MILES DE PERSONAS EN EL RECITAL

La Paloma vitoreó al ritmo del rock y de la cumbia

La Fiesta de la X recibió a más de 6.000 personas en Rocha.

Miles cantaron las canciones de Trotsky Vengarán. Foto: Fernando Ponzetto
Miles de personas cantaron las canciones de Trotsky Vengarán en La Paloma. Foto: Fernando Ponzetto

Son las 13:00 horas del sábado de Reyes. La ruta que lleva a La Paloma está despejada de autos. Por tratarse de los primeros días de enero y teniendo en cuenta que allí se desarrollaría la Fiesta de la X luego de una década de ausencia, el poco tráfico es algo inusual. Pero 10 kilómetros antes de llegar al balneario rochense, la situación cambia rotundamente. Una fila interminable de vehículos aguarda para ingresar al balneario. Durante varios minutos, los autos permanecen estacionados sin moverse. Muchos se bajan a la ruta y aprovechan a estirar las piernas, otros sacan fotos, o llaman a sus amigos que vienen en camino para alertar sobre la situación. Unos pocos deciden tirar el coche al costado de la ruta y emprender los kilómetros que restan a pie. Otros, más arriesgados, no soportan la espera, y optan por ir a contramano. Solo les importa llegar.

Media hora después, por fin los autos comienzan a avanzar a paso de peatón. Los que habían decidido ir caminando tienen que dar marcha atrás. Otros, tienen más suerte y su compañero de ruta —que se había quedado dentro del auto— los levanta a mitad de camino. Lo que en principio parecía un embotellamiento, terminó siendo un accidente triple sin víctimas fatales. "El choque fue más espectacular que grave", comentó a El País un policía. Uno de los vehículos quedó tirado sobre un terraplén, otro perdió una rueda y al tercero se le destrozó la parte delantera.

Al llegar al destino, sorprende la cantidad de jóvenes y adolescentes que han elegido ese balneario para pasar sus vacaciones. La capacidad de los hoteles de La Paloma está colmada y en el camping de La Aguada —que queda a 7 kilómetros— un cartel avisa a los recién llegados que solo hay lugar para carpas, y tampoco son muchos. Los albergues, las cabañas, las casas rodantes y los motor home están agotados. El costo por instalar la carpa se cobra por persona y por día: para los afiliados al Pit-Cnt sale $220 y para los que no lo son $268. Los menores de 10 años no pagan y los niños entre 12 y 15 abonan la mitad de la tarifa.

Al lado del camping, se ofrece una propuesta pintoresca a los turistas: un paseo en caballo o pony a tan solo $50. Pero la mayoría prefiere la actividad por excelencia del balneario: ir a la playa. El viento fuerte y la tarde fresca, no impidió que varios jóvenes se tiraran en las reposeras de colores y pareos en La Balconada, la playa desde donde se ve uno de los mejores atardeceres de Rocha. No hay nadie en el agua porque el mar está picado y hay bandera roja. La mayoría bajó a la arena abrigado. No faltan las conservadoras repletas de cervezas. Una imagen similar se repite en la playa de La Aguada, aunque hay menos viento y el público es más familiar.

La X.

Muchos de los que demoraban en ingresar al balneario rochense lo hacían para concurrir a la Fiesta de la X, un evento que fue un clásico en los 90 y 2000, que volvió a organizarse luego de diez años de ausencia. Los organizadores prefirieron hacer un evento más pequeño y eligieron el Faro de La Paloma para este ansiado retorno. El público empezó a hacer la extensa fila de una cuadra y media una hora antes de que tocara la primera banda (Trotsky Vengaran), cuyo inicio estaba previsto para las 17:40. En los alrededores del evento los vendedores aprovecharon la oportunidad para ofrecer gorros y remeras ($400) con inscripciones de bandas de rock de todos los tiempos, como Callejeros, La Vela Puerca, No Te Va Gustar, Trotsky Vengaran, La Renga, La Abuela Coca, Cuarteto de Nos, entre otros.

En la previa, muchos de los que no pagaron la entrada ($1.600 las generales y $2.100 la VIP), eligieron disfrutar el ambiente festivo tomando un vino en bidón de cinco litros en los bancos de la plaza.

La grilla incluyó a Los Espíritus, Claudio Taddei, La Triple Nelson, Cuarteto de Nos, Once Tiros, Dostrescinco, La Abuela Coca, la banda de cumbia cheta Marama y el DJ argentino Meme Bouquet. Pero el evento no era solo música, también había variedad de juegos: mesa de ping pong, futbolito, aro de básquetbol, jenga y cuatro en línea gigante. Y, además, varios fogones en la playa para apaciguar el frío y el viento.

La plaza de comidas ofrecía hamburguesas y chorizos ($130 a $160), panchos ($100), papas fritas medianas ($150), refrescos y cervezas ($150), y agua ($100).

La fiesta culminó sobre las cinco de la mañana y recibió a más de 5.000 asistentes. Hubo dos escenarios con vista al mar: La Playa y El Faro. En este último inauguró la fiesta Trotsky Vengarán, que arrancó cantando a las 17:45 uno de sus clásicos "Todo puede estar mucho peor", y terminó una hora después. Esta vez, hubo pogo con gorros y lentes de sol que volaron por los aires. Es que a la banda liderada por Guillermo Peluffo le tocó actuar a plena luz del día. "Gracias por venir temprano. Renunciaron a ver cuerpos bronceados en la playa para ver cuerpos trabajados como los nuestros arriba del escenario", bromeó el cantante. Tocaron durante una hora, aunque un rato antes de terminar Peluffo expresó a la multitud de fanáticos: "Este cuerpo no da para más. Puedo ser el padre de muchos de ustedes. O mejor un amigo de sus padres. O el tío borracho", dijo entre risas en alusión a su edad. No faltaron los clásicos como "Detrás del arco" e "Historias sin terminar".

Pero no solo jóvenes dijeron presente. También había parejas adultas y algún veterano con gorro rojo y equipo deportivo que saludaba entusiasmado a las bandas en medio del pogo. Y grababa a las bandas con una cámara filmadora, no con el clásico celular. Otro dato curioso: en los pogos de esta fiesta de la X con estilo rochense se mezclaron algunos perros.

Una de las bandas más esperadas y solicitadas de la noche fue Márama. El público debió esperar hasta las 03:15 para escuchar las canciones interpretadas por Agustín Casanova. Y un poco más tarde fue el turno de La Imbailable, una agrupación formada por estudiantes de música en agosto del 2012, que adapta temas de la música popular a la cumbia.

En el otro escenario, el DJ Meme Bouquet también fue aclamado por los jóvenes que bailaron hasta el amanecer.

La Pedrera y la inquietud por la marihuana

A 12 kilómetros de La Paloma está el balneario preferido por los jóvenes de entre 20 y 30 años: La Pedrera. Los bares, restaurantes, supermercados y las calles de pedregullo están colmados de turistas que lucen looks playeros. Los artesanos están instalados en la vía principal desde temprano y la oferta es muy variada: collares, pulseras, tobilleras, trenzas, ropa. A pocos metros de llegar a la playa hay un comercio que llama la atención: La Cucaracha. Ellos se autodefinen como "un espacio de cultura cannábica" y se ofrece una variedad de productos y accesorios vinculados a esa planta. Hay desmorrugadores de $300 a $2500, hojillas a $50, cremas para el dolor y aceites que rondan los $400, desodorantes naturales a $490 y labiales a $240. Según elpropietario, todos los días entran 10 personas preguntando si venden marihuana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)