Justicia y el abogado de la familia hablan de “reperfilar” la investigación

Ordenan nuevas pericias a un mes del crimen de Lola

El caso del homicidio de la joven argentina Lola Chomnalez sigue sin arrojar pistas firmes sobre los responsables, y por eso ayer la jueza Silvia Urioste ordenó nuevas pericias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La jueza llegando ayer al Juzgado cargada de expedientes. Foto: E.González.

Como parte del reperfilamiento de la investigación del crimen, ocurrido el domingo 28 de diciembre, ahora se busca reconstruir todos los momentos de la joven desde su llegada a Montevideo el sábado 27 de diciembre hasta su partida hacia el balneario Barra de Valizas, en Rocha, ese mismo día.

Una fuente judicial informó a El País que ahora se buscará, a través de las cámaras de vigilancia callejera de Montevideo, lograr la imagen de la joven en el momento en que se baja por error en plaza Cuba, cuando debía hacerlo en la terminal Tres Cruces. Incluso, se tratará de identificar a un hombre que va detrás de la joven en la jornada de ese sábado. Con esa imagen en plaza Cuba se capturará una fotografía para desde allí buscar a esa persona a los efectos de interrogarla. En principio, según se informó por una fuente judicial, no se habría estado muy de acuerdo con esa solicitud de la defensa de la familia Chomnalez, pero al final se accedió y ahora se procurará la localización de esa persona.

También se procurará mediante las cámaras conocer todos los pasos dados en la ciudad de Montevideo por parte de Lola, en situaciones tales como: llamadas o mensajes de texto desde su celular, whatsapp, ubicación a través del GPS, cuando tomó el taxi en plaza Cuba y la llegada a la terminal Tres Cruces, y finalmente cuando aborda el ómnibus con destino al balneario Barra de Valizas.

Ayer la jueza Urioste y la fiscal Gabriela Sierra interrogaron a dos personas oriundas de la ciudad de Castillos, y ordenaron que se les tomaran muestras de ADN.

La fiscal Sierra dijo que se continúa en la investigación "faltando aún diversas pericias".

El abogado Jorge Barrera, representante de la familia Chomnalez, expresó que "faltan pericias que pueden ser importantes desde el punto de vista de la comunicación telefónica", como llamadas que hubiera hecho Lola desde Uruguay a su casa en Argentina.

"Se buscará todo el aporte tecnológico para poder detectar momentos, lugares, comunicaciones, circunstancias que hagan a la presencia de Lola Chomnalez o de terceros en la zona o cerca, serán importantes", precisó Barrera. Agregó que "están pendientes pruebas de ADN y se tomaron muestras que arrojarán resultados en las próximas 24 horas".

Fuentes judiciales indicaron que fueron dos las muestras de ADN tomadas ayer martes a ciudadanos oriundos de la ciudad de Castillos, quienes estaban trabajando en Valizas a finales de diciembre.

También se tomó declaración a otro ciudadano de la zona de Valizas, sin que surgieran datos del hombre apodado "Huguito", quien ayer no fue interrogado judicialmente.

"Esperamos respuestas más claras, más contundentes, si bien hay algunas certezas no son las que debemos dar a la familia; sin prisa y sin pausa hay que seguir trabajando", sostuvo Barrera al retirarse ayer del Juzgado de Rocha.

Al ser consultado sobre un eventual naufragio de la investigación, afirmó que de ninguna manera, puesto que no está cerrado el caso.

De todos modos, Barrera fue crítico sobre cómo marcha la investigación. "Los avances no han dado hasta ahora los resultados que la familia espera", manifestó el abogado.

Afirmó que en la audiencia de ayer se procedió a un "reperfilamiento" de la investigación.

Con relación a las muestras de ADN, manifestó que será notificado oficialmente y conocerá los pasos a seguir en la causa, insistiendo que se han tenido avances pero no los suficientes como para dar respuesta a la familia.

Barrera dialoga frecuentemente con la familia de la víctima, la que espera en Buenos Aires saber la verdad. Consideró de importancia que "el conjunto de pruebas e indicios pueda determinar en una primera instancia cuál ha sido la verdad y en una segunda instancia esos elementos puedan confirmarse como pruebas".

Para Barrera "no es bueno metodológicamente tener un escenario de hipótesis para luego ver si cierra en ese escenario", y explicó que cuando habla de "reperfilamiento" de la investigación se refiere a saber sobre qué pruebas se debe trabajar, porque "de lo contrario se puede caer en la tentación del subjetivismo". "Esto es la posibilidad que las cosas cierren al método cuando en realidad la búsqueda de la verdad es otra cosa", afirmó.

Los ADN.

La jueza Urioste, con expediente en mano, y la fiscal Gabriela Sierra, llegaron a la sede sobre la hora 9. Dos hombres que residen en Castillos que ya habían declarado antes estaban esperando en la sede. Se trata de dos jóvenes que a fines de diciembre estaban trabajando en un techo de un rancho de Valizas cuando desapareció la adolescente argentina.

La investigación del homicidio de Lola está oficialmente empantanada, luego que la semana pasada se conociera que las pericias de Policía Científica sobre las primeras muestras de ADN de diez indagados en la causa habían dado negativo. Las pruebas de esas personas fueron cruzadas con el ADN que Policía Científica encontró en una toalla que perteneció a Lola; la muestra es de un hombre cuya identidad se desconoce hasta el momento.

El martes 20 ingresaron ocho muestras de ADN a Policía Científica pertenecientes a personas indagadas por Urioste y Sierra. Se trataba de muestras extraídas al pescador que encontró el cuerpo de Lola en una zona de dunas entre Valizas y Aguas Dulces; otras dos personas radicadas en el balneario Aguas Dulces; integrantes del entorno de la víctima, y otras personas que declararon anteriormente en la causa.

El miércoles 21 ingresaron otros dos patrones de ADN a la sede de Policía Científica, con lo cual las pericias totalizaron una decena. Los resultados de esas pericias fueron entregados el viernes 23 en la sede penal de Rocha. Todos dieron negativo.

Hallazgo de la mochila sorprendió a la Policía

La aparición de la mochila de Lola el miércoles 14, a pocos metros de donde había aparecido su cuerpo hacía dos semanas, sorprendió a los investigadores. Dentro de la Policía hay dos visiones sobre la aparición de la mochila. Algunos investigadores señalan que esta fue "plantada" por el homicida días después de cometer el asesinato como una forma de descartarse de una prueba que lo incriminaría. Otros policías sostienen que la mochila estuvo desde un principio a poca distancia de donde fue hallado el cuerpo de Lola por un pescador de la zona. La primer hipótesis se basa en que técnicos de la Policía Científica estuvieron tres veces en el escenario del crimen, así como decenas de policías de Rocha y funcionarios de Prefectura. Ninguno de ellos halló la mochila. Otros investigadores consideran que recién cuando se decidió cavar con palas en el lugar del crimen pudo ser hallada. En la Policía se considera que la aparición de la mochila fue un avance en la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)