reconoció como agresores, por lo que fueron liberados.

El juez de la causa, Juan Carlos Fernández Lecchini, dijo a El País que hoy "continuarán con las citaciones", pero se excusó de no hacer más declaraciones.

En tanto, la abogada de Rosa, Inés Massiotti, volvió a reclamar ayer que le pongan custodia policial a su defendido, ya que teme que vuelva a ser agredido.

En la tarde del lunes lo amenazaron por teléfono. Tras esto, Massiotti pidió guardia policial. Dos patrulleros pasaron por el lugar, uno en horas de la tarde y otro en la noche. Pero ayer, volvió a recibir otra llamada. Massiotti insistió. Pidió una custodia. Un patrullero pasó ayer por la tarde y nada más. Para Rosa, con esto "no alcanza".

Por otra parte, la Policía informó ayer que los daños materiales, del auto que manejaba Rosa (al que le rompieron el vidrio delantero, el trasero, el del lateral derecho y el retrovisor) fueron valuados en unos 10.000 pesos.

Mañana, paro.

En tanto, el Suatt anunció en su página web que mañana, a partir de las 20 horas, se realizará un nuevo paro. Reclamarán el "reintegro inmediato de las compañeras radiooperadores", 10 en total, que fueron despedidas a fines del mes de diciembre pasado.

En tanto, desde la Gremial Única del Taxi (patronal), su presidente, Óscar Dourado, acusó al Suatt de "mentir descaradamente", al no "reconocer" la golpiza contra Rosa.

En declaraciones a El País, Dourado, por otra parte, anunció que "de acá en más la patronal se retirará de cualquier instancia de negociación donde participe el Suatt".

Víctima no reconoció a ningún agresor

"No reconocí a ninguno", dijo ayer el taxista Alberto Rosa a El País, luego de participar en la ronda de identificación.

"Lo que pasa que eran tantos, que es difícil distinguirlos", se excusó el taxista que, según su testimonio, fue golpeado con palos, piedras y baldosas por unos veinticinco miembros del Suatt.

Por otra parte, Rosa señaló que al único que pudo distinguir bien es "a uno que le dicen El Vikingo", pero de quien no sabe el nombre real.

La Policía ahora está intentando ubicar a este hombre, miembro del sindicato del Suatt, para así llegar también a los demás agresores.

Rosa contó que intentó defenderse de la brutal golpiza, pero fue imposible. Un taxista que también estaba trabajando intentó socorrerlo, pero fue alejado a golpes por los atacantes.

AGRESIONES AL GRITO DE "CARNERO"

En un velorio - 9 de diciembre de 2014

Miembros del Suatt agredieron a un taximetrista que paró frente a la sala velatoria Luis Moro, en Sayago, mientras velaban a Mario Di Politto, taxista que apareció con un tiro en la cabeza en el baúl de un auto.

Golpiza masiva - 21 de marzo de 2014

La Gremial Única del Taxi denunció a través de un comunicado, que en el marco de un paro varios choferes de taxi que decidieron trabajar fueron agredidos con insultos, e, incluso, varios fueron golpeados.

Escupida e insulto - 1° de Mayo de 2012

Durante el feriado del 1° de mayo, un miembro del Suatt pinchó las ruedas de varios vehículos e insultó y escupió a una mujer taximetrista que circulaba por 18 de Julio y Ejido. También insultaron a otros.

Espejo roto - 25 de marzo de 2011

Un taxista que no se adhirió a un paro, se topó con una marcha del Suatt por la calle Avelino Miranda, lo hicieron bajar, lo insultaron, le rompieron un espejo retrovisor y le arrancaron el paragolpe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)