tiempo indeterminado

Los paros ahora se trasladan a la salud

Por un lado, la Federación Uruguaya de la Salud (FUS), que reúne a los trabajadores de la salud privada, rechazó una propuesta salarial del Poder Ejecutivo en el marco de las negociaciones en los Consejos de Salarios, se declaró en conflicto y definió realizar un "paro por tiempo indeterminado".

nn La conflictividad también alcanzará esta semana a la salud, tanto la privada como la pública.

Se realizarán paros en forma "rotativa" en diversas regiones del país a partir del 17 de setiembre. La FUS solicita que los salarios en la salud privada acompañen el crecimiento de la economía y reclama un incremento real (por encima de la inflación de 7,69%) al final de un convenio a tres años. También reclama "ajustes salariales anuales y correctivos cada doce meses que aseguren el poder de compra si la inflación real supera la prevista en dicho período". Las pautas del gobierno para el sector privado preveen correctivos por inflación cada dos años.

Por su parte, el Sindicato Médico del Uruguay decidió un paro de 72 horas para el sector público, para los días miércoles, jueves y viernes 18. En el sector privado la posibilidad de un paro de los médicos quedó supeditada a los avances que se puedan registrar en las conversaciones. El presidente del sindicato Julio Trostchansky dijo que "en el sector público la perspectiva y la realidad ha sido otra, marcada básicamente por la absoluta falta de diálogo, por lo tanto es un hecho que el paro se va a realizar". "Queremos que el salario de los trabajadores acompañe el crecimiento del país en base a lo que estableció el propio Poder Ejecutivo de que la economía crecerá un 7% a nivel país, en los próximos tres años. Es prudente que se traslade ese crecimiento al salario de los trabajadores", explicó el presidente del sindicato de los médicos.

El SMU plantea ubicarse entre los sectores"dinámicos" de la economía, para los cuales el gobierno sugiere ajustes salariales de 10%, 9% y 8% anual (en 2016, 2017 y 2018, respectivamente) además de garantizar un crecimiento de salario real de 7,69% en estos primeros tres años. El Poder Ejecutivo plantea ajustes menores por inflación y un aumento de salario real de 2% al final de los tres años de vigencia del convenio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados