SEMANA SANTA

Unas 1.000 personas en procesión religiosa

Se celebró ayer el Domingo de Ramos con Daniel Sturla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La festividad es considerada el inicio de Semana Santa. Foto: F. Flores

Más de 1.000 personas participaron ayer de las celebraciones católicas dirigidas por el cardenal Daniel Sturla en Montevideo con motivo del Domingo de Ramos, acto que inicia la Semana Santa.

"La fe no es un sentimiento pasajero, es una decisión que abarca la vida entera", afirmó Sturla durante la bendición de los olivos y palmas que los fieles presentaron como ofrenda en la puerta de la Ciudadela.

"Lo fantástico de la experiencia cristiana es encontrar sentido pleno a la vida en la verdad y el amor", prosiguió el cardenal.

Unas 500 personas participaron del tradicional acto de bendición de los ramos, principalmente de olivo, que varias personas ofrecían "a voluntad" en las inmediaciones de la Plaza Independencia.

Una de ellas, la familia Pérez, viene cada año desde Piedras Blancas hasta la céntrica plaza. Abuela, madre e hija comenzaron a juntar olivo el viernes. Aprovechan la ocasión "como un acto de fe y una oportunidad para generar un ingreso", según explicó a la agencia EFE María Pérez.

Cerca de ellas estaba Teresita Clara, una católica que subió la apuesta y llevó no sólo olivo, sino también palma, laurel, cedrón y romero.

"Durante todo el año voy quemando de a poco estas plantas que el cardenal bendice hoy para proteger a mi familia", relató a la agencia española de noticias.

En tanto, uno de los directivos de la Archicofradía del Santísimo Sacramento, organización dedicada a exaltar la eucaristía, y responsable por el evento, Rafael Díaz, señaló que "el Domingo de Ramos es la celebración que lleva más gente". Afirmó que la suya es una "labor de hormiga" para que esta celebración salga adelante. "Esta semana da sentido a nuestra vida, es un dogma de fe, no hay que buscarle explicación, si no te vuelves loco", anotó.

Procesión.

Las celebraciones del Domingo de Ramos prosiguieron con una procesión hacia la Catedral Metropolitana (ubicada a unos 400 metros) donde se celebró una eucaristía también presidida por el cardenal Sturla, a la que asistieron más de 1.000 personas. "¡Nunca vi esto tan lleno!", afirmó una feligresa que acude desde hace más de diez años a la procesión.

Sin embargo, según el Latinobarómetro en "Las religiones en tiempos del Papa Francisco", publicado en 2013, Uruguay se ubica como el país con menor porcentaje de católicos de América Latina —el 41% de su población— y como el Estado con mayor tasa de ateos y agnósticos, el 38% de los ciudadanos. Por ello, y por tener el Estado oficialmente separado de la Iglesia fijado en la Constitución, es considerado el país "más laico" de la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)