Prevén mejorar señalización para que haya menos perdidos o accidentados 

Pan de Azúcar: 100 rescates al año

Más de 100 rescates de visitantes al año se efectúan en el Cerro Pan de Azúcar de Piriápolis, según el alcalde de esa ciudad, Mario Invernizzi.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En 2012 se conformó el Grupo de Voluntario de Búsqueda y Rescate de Maldonado.

MARÍA EUGENIA LIMA

Para tratar de disminuir la cantidad de personas que sufren un problema de salud o se pierden en el cerro, los bomberos del destacamento de Pan de Azúcar y el Municipio de Piriápolis comenzarán a brindar más información en oficinas de turismo, en la alcaldía y al pie del Pan de Azúcar, entre otros lugares, a quienes quieran hacer el ascenso, informó Oscar Casas, encargado de ese destacamento.

Invernizzi indicó que están trabajando para mejorar la señalización del camino de ascenso al que se accede por la reserva de fauna que está en la ladera del cerro, pero dijo que no pueden controlar todos los otros accesos. Prevén concretar esa nueva señalización del camino "oficial" de ascenso antes del verano, que es cuando llegan más turistas. En temporada baja ascienden unas 300 personas al cerro solo los domingos, estimó el alcalde.

El último rescate realizado por los bomberos de Pan de Azúcar fue el jueves pasado. A las 13:00 fueron alertados de que una persona se había descompensado, que había caído y no podía moverse. Era un hombre de 70 años que había comenzado a subir el cerro junto a una mujer, ambos argentinos. Estaba a 150 metros de distancia desde el lugar hasta donde pueden llegar los vehículos.

El hombre había sufrido un ACV. "Se lo acostó en la camilla rígida y se lo bajó a fuerza de brazos entre cuatro bomberos y dos voluntarios. Hasta que llegamos a donde estaba la ambulancia. Fue estabilizado y trasladado al Hospital de Maldonado", contó Casas.

Los bomberos fueron alertados de la situación por personal de vigilancia del Cerro. El teléfono del personal de vigilancia (098 177 418) está escrito en carteles en la ladera del Pan de Azúcar por cualquier emergencia en el ascenso o el descenso. Por lo que el alcalde sugiere a los visitantes que lo anoten y suban con ese número.

Guardias.

La vigilancia es realizada por una cooperativa. Hay cuatro personas que controlan la reserva de fauna y en temporada de verano se suman dos guardias más. A quienes van a escalar les hacen recomendaciones de que suban con calzado deportivo, que lleven agua y sombreros y que si tienen problemas cardíacos o hipertensión no asciendan.

Además, los guardias les piden que no asciendan fuera del horario permitido. En invierno se puede escalar solo hasta las 15:00 para evitar la noche, ya que subir y bajar demanda unas tres horas. Una guardia consultada por El País dijo que la mayoría no hace caso a las recomendaciones.

Por lo general, los rescates se producen porque la gente se pierde, ya que salen del camino que está marcado con flechas que son pintadas por el Rotary Club, entran por otro acceso que no es el de la reserva o hacen el recorrido fuera del horario recomendado, indicó la guardia, quien cree que para disminuir la cantidad de rescates que se hacen en el cerro debería haber guías, o que una persona indique el lugar por el cual se debe acceder para realizar el ascenso.

La mayoría de quienes suben al cerro lo hace sin ningún asesoramiento de expertos.

El "curro".

Hay historias de personas perdidas en el cerro desde hace años. En los 90 José Luis Casaña, miembro de una familia de rescatistas voluntarios del cerro, rescató a Rodolfo Sancho, hijo del fallecido actor español Sancho Gracia, quien en aquellos años filmaba una película en el Castillo de Piria.

Casaña integra, con sus dos sobrinos, el Grupo Voluntario de Búsqueda y Rescate de Maldonado, conformado en 2012.

Esa familia comenzó a rescatar a personas en el cerro en la época de Francisco Piria, fundador de Piriápolis. Néstor Casaña contó que la historia de rescates empezó con su abuelo que trabajaba en la cantera de Piria y que él forma parte de la tercera generación que realiza esta tarea en forma honoraria.

Indicó que desde hace un tiempo están pidiendo a las autoridades un lugar físico en la ladera del cerro para trabajar, pero aún no lo han logrado. Contó que han recibido donaciones de camillas y collarines.

El alcalde aseguró que tienen fijada una reunión para el martes con el grupo de rescatistas, Bomberos y el Centro Coordinador de Emergencia (Cecoed) para hablar sobre los requisitos que debe reunir el grupo de rescate. El "grupo de rescatistas voluntarios puede servir de guía a los visitantes, estamos buscando la forma de formalizar ese grupo", afirmó el alcalde de Piriápolis.

Uno de los últimos rescates que hizo ese grupo fue a fines de abril, cuando una mujer se fracturó la pierna mientras bajaba el cerro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)