VANDALISMO INDISCRIMINADO

Ola de robos contra instituciones educativas; atacaron 349 escuelas

El País hizo un pedido de acceso a la información; Secundaria no dio datos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El liceo Dámaso Antonio Larrañaga sufrió cinco robos en 2016, tres de ellos en septiembre. Foto: Darwin Borrelli.

Las instituciones educativas seducen cada vez más a los delincuentes. En 2004 hubo 140 robos contra escuelas; en 2015 fueron 349. Y este año es muy probable que se llegue a un nuevo récord, ya que solo en el primer semestre se registraron 247.

Los ladrones que atacaron centros de Primaria se llevaron materiales informáticos y de audio, garrafas, artefactos sanitarios y alimentos. Pero a esto hay que sumarle los destrozos, pues cada vez que entran a una institución educativa suelen romper rejas y vidrios.

Los datos se desprenden de un pedido de acceso a la información hecho por El País. La solicitud abarcaba Primaria, Secundaria y UTU, y preguntaba cuántos centros fueron robados por año desde 2004 y el monto de lo sustraído. Ninguno de los subsistemas brindó toda la información requerida.

Primaria fue la única que dio los datos completos respecto a la cantidad de robos, pero lo hizo sin aclarar los montos de lo que se llevaron. En su caso, desde 2004 al primer semestre de 2016 se registraron un total de 3.107 hurtos.

Secundaria demoró más allá de los plazos legales en contestar a las preguntas de El País. Esto llevó a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) a entregar la información requerida diez días más tarde de lo que le permitía la ley 18.381 de acceso a la información pública. Pese a este tiempo extra, Secundaria no brindó los datos requeridos.

"No es posible informar respecto a los robos o hurtos ocurridos por carecer de un registro específico y concreto sobre ello", señaló Secundaria. Y solo reconoció que "en el lapso indicado han ocurrido robos, hurtos y desapariciones de objetos en liceos y dependencias". Estos fueron dirigidos "a las instituciones, a alumnos, docentes, funcionarios o, incluso, a veces a locales de concesionarios de cantinas".

Sin embargo, en la respuesta dada por UTU se incluye la cantidad de hurtos y el monto de lo robado en el departamento de Paysandú, de 2004 al primer semestre de 2016, tanto en escuelas como en liceos. En Primaria fueron 17 e implicaron una suma de $ 296.980; en Secundaria fueron 30, que se tradujeron en $ 134.935; y en UTU 15, equivalentes a $ 44.200.

UTU presentó el resto de la información desordenada, dando a conocer casos puntuales en algunas instituciones, pero no un listado que permita comparar los datos por año.

Por ejemplo, en la Escuela Técnica Colonia Nicolich hubo cuatro robos de septiembre de 2015 a junio de 2016. Robaron una cámara de fotos Nikon, una balanza, el cabezal de una bordeadora y una tablet del Plan Ceibal. Se calculó que todo implica un total de $ 21.974.

En la UTU de Comunicación Social el 16 de agosto de este año robaron un proyector y el 17 de agosto un micrófono, que se traducen en $ 1.200.

Se registraron también varios robos de herramientas a trabajadores que fueron a hacer algún tipo de arreglo a los centros. En la UTU de Solymar hubo una seguidilla de hurtos el 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25 y 26 de agosto. En cada uno de los primeros cinco días se robaron llaves francesas, el 24 una llave inglesa, el 25 un juego de destornilladores y el 26 un taladro marca Hitachi. El costo de todo fue de $ 13.725.

En la Escuela Agraria de Guaviyú hubo diez robos desde 2011. En mayo de 2013 hurtaron una notebook valuada en US$ 400 y también se llevaron 40 celulares de "la oficina del internado", que calculaban tenían un valor total de $ 20.000. En este centro también hubo varios abigeatos de vacas, terneros, corderos y ovejas.

En el caso de la Escuela Técnica Artigas se notificaron varios hurtos, pero la institución no aclaró las fechas ni los montos. En una larga lista se advierte el robo de: 5 palanganas, 2 sartenes, 4 ollas de aluminio, 1 set de asaderas, 1 batidora, etc.

Hasta el año pasado solo Primaria venía gastando unos US$ 6 millones por año en seguridad. Este año se instauró un plan único, que incluye a escuelas, liceos y locales de UTU, que implican patrullajes por zonas en vehículos del Ministerio del Interior y de empresas de seguridad privadas. Se espera al final de 2016 tener los datos sobre si el plan ha sido efectivo o no. Estos primera información, a la que accedió El País, no parece ser alentadora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)