Reacción de organizaciones ante casos como el ocurrido en Rocha

ONG reclaman tipificar el "abuso sexual" como delito

El video de la adolescente que fue abusada por varios jóvenes en Punta del Diablo revivió un debate que aún estaba fresco: la inclusión de la figura de "abuso sexual" como delito, así como el estudio de hechos vinculados a la publicación y viralización de videos en las redes sociales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ministerio del Interior dijo que son cada vez más frecuentes los delitos de acoso sexual vía Internet.

El pasado 22 de diciembre, unas 40 ONG gestionaron antela bancada del Frente Amplio el bloqueo al nuevo Código que se iba a aprobar en la sesión de ese día de Diputados, para que se pudieran incorporar al proyecto los delitos vinculados con abusos sexuales.

"Hace tiempo que venimos planteando que hay que tipificar el delito de abuso sexual. Es un delito que no está en el Código Penal y reflejan un montón de situaciones que no se configuran", dijo Andrea Tuana de la Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual.

El caso de la joven de Punta del Diablo, que terminó con tres jóvenes procesados, llevó también a que las organizaciones comiencen a estudiar el uso de las redes sociales y la viralización de estas situaciones.

"El tema de las redes sociales hay que profundizarlo para que se pueda presentar una propuesta más completa", aseveró Tuana.

Sobre el fallo de la Justicia en el caso de Punta del Diablo, Tuana señaló la importancia de los procesamientos emitidos por la Justicia.

"Es una señal a la población de que estas circunstancias son sancionables. Esto puede ayudar a desnaturalizar algunas situaciones que en otros momentos habrían pasado como una simple broma de amigos", dijo.

"Lo que sí queda claro, es que hay un vacío importante en las figuras penales, porque se está procesando a alguien por un delito de atentado violento al pudor, que no refleja el nivel de violencia sexual al que fue sometida esta joven", agregó.

En la misma dirección apuntan las declaraciones de la abogada Diana González, integrante del Sipiav (Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia) y una de las ideólogas de un proyecto de ley sobre el tema, presentado en el parlamento en el año 2007.

"En Uruguay se aplica lo que se llama el código roto. Esto significa que cuando hay un hecho delictivo que no entra en ninguna figura penal, se lo carátula como un delito más genérico", señala González.

"En realidad lo que define este caso es un delito sexual sin penetración. Entonces, la jueza encuentra esta figura y la aplica, pero en realidad es una figura que desvaloriza el hecho. Lo pone como un crimen de segunda clase y este hecho no es tal", indicó la abogada y recalcó que en estos casos "la pena es baja y excarcelable.

Valentía.

"No es fácil estar sometida al escarnio público después de un caso de este tipo", indicó Tuana, al tiempo que destacó "la valentía que tuvo esta chica para denunciar el hecho y sostener la situación".

Para Tuana la joven "tiene una fortaleza importante e hizo ejercicio de sus derechos. No es sencillo haber pasado toda la situación, ir a hacer la denuncia, contar la situación varias veces ante las autoridades judiciales y policiales".

Ayer el reconocido catedrático penalista Miguel Langón sostuvo a El País que "la chica también habría delinquido. Se debería imputar un delito de ultraje público al pudor". Estas declaraciones no pasaron desapercibidas ni para Tuana, ni para González.

"Los conceptos que vierte Langón me parecen peligrosos y amenazantes. Sobre todo cuando salen de referentes como él", señaló Tuana. "Esto es como decirle a tu hija que no salga de minifalda que te van a violar y va a ser culpa tuya", agregó.

Para González, los dichos del jurista, son "terribles" porque utiliza un delito "como si se tratara del mismo por el que fueron procesados los jóvenes".

Igualmente, para la jurista, "está bueno que Langon haya declarado, porque deja en claro los conceptos que hay detrás: una concepción arcaica pero que explica por qué cuando se intenta hacer un nuevo código aparece el tema del pudor".

No obstante, el tema no queda en el simple cruce de declaraciones, en torno a las responsabilidades de uno y otro en este caso. "A quien protege este Código Penal no es a esta chica, sino a la moral social. La legislación influye en la actuación y en el accionar de la gente", afirmó González.

En tanto, la abogada destacó la importancia de tener los derechos sexuales en un papel. "Hay que dejar delitos que son más de control administrativo y que apuntan a normas de decoro y no dejar atrás los delitos sexuales", dijo.

Días atrás, Winston Rodríguez, encargado de la sección Delitos Tecnológicos de la Dirección Nacional de Lucha contra el Crimen Organizado de Interpol afirmó que las denuncias de este tipo de delitos cibernéticos se cuadriplicaron: en 2014 hubo 450 casos, en tanto que en el año 2013 hubo 120 denuncias. "Este tipo de acoso es cada vez más común", había señalado Rodríguez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)