MARIHUANA LEGAL

Parte del producto puede "pegar" el doble

Un análisis químico revela que hay más TCH y menos CBD

"Pega lindo". Esa fue la expresión acuñada por buena parte de los primeros compradores de marihuana legal, hace un día y un mes, cuando comenzó la venta en farmacias. Pero el efecto psicoactivo de esas primeras pitadas estaba condicionado por la parte del cogollo (el brote de la planta) que seleccionaban de la dosis que habían comprado.

Los trozos más florales y del centro del producto tienen poco más de 4% de Tetrahidrocanabinol (THC), el componente más asociado a la psicoactividad que produce el cannabis, según el estudio que realizó la Unidad de Medio Ambiente, Drogas y Doping de la Facultad de Química, tras una consulta de El País.

Sin embargo, si el usuario realiza una mezcla pareja de las distintas partes del producto, la concentración se asemeja a la que señala el envoltorio: 2%, de acuerdo al análisis.

De las dos variedades que están a la venta, la Alfa I —cuyo paquete es de un azul más violáceo— contiene la proporción exacta de THC que se indica en el envase, mientras que en el caso del Beta I (de envoltorio celeste) asciende a 2,6%.

El análisis químico fue realizado en el Polo Tecnológico de Pando y está basado en una muestra de cada variedad que recibió la Facultad en su paquete original y cerrado. El estudio reveló que el Cannabidiol (CBD), el otro gran componente de la marihuana, era el que demostraba mayores oscilaciones en su concentración. Para la variedad Alfa I, que en su envase indica que contiene 7% de este cannabinoide al que se le atribuye propiedades medicinales, el resultado fue 4%. Y para la Beta I, que en teoría es 6%, fue de 5,3%.

"Hay que recordar que se trata de un producto vegetal y que las concentraciones no son homogéneas, y los promedios son solo eso: promedios", dijo el profesor adjunto Eleuterio Umpiérrez, encargado de la unidad de investigación.

La literatura cannábica sostiene que el THC y el CBD son primos que compiten entre ellos. Así, uno contrarresta el efecto del otro. Siguiendo este razonamiento, según el experto, es de esperar que el producto que se vende en las farmacias podría tener un efecto psicoactivo mayor al anunciado, porque es menor el CBD y en un caso más alto el porcentaje de THC.

Sin embargo, "las plantas de marihuana tienen cientos de componentes que interactúan y no solo estos dos", aclaró Umpiérrez. Y explicó: "Ha variado tanto la genética del cannabis que ya es casi imposible encontrar una variedad 100% pura, más bien existen híbridos".

El equipo del Polo Tecnológico usó la técnica de cromatografía de gases acoplada a un espectrómetro de masas que es, según el encargado de la unidad, "el método de análisis más aceptado". Umpiérrez y su equipo también demostraron que la sequedad de los cogollos no era consecuencia de que el producto sea "viejo". Más bien era fruto de un exceso de secado que podía responder a la falta de experiencia para determinar el punto ideal de tostado o la búsqueda de que sea más sencillo desmorrugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)