LA AGENDA DEL FRENTE AMPLIO

Oposición al cruce de reforma constitucional: es "un delirio"

Legisladores de todos los partidos dicen que el Frente Amplio está alejado de la realidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El FA generó una nueva polémica política. Foto: Archivo El País

Delirante", "disparatada" y "desnorteada". Así definió la oposición la intención del Frente Amplio de reformar la Constitución tomando en cuenta el contexto de desaceleración de la economía que se atraviesa. En este sentido, legisladores de todos los partidos salieron al cruce de la posibilidad de que una reforma se concrete antes de marzo de 2020 porque, consideran, sería estar "fuera de la realidad de la gente".

Este sábado el Plenario de la izquierda, con la oposición de Asamblea Uruguay, el sector del ministro de Economía, Danilo Astori, acordó impulsar antes de que termine la administración del presidente Tabaré Vázquez una reforma constitucional que, a priori, cuenta con 10 puntos (ver nota aparte) clave a modificar, entre los que se destacan cambios en el Poder Judicial, la posibilidad de eliminar una de las Cámaras en el Legislativo y habilitar el voto epistolar, entre otros.

"Que el Plenario del Frente plantee esto solo permite hacer dos lecturas: o está desnorteado o se tiene una ambición de poder peligrosa, porque salvo allí no creo que en Uruguay haya una sola persona que esté pensando en una reforma constitucional. A la gente le preocupa los precios, el empleo", dijo a El País el senador del Partido Nacional, Javier García. "Si hoy el Parlamento gasta un minuto en discutir, realmente los sacan a todos a patadas porque es no saber lo que son las preocupaciones, es vivir en otro mundo; un delirio y un disparate que solo refleja que se les pegó el poder en las manos y que están fuera de la realidad", agregó.

El senador nacionalista Jorge Larrañaga calificó de "absolutamente irresponsable" hablar de reforma constitucional mientras el gobierno está "en una situación de enorme dificultad desde el punto de vista económico, con un ajuste fiscal y un estancamiento de la economía, con crisis en la educación, problemas gravísimos en lo que tiene que ver con la seguridad y más; es ridículo e irresponsable", dijo Larrañaga a El País.

Dentro del Partido Colorado, el senador Pedro Bordaberry afirmó que el momento para pensar una reforma constitucional es "equivocado". Pero más allá de eso alertó a El País por los efectos que podría tener. "Creo que de todos los temas que se plantean se pueden hacer por ley con la mayoría parlamentaria que el Frente Amplio tiene. Todos, menos las reformas electorales que pretende introducir el Frente Amplio que por suerte requieren de la garantía constitucional de los dos tercios. No es bueno meter cambios electorales en estos momentos en que las encuestas dan una baja en la intención de votos de quien gobierna. Los ejemplos de países que lo hicieron llevaron a bloqueos y enfrentamientos de los que después es muy difícil salir. El ejemplo más claro es el que hoy tiene Venezuela y el que casi inicia Bolivia. Lo que se propone enfrentará a los uruguayos entre sí y no nos unirá para encarar los problemas graves de empleo, educación, seguridad, economía y salud que se vienen", dijo Bordaberry.

El diputado colorado Ope Pasquet dijo a El País en la misma línea, que le "preocupa" la reforma que se quiere plantear en el Poder Judicial donde se han logrado "resultados importantes". "Que lo quiera modificar un gobierno que está en línea con Maduro es preocupante. Me preocupa que se quiera afectar la independencia de este poder", acotó.

Pablo Mieres, líder del Partido Independiente también fue crítico. El senador dijo que es "sorprendente que el partido de gobierno con todos los problemas que hay en el país y las dificultades económicas y los riesgos de aumento del desempleo, dedique toda una tarde a discutir si hace una reforma. Esto solo demuestra la distancia que tienen de la realidad; viven en un mundo paralelo". Además, acotó, "están planteando convocar a la Asamblea Constituyente, lo que implica hacer una campaña para elegir 260 constituyentes a los que habrá que pagarles un sueldo durante un año. La gente los va a matar; están fuera de la realidad".

Mieres dijo que el gobierno debería centrarse en "ver cómo hace para sacarnos de la situación en la que estamos". En este sentido valoró como "razonable" el planteo del astorismo, pero dijo que "el problema es que si bien dice cosas sensatas, lo caminan por arriba y terminan votando lo mismo".

El sector de Astori sostuvo en la reunión del Plenario que "la actual Constitución, aún con los defectos e insuficiencias que posee, no impide cumplir con el programa de gobierno, ni continuar con el proceso de cambios iniciado en el 2005", según una moción presentada en la reunión a la que accedió El País. El sector afirma que una reforma constitucional significaría una "movilización de envergadura" y "gastos" que el país no puede asumir.

En lo que el Plenario no se puso de acuerdo es en la forma de reformar la Constitución, por esto se volverá a reunir el 10 de septiembre.

"Es un tema que nos distrae y seguramente distrae al partido de gobierno de los problemas del país. Tienen derecho a hacer lo que quieran, pero creemos que hay que ponerse a trabajar en otras cuestiones", dijo a el País el diputado Eduardo Rubio de Unidad Popular. Y agregó: "Van a contrapelo de lo que pasa en el país. En medio de la crisis económica y los graves problemas de enseñanza plantear como debate nacional una reforma constitucional que tiene aspectos además electorales, nos parece desatinado. No es ni el tema ni el tiempo ni el momento. Hay que discutir si hay recorte o no a la educación, qué va a pasar con la salud y la vivienda".

Opiniones partidarias.

“Irresponsable”. Jorge Larrañaga | senador del Partido Nacional

“Es absolutamente irresponsable hablar de reforma constitucional mientras el gobierno está en una situación de enorme dificultad desde el punto de vista económico, con un ajuste fiscal y un estancamiento de la economía, con crisis en la educación, problemas gravísimos en lo que tiene que ver con la seguridad y más; es ridículo e irresponsable”, dijo Larrañaga a El País. El senador sostuvo que el Frente Amplio está “dedicado” a las elecciones internas y mientras tanto en su Plenario trata “una reforma constitucional” sin observar “que el país está con muchos problemas”. “¿De qué reforma estamos hablando?”, insistió el legislador.

“Los van a matar”. Pablo Mieres | senador del Partido Independiente

“Están planteando convocar a la Asamblea Constituyente, lo que implica hacer una campaña por 260 constituyentes a los que habrá que pagarles un sueldo durante un año. La gente los va a matar; están fuera de la realidad”, dijo el senador a El País. Mieres consideró que el planteo del Frente Amplio no está acorde a la realidad económica que atraviesa el país, y sostiene que el gobierno debería enfocar sus reuniones en encontrar la salida a los problemas actuales. “Esto solo demuestra la distancia que tienen de la realidad, viven en un mundo paralelo”, afirmó el senador, quien cuestionó que el Plenario del FA haya puesto foco en esto.

“Equivocado”. Pedro Bordaberry | senador del Partido Colorado

“Creo que embarcar al país en una reforma constitucional es equivocado. Tenemos problemas muy graves y urgentes en la economía que pronto se traducirán en el empleo”, dijo Bordaberry. “De todos los temas que se plantean se pueden hacer por ley con la mayoría parlamentaria que el Frente Amplio tiene. Todos, menos las reformas electorales que pretende introducir el FA que, por suerte, requieren de la garantía constitucional de los dos tercios. No es bueno meter cambios electorales en estos momentos en que las encuestas dan una baja en la intención de votos de quien gobierna. Los ejemplos de países que lo hicieron llevaron a bloqueos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º