La investigación vuelve a apuntar al entorno de la joven

Padres de Lola pidieron una reunión con el fiscal

La familia de Lola Chomnalez, la joven argentina asesinada el pasado mes de diciembre en Valizas, viajará a Rocha la próxima semana para reunirse con el fiscal que investiga el crimen.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los padres de Lola llegan al juzgado. Foto: Ricardo Figueredo.

La familia de la adolescente había solicitado reunirse con la Justicia uruguaya para interiorizarse sobre los avances del caso. Algo que, finalmente, se concretará en los próximos días.

El fiscal Rodrigo Morosoli recibirá a los Chomnalez en una fecha todavía a confirmar. El fiscal es nuevo en la causa, se hizo cargo del caso los primeros días de abril, luego de ser trasladado a Rocha.

La fiscal Gabriela Sierra, encargada de la investigación en un primer momento, fue trasladada al Juzgado de Minas. El padre de la joven asesinada, Diego Chomnalez, había dicho a El País en ese momento que, a pesar de los cambios, aún confiaba en la Justicia uruguaya.

Investigación.

El encuentro llega en momentos en que la Justicia está investigando el entorno cercano de la joven, luego de descartar a sospechosos externos al ámbito familiar.

Aún falta una prueba crucial: la muestra de ADN del hijastro de la madrina de Lola, con quien se estaba hospedando en Valizas. Este ADN se cotejará con la sangre hallada en la mochila de la joven.

La Justicia uruguaya pidió hace varios meses una muestra de ADN a la madrina de Lola y a su esposo, padre del adolescente de 14 años. En ese momento, estos se negaron a extraerle una muestra del joven argentino para "protegerlo".

También se debe culminar la pericia psicológica de la mujer y su marido. "La Justicia no descarta ninguna línea de investigación ni hipótesis", afirmó a El País una fuente judicial.

El padre de Lola había dicho que no confiaba en la pareja de la madrina de la joven.

Fuera de este entorno familiar, resta realizar la pericia psicológica el cuidacoches riverense apodado "El Cachila", quien recuperó la libertad el pasado 10 de abril.

"Es importante y dará nuevos elementos teniendo en cuenta que cambió cuatro veces su declaración y que, si bien es imputable, hay características de su personalidad que llaman la atención", explicó una fuente de la investigación.

Recién en su último testimonio dijo que vio a Lola en la playa, que quiso venderle una estampita, tras lo cual Lola se desmayó. Según su declaración, se asustó y se fue.

Los peritos del Instituto Técnico Forense comprobaban que su ADN no coincidía con el perfil genético realizado a partir de muestras de sangre obtenidas en las pertenencias de Lola.

El último de los sospechosos.

La última pista que recibió la Policía fue una llamada anónima de una mujer que dijo que tenía datos de un cuidacoches de Rivera, supuestamente vinculado al caso Lola. La denuncia se recibió a través de la línea 0800 5000. El hombre, detenido en otras oportunidades por violencia doméstica, quedó emplazado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º