CONTRA EL BOOM DE LA DESTRUCCIÓN

Piden a la IMM que evite la demolición de la Casa Schiaffino

Existe un permiso de construcción para un edificio pero concejales del Municipio E y la Comisión Especial de Carrasco instan a proteger la casa.

La Casa Schiaffino. Foto: Marcelo Bonjour
La Casa Schiaffino. Foto: Marcelo Bonjour

Una empresa privada cuenta con un permiso de construcción para hacer una nueva obra en donde está la Casa Schiaffino, la residencia en donde vivió el futbolista campeón del mundo de 1950. Por su "valor histórico y arquitectónico", el Municipio E le pidió a la Intendencia de Montevideo que establezca una medida cautelar para que no sea autorizada la demolición.

El exfutbolista de Peñarol, Milan y la selección uruguaya decidió vivir en la vivienda proyectada por el arquitecto Raúl Sichero a principios de la década de 1970. En este sitio, ubicado en Uspallata y Rambla República de México, en el corazón de Carrasco, residió hasta su muerte, en 2002. Tras su fallecimiento la casa pasó a manos de sus sobrinos, quienes al principio la alquilaron y al final resolvieron venderla.

Hoy la tiene una empresa privada que, desde 2010, cuenta con un permiso de construcción otorgado por la Intendencia de Montevideo. Según supo El País, analizaron varios proyectos, entre ellos una arquitectura de cuatro plantas. En octubre del año pasado, los dueños pidieron una prórroga para construir, que también fue otorgada por la comuna capitalina.

Paralelamente, la Comisión Especial Permanente de Carrasco y Punta Gorda —organismo dependiente de la IMM cuyo cometido es la supervisión patrimonial de ambos barrios— detectó el año pasado este interés privado en demoler el lugar para la construcción de un edificio. Por eso, hicieron un expediente que ya pasó por el Municipio E, cuyos concejales aprobaron por unanimidad que no sea demolida y se busque la preservación.

En las últimas horas se comunicaron con la arquitecta Patricia Roland, directora de Espacios Públicos de la Intendencia de Montevideo, quien mostró asimismo su voluntad para evitar la destrucción de la finca.

Razones locas.

"Es como que ahora Rafael Viñoly (uno de los arquitectos uruguayos más prestigiosos) le hiciera una casa a Luis Suárez", aseguró Augusto Alcalde, concejal del Municipio E. "Pepe" Schiaffino, autor del primer gol ante Brasil en 1950, se destacó en Peñarol, lo que le valió su transferencia al fútbol italiano en donde fue campeón con Milan en tres temporadas seguidas. También jugó en la Roma y llegó a defender a la selección de Italia. Su exitosa trayectoria lo llevó a ser considerado uno de los mejores jugadores del mundo en el siglo XX.

Cuando volvió a Uruguay, decidió crear su nuevo hogar. Juan Ramón Mendaro, de 73 años, fue vecino suyo y lo recuerda como "un tipo excelente, callado y muy discreto".

El motivo de la preservación de su casa es también arquitectónico, debido a que fue diseñada por Raúl Sichero, autor de los icónicos edificios Panamericano y Ciudadela de Plaza Independencia. "Se trata de un ejemplo notable de vivienda unifamiliar pensada específicamente para el jugador (...) La casa destaca por su sencillez, elegancia y precisión", señala la carta realizada por la Comisión de Carrasco y Punta Gorda.

"Resulta de particular interés la relación entre las personalidades de Schiaffino-Sichero. La casa se siente humilde e importante al mismo tiempo. Hermética y abierta. Visible y escondida. Económica y rica", se agrega.

El arquitecto Miguel Viola dijo que es una arquitectura "muy pura". Ahora el objetivo es que la Junta Departamental de Montevideo vote una protección patrimonial y que se le dé algún uso a la vivienda.

Abandono.

Hogar: fachada de la casa cuando la habitaba el futbolista. Foto: Helio Piñón
Hogar: fachada de la casa cuando la habitaba el futbolista. Foto: Helio Piñón

Al arribar a la esquina de Uspallata, el deterioro de la residencia rompe con el cuidado del resto de las casas de la cuadra: paredes sucias, vidrios rotos y pastizales. Dentro del predio hay un cartel publicitario, de frente a la rambla, que por su gigantesco tamaño ya mereció una multa de parte de la Intendencia en enero de 2012, durante el gobierno departamental de Ana Olivera.

La sanción fue de 200 unidades reajustables (hoy serían más de 200.000 pesos) "por superar ampliamente la superficie máxima admitida para este tipo de cartel". La multa, aplicada a Obramás S.A., señala que la cartelería es "decorosa", pero su escala "no es armónica" con las casas linderas y, según la normativa departamental, está prohibida.

Mendaro, uno de los pocos vecinos que llegó a ser contemporáneo de Schiaffino en la cuadra, dijo que en el domicilio hoy hay un sereno que cuida que nadie se meta en la casa. Sandra, una vecina que vive en la misma acera, pidió que de algún modo se intervenga. "Afea mucho la zona. Uno paga mucho dinero en impuestos y ese terreno está ahí, casi baldío".

Hogar: fachada de la casa cuando la habitaba el futbolista. Foto: Helio Piñón
Foto: Helio Piñón

El día que el presidente del Milan llegó con "Paco".

El vecino Juan Ramón Mendaro recuerda una tarde inusual para la zona: hace 35 años había autos estacionados en ambos lados de la calle desde la rambla hasta la Avenida Rivera. "Había cada goma, era impresionante", relata. Algunos de ellos, con chapa diplomática.

Quien llegaba a la casa de Juan Alberto Schiaffino era el presidente del Milan, el club italiano. La intención era visitarlo para evaluar si compraban o no a Enzo Francescoli, uno de los mejores jugadores uruguayos de la época.

"Vino el embajador italiano, el cónsul, el presidente de Milan. Fue la única vez que vi toda la casa prendida. Hermosa", recuerda.

En ese encuentro también estuvo Francisco "Paco" Casal, quien era el representante de Francescoli en ese momento. En la reunión, Casal le regaló dos camisetas con el nombre Schiaffino en el dorso. "Una de esas camisetas la tengo yo", dice orgulloso.

Al día siguiente de esa reunión, Mendaro conoció la historia de esa reunión. "Me dijo: Mire, quieren que yo lo promueva a este muchacho. Pero cuando juega, hay que jugar con dos pelotas: una que jueguen los 21 y otra que juegue él solo. Porque Francescoli era medio comilón", relata.

LAS CUATRO CLAVES DEL TEMA.

La hazaña del Maracaná. Foto: Archivo El País
El gol de  Schiaffino para el 1-1 parcial ante Brasil en el Maracaná. Foto: Archivo El País

1 - Uno de los mejores.

Juan Alberto Schiaffino, nacido en 1928, fue distinguido como el mejor jugador uruguayo de todos los tiempos, según una encuesta realizada por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS). Jugó en Peñarol desde 1943 a 1954, defendió a Milan desde el 54 al 60 y luego pasó a Roma y jugó dos años más.

2 - Valor de su arquitectura.

La casa donde vivió el histórico jugador de la selección uruguaya fue diseñada por Raúl Sichero, autor del edificio Panamericano y de varios otros ubicados en la rambla. Según aseguró el concejal y arquitecto Augusto Alcalde es como "si hoy Rafael Viñoly (uno de los más famosos de la actualidad) le hiciera una casa a Luis Suárez".

3 - El abandono del lugar.

Vecinos consultados por El País aseguraron que la casa del jugador uruguayo fallecido en 2002 está en un claro estado de abandono. Con el objetivo de que ningún intruso invada el lugar, los dueños colocaron una valla y un sereno custodia el lugar durante varias horas del día. Las paredes de la residencia se ven negras y los vidrios están rotos.

4 - Dueños ya multados.

La casa fue alquilada en la década pasada y desde 2010 hay un permiso de construcción para hacer allí un edificio. En el predio existe un cartel que mira hacia la rambla y mereció una multa de 200 UR por su tamaño gigantesco, no permitido en razón de no ser armónico con las casas linderas y las características del barrio Carrasco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º