UNA NUEVA POLÉMICA

Oposición dice que Ancap castiga a las bocas de venta

La acusan de querer, sin mejorar sus costos, afectar a los estacioneros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

La decisión de Ancap de modificar el modelo de distribución de los combustibles y liberar el precio a la salida de la refinería de La Teja puso en guardia a la oposición que criticó a la empresa pública por querer cargar la tarea de mejorar sus resultados sobre las espaldas de los estacioneros.

Con el nuevo esquema, las distribuidoras (Ducsa, Esso y Petrobras) quedarán con la libertad de contratar el flete y de vender el combustible a un precio libre a los estacioneros que ya habían dado la voz de alarma la semana pasada por el congelamiento de lo que Ancap les paga, resuelto en julio. La Unión de Vendedores de Nafta de Uruguay ya había decidido no vender combustibles los días 21 y 22 y tras el anuncio de Ancap realizará una asamblea en esta semana y podría decidir profundizar la protesta. El precio del combustible al público no tendrá cambios.

Pablo Mieres, senador del Partido Independiente, dijo a El País que "va a ser otro lío" porque "no es correcto cambiar los costos a los estacioneros, jugar con sus márgenes, y de la refinería hacia adentro no hacer un análisis de costos; el único que no ajusta es Ancap y todos se ajustan para Ancap".

El senador nacionalista Álvaro Delgado comentó, por su parte, que como presidente de la Comisión de Industria de la cámara alta buscará generar una instancia de diálogo sobre el punto. "No me queda claro cómo se transferiría este cambio al precio de los combustibles que debería ser el objetivo. No ayuda mucho esta decisión unilateral e intempestiva que implica cambiar las reglas de juego a muchísimas empresas. Ancap no debió haber anunciado esto sin una resolución del directorio. Esto vino del Ministerio de Industria. Hasta el viernes no había habido una resolución colectiva de Ancap", advirtió. Delgado quiere que este asunto se aborde cuando vayan a la comisión de Industria los directores de Ancap y la ministra de Industria, Carolina Cosse, una comparecencia que solicitó hace un par de meses y que está demorada.

El senador colorado, Pedro Bordaberry, se manifestó en una línea similar y dijo que la decisión primaria de Ancap "me parece mal". "Si se quiere liberar, que se libere todo incluyendo la importación de combustible. Se quiere ser liberal solo con los estacioneros", sostuvo. "La ministra Cosse y el directorio de Ancap deberían concurrir lo antes posible al Parlamento. No parece bueno tomar decisiones sin informar", comentó. "Si la motivación es que se quiere ahorrar, se puede terminar con la producción de cemento que pierde US$ 40 millones anuales, que con la planta de cal son más. También se pierde con los alcoholes y los perfumes. También se puede modificar el subsidio a Alcoholes del Uruguay que son US$ 100 millones al año", agregó el legislador.

La presidente de Ancap, Martha Jara, comunicó a la gremial de estacioneros la semana pasada que tenía instrucciones del gobierno de abatir en US$ 50 millones al año el costo de distribución (aproximadamente el 10% del total). El margen que percibirán los estacioneros se otorgará en tres franjas en función de los volúmenes de comercialización. Se aumentaría para los primeros 30.000 litros mensuales comercializados, se mantendría para una franja intermedia que llegaría hasta 150.000 y caería para las que superen esa cifra. Delgado consideró que es apropiado contemplar a las estaciones que cumplen un rol social porque son las únicas en una localidad (mencionó la de Ancap de Minas de Corrales, en Rivera y la del mismo sello en Quebracho, Paysandú), pero advirtió que no se debería castigar a las bocas más eficientes que venden más cantidad de combustible. Hoy las estaciones reciben $ 4,8 por litro de gasoil o de nafta que venden. Unas 170 bocas de ventas verían caer su margen.

Los estacioneros perciben que Ancap podría venderle a su distribuidora Ducsa a un precio preferente para que las estaciones del sello Ancap compitieran en mejores condiciones.

En Uruguay hay 477 estaciones. El 62% son micro y pequeñas empresas. En todas las bocas se desempeñan 8.342 trabajadores. El pasado 28 de julio el directorio de Ancap ya había congelado la bonificación (como se denomina a la diferencia entre el precio de venta al público y el costo que tiene el combustible para las estaciones de servicio) que le paga a los estacioneros. Esto provocó que la gremial de estacioneros pidiera el "descuelgue" del convenio colectivo que firmó con sus trabajadores en diciembre porque entiende que no podrá hacer frente a los incrementos salariales que debería otorgar a partir del 1 de enero.

Empresa defiende su oferta por stand

La empresa Norton defendió su oferta para instalar un stand en la expo Prado de 2008 que fue finalmente fue aceptada en el marco de un llamado a precios, sin licitación. Ricardo Vairo, directivo de la empresa, dijo a El País que "todos los años con varios entes es lo más normal que un mes antes se acuerden que tienen que hacer un stand" por lo que es habitual en estos casos no realizar una licitación.

El País informó ayer que Norton realizó el trabajo pese a que su oferta no era la más barata de las tres posibilidades que Ancap analizó. La de IN Publicidad costaba menos. La inversión que tenía prevista Ancap originalmente para el montaje del stand era de US$ 7.740 pero el pago realizado al final a Norton fue de US$ 40.000. Y se pagó aparte por ocho promotoras, un supervisor y un servicio de iluminación. Se suponía que la iluminación estaba incluida en la oferta de Norton.

Vairo sostuvo que "el precio fue absolutamente normal" y no recordaba con precisión lo vinculado a la iluminación.

El senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo que se podría estudiar la incorporación de los nuevos datos difundidos por El País a las denuncias que sobre Ancap realizó la oposición y que tiene a estudio la justicia.

Vairo aseguró que Pablo Álvarez, director de la agencia de publicidad La Diez, que ganó en 2011 una licitación para encargarse de la publicidad de Ancap que fue cuestionada por el Tribunal de Cuentas y que la justicia también investiga, no era socio de Norton en el momento en el que se le encargó el stand para la exposición.

El año pasado Vairo dijo a la comisión investigadora de Ancap que no sabía que el trabajo se le había asignado a su empresa de manera directa.

El directorio de Ancap que presidía el hoy vicepresidente Raúl Sendic, decidió encargar el stand el 8 de setiembre de 2008, dos días antes de que comenzara la expo Prado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º