VIDEO

El payaso de Durazno pidió disculpas: "No medí las consecuencias"

Arrepentido, el payaso que atemorizó al departamento en la noche del 13 de octubre, explicó a una radio local que no pretendía asustar a nadie, sino sacarse fotos que luego fueron compartidas a través de WhatsApp.

El pasado viernes 14 de octubre, se difundieron a través de Facebook las fotos del "payaso de avenida Churchill", un joven que, vestido como una suerte de "payaso siniestro", se dedicó a asustar a ciudadanos de Durazno la noche anterior.

El bromista se apostaba en las cercanías del puente Ing. Federico Capurro, ubicado sobre el río Yi, en la zona de avenida Winston Churchill y Orlando Aldama. Su presencia despertó el temor y la psicosis de varios duraznenses que comenzaron a expresarse en las redes sociales.

Algunos comentarios incluían un mensaje que instaba a que la población saliera a buscar al causante del alboroto y horror. "Hay gente asustada porque por ahí pasa mucha gente para Santa Bernardina; personas que trabajan o estudiantes. Se trata de una zona que si bien está bien iluminada, tiene algunos tramos oscuros", dijo a El País un vecino del barrio La Picada.

La policía duraznense informó a El País que en la noche del jueves recibió un llamado telefónico anónimo de una mujer, la cual daba cuenta de la presencia de una persona vestida de payaso en la zona de la Escuela Técnica y del Complejo Deportivo Municipal.

De inmediato se envió un patrullero para intentar ubicarlo y establecer la identidad de quien comenzaba a generar pánico. Pero no hubo resultados.

Este lunes, el payaso decidió hablar y pedir disculpas. Entrevistado por el programa Alternativa de radio Durazno, explicó que "las fotos se difundieron con un mal mensaje, diciendo que el payaso salía a la avenida y estaba asustando gente", algo que consideró que "no es real".

"La persona que me sacó las fotos las pasó a un grupo de WhatsApp, empezaron a bromear con las fotos y a difundirlas por redes sociales poniendo que el payaso andaba asustando gente, ahí se armó todo un revuelo que no se pudo controlar", explicó.

El joven  explicó que, si bien estaba "tranquilo" porque no se había presentado ninguna denuncia ante la Policía, si se asustó "por lo que se estaba inventando", tras conocer que algunos vecinos pretendían salir a buscar al payaso. "No pude dormir en toda la noche porque me imaginaba que al otro día iba a ser la noticia de Durazno", dijo.

"Por ahí no medí las consecuencias, vi que era el boom del momento y me hice un disfraz de payaso (...) No fue con la intención de asustar a alguien. Quizás por ahí no medí las consecuencias de lo que podía generar", reflexionó.

La moda de los payasos siniestros surgió hace pocos meses en Estados Unidos y Canadá. Decenas de localidades experimentaron ataques de personas disfrazadas de payasos, se acercaran a escuelas y liceos o aparecieran por la noche en las rutas, en muchas ocasiones portando herramientas como hachas o martillos, para asustar a los conductores. Las apariciones de estos bromistas son registradas en video y compartidas por cuentas de redes sociales como Clown Sightings.

En Montevideo, en tanto, el sábado se lelvó a cabo una "cacería de payasos" en las inmediaciones de la Plaza de la Bandera y el Parque Batlle, en la que varios jóvenes se reunieron, algunos en el rol de payasos y otros en el de cazadores. El evento se desarrolló sin incidentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)