El apóstata de Federico Veiroj estará en San Sebastián

Película uruguaya compitiendo en las grandes ligas

El apóstata la tercera película de Federico Veiroj competirá en la sección oficial (la más importante) del Festival de cine de San Sebastián. Ayer se dieron a conocer las películas con participación española que estarán en el 63 Donostia Zinemaldia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Barbara Lennie y Álvaro Ogalla, vecinos que se cruzan en medio de una crisis de fe.

La muestra empieza el 18 de septiembre y aún falta por conocer las películas no españolas que se podrán ver en el festival.

El apóstata —que de hecho es una coproducción uruguayo- francesa-española— lleva por tercera vez a Veiroj hasta el País Vasco. Estuvo en 2008 con Acné, su primer largometraje en la sección Horizontes Latinos, y en 2010, La vida útil ganó un premio en la sección "Nuevos realizadores" y ahora estará en la prestigiosa competencia, un salto a las grandes ligas.

En la sección oficial, hasta ahora se sabe que compiten, además de la película de Veiroj, Amama, de Asier Altuna; Un dia perfecte per volar de Marc Recha; Eva no duerme, una coproducción de Argentina, Francia y España dirigida por Pablo Agüero; El rey de la Habana, de Agustí Villaronga (coproducción española-dominicana), y Truman, de Cesc Gay, coproducción con Argentina en la que actúan Ricardo Darín y Javier Cámara.

Fuera de competencia se podrán ver las nuevas películas de Alex de la Iglesia (la comedia Mi gran noche con Raphael), Imanol Uribe (Lejos del mar) y Fernando Colomo (Isla bonita).

De afuera, El apóstata es una película española: transcurre en Madrid con actores españoles. Se centra en las peripecias de un joven que decide renunciar a la Iglesia católica en medio de una crisis de fe que también es una crisis existencial. Su necesidad de apostastar (o sea renunciar a todo vínculo burocrático con la Iglesia católica) lo meterá en un lío burocrático, personal y familiar que es el centro de esta historia basada en la experiencia personal de Álvaro Ogalla, protagtonista y guionista (junto con Veiroj, Gonzalo Delgado y Nicolás Saad) de la película. No es un drama a pesar de la seriedad del tema que se ve aliviado por cierto tono de comedia.

El primer largometraje de Veiroj, Acné era sobre un adolescente judío que intenta dar su primer beso. La siguiente era La vida útil —una de las mejores películas uruguayas— en la que contaba una historia en blanco y negro de amor al cine que, claramente, se ambientaba en Cinemateca Uruguaya.

Más allá del escenario bien madrileño, muchos de los rubros técnicos de El apóstata están ocupados por uruguayos. Delgado se encarga de la dirección de arte, la fotografía es de Arauco Hernández Holz (que este año estrenó como director con Los enemigos del dolor) y Daniel Yalafian está en el sonido. Todos han tenido participación en algunas de las películas uruguayas con mayor trascendencia internacional como Gigante, Whisky y 25 Watts. Y todos empezaron trabajando en la productora Control Z.

No es la primera vez que una película de un director uruguayo participa en un festival de categoría A como San Sebastián. Whisky de Stoll y Rebella ganó el premio Fipresci en el Festival de Cannes en 2004 y Gigante de Adrián Biniez ganó el Oso de Plata a la mejor ópera prima en el Festival de Berlín de 2009. Mal día para pescar de Álvaro Brechner compitió en la Semana de la Crítica de Cannes 2009.

Veiroj nació en Montevideo en 1976, es licenciado en Comunicación Social. Desde 1996, ha sido un polirrubro del cine: productor, guionista, director y actor (era Gerardito en 25 Watts, por ejemplo).

El apóstata tiene previsto su estreno uruguayo para octubre distribuida por Buen Cine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados