Ayer destrozaron a un anciano; cientos están en peligro

Perros salvajes atacan pacientes de colonia psiquiátrica

En la mañana de ayer un paciente de unos 70 años fue atacado salvajemente por un grupo de perros a escasos metros de la cocina de la colonia psiquiátrica Etchepare ubicada en San José.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
ASSE no enfrentará a las protectoras de animales.

El hombre, que tiene dificultades para trasladarse, terminó con heridas de tal gravedad que obligaron a su internación en el Hospital Pasteur. Sus brazos quedaron destrozados, con los huesos y tendones a la vista, según pudo saber El País tras consultar varias fuentes sanitarias.

Una jauría de entre 80 y 100 perros somete cotidianamente a pacientes y funcionarios de ese centro asistencial dependiente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

La Colonia Etchepare tiene unos 450 internos. Frente a ese establecimiento se encuentra la Colonia Santín Carlos Rossi, también especializada en salud mental; allí hay unos 350 pacientes. Ambos centros están instalados sobre predios de unas 50 hectáreas con frondosos bosques que cubren casi todo el terreno.

Los perros se mueven con total libertad dentro de la colonia ya que muchos de ellos pertenecen o pertenecieron a los pacientes allí internados.

La mayor parte de los internados padece minusvalías y eso los hace un blanco fácil de los animales. Varios funcionarios admitieron que los ataques son permanentes.

El problema de los animales sueltos tiene años y se han buscado alternativas pero la solución nunca llega, dijo Mario Cuenca, presidente de la comisión sindical interna de la colonia.

"Nosotros y la dirección hemos denunciado esto en todos lados. El año pasado vinieron representantes de la Policía y la Justicia de San José pero no pasó nada porque los protectores de animales priorizan a los perros frente a la vida de los pacientes", afirmó el dirigente.

La idea de tomar acciones contra los animales es manejada por varios funcionarios. Sin embargo, el sindicato entiende que ese accionar puede ser contrario a las normas y espera que la Justicia decida qué hacer con los animales.

Mientras tanto, el ciclo reproductivo de los animales se ha vuelto incontrolable. Ayer se pudo ver a varias perras con de cachorros merodeando por las instalaciones.

El directorio de ambas colonias prefirió no hacer declaraciones. Tampoco los jerarcas de ASSE aceptaron realizar comentarios sobre la situación generada por las jaurías. No obstante, desde la conducción del organismo se confirmó la preocupación por la presencia de las jaurías.

"Desde hace tiempo ASSE viene estudiando darle una solución al asunto sin violar normas legales", afirmó un jerarca. En la dirección del organismo consideran que hay una ley que protege a los animales que impide "salir a matar a mansalva".

"ASSE por sí no tiene ningún mecanismo para solucionar el problema, no cuenta con una brigada que elimine perros. En coordinación con otros organismos del Estado se busca solucionar el problema que preocupa mucho", indicó el informante a El País.

En el directorio de ASSE no se descarta la posibilidad de pedir apoyo al Ministerio de Defensa. La idea es que los efectivos militares de las distintas fuerzas puedan instrumentar un método que permita retirar los animales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados