se “perdió protagonismo” dicen y advierten sobre la debilidad del gobierno

Los partidos de oposición rezagados

Con el desdoble del Frente Amplio entre gobierno y oposición, el panorama político aparece entreverado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vázquez dijo que su deber es gobernar con la fuerza política. Foto: A. Colmegna

Los partidos de la oposición no tienen claro el rumbo y se dividen entre dar apoyo "a la institucionalidad" cuando el presidente Tabaré Vázquez aprobó el decreto de esencialidad en la Educación, y correr de atrás para tratar de tener algo de visibilidad en algunos temas.

Desde la oposición se advirtió a El País que el gobierno afronta "un desgaste enorme" por las disputas con la interna del Frente Amplio, a la vez que se reconoció que se ha "perdido protagonismo" en la política.

Cuando la ministra de Educación María Julia Muñoz anunció la esencialidad en la Educación, el lunes 24 de agosto, el Frente Amplio se polarizó. El MPP y el Partido Socialista de inmediato deslizaron comentarios contrarios a la medida, intensificándose las declaraciones al día siguiente. Y tres días más tarde, Vázquez se vio cercado por su propia fuerza política: el Secretariado del FA pidió levantar la esencialidad e instalar un diálogo con los sindicatos de la Enseñanza.

"Para los medios es más interesante una pelea interna entre el Frente Amplio y el gobierno, que una entre el gobierno y los partidos de la oposición, que es más frecuente", interpretó el senador colorado José Amorín.

Una semana más tarde, el lunes 31, el Consejo de Ministros convalidó un acta que puso fin al choque del gobierno con los sindicatos, al menos por ahora, y se dio marcha atrás con el decreto de esencialidad. Eso no fue precisamente por el peso de la oposición, sino por gestiones en la interna del Frente Amplio y los sindicatos que atenuaron el poder de los más radicales. La oposición celebró, pero la pulseada fue entre Vázquez y los gremios apoyados por sectores del Frente.

El pronunciamiento del Plenario Nacional del Frente, a pedido de Vázquez, sobre las negociaciones en el ámbito del TISA, mostró una nueva fisura en la unidad de la izquierda con el mismo resultado: el presidente volvió a ceder.

Vázquez reconoció esta semana en el Prado que supuso el resultado del pronunciamiento del Plenario el sábado 5 (un abultado 117 en contra de seguir negociando el TISA contra 22 a favor de ello), pero que igual quería conocer la postura del FA. Y por más que las tratativas por el TISA tenían todo el apoyo de la oposición, una vez más quedó de lado lo que pensaban blancos, colorados e independientes, y primó la fuerza política. "No puedo gobernar con la oposición sino que debo hacerlo con mi fuerza política", comentó el presidente ante sus ministros el lunes 6, cuando se anunció una nueva marcha atrás: Uruguay afuera de las negociaciones. La oposición protestó airadamente pero no fue atendida.

Para males del Poder Ejecutivo, la decisión del Plenario del FA cayó justo antes del debate por la ley de Presupuesto. Si Vázquez no actuaba según el dictamen del Plenario Nacional y su aplastante diferencia, no estaría en condiciones de exigir un apoyo en bloque a su propuesta presupuestal.

El gobierno "sufre un desgaste enorme con esta confrontación porque la gente no es boba. Es una señal que marca que la popularidad de Vázquez haya caído. Mucha gente se siente defraudada y pregunta ¿quién manda? ¿Vázquez o el Plenario? ¿El canciller o la bancada?", planteó el senador Pablo Mieres (PI).

Para el senador colorado Amorín, es claro que "perdimos protagonismo" ante la interna del Frente. "Cuando el decreto de esencialidad, los partidos apoyamos la institucionalidad, no la esencialidad, y quedamos en falsa escuadra", comentó.

Como Mieres, para Amorín "hay desorden en el gobierno".

El senador nacionalista Jorge Saravia también admitió que la oposición ha resignado terreno. Y advirtió que el presidente ha perdido las instancias que ha confrontado en la interna", dijo.

La empresa propietaria recuperará ese día la propiedad en las r y la comuna canaria

Sin mirar si se obtiene un rédito

En el caso de las interpelaciones, la oposición tampoco ha tenido el menor suceso. Hubo convocatorias a la ministra de Vivienda y Medio Ambiente Eneida De León, a Marina Arismendi (Desarrollo Social) y a Carolina Cosse (Industria), y en octubre se concretará la cuarta en este primer año de gobierno de Vázquez: el canciller Rodolfo Nin Novoa será convocado a sala por las negociaciones truncas por el TISA.

Todas terminaron, y terminarán, con el mismo resultado: la bancada del Frente en bloque respalda las explicaciones sin más ni más. Algunos legisladores piensan que lo mismo sucederá en diciembre cuando concluya sus actuaciones la comisión investigadora sobre Ancap. Por más que haya méritos a juicio de la oposición, la mayoría del Frente en el Senado considerará que no hay mérito para ampliar las actuaciones ni para llevar las actas de la comisión a la Justicia. Pese a los hechos, en la oposición se entiende digna su participación. Pablo Mieres (Partido Independiente) cree que no van un paso atrás del Frente Amplio, sino que se actúa "en forma coherente y con franqueza, sin pensar en obtener protagonismo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados