CÁMARA DE DIPUTADOS

Obligarán a médicos a certificar la muerte

El Frente Amplio quiere aprobar antes de fin de año un proyecto de ley que establece la obligatoriedad de que los médicos firmen los certificados de defunción de sus pacientes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Enrique Gallo. Foto: archivo El País

Se trata de una iniciativa que viene siendo estudiada desde hace años por el Parlamento y fue reformulada por la Comisión de Salud de la Cámara Baja, informó a El País el diputado Luis Enrique Gallo de Asamblea Uruguay. Según dijo, impacta el número de certificados que no son firmados por el médico y pasan a forense, eso es justamente lo que se quiere evitar.

El texto del proyecto al que accedió El País, y se pretende aprobar antes de fin de año, establece que los médicos que participaron de la asistencia de una persona fallecida están obligados a expedir el certificado de defunción, salvo que se tratara de una muerte de causa violenta o exista sospecha fundada de un delito, en cuyo caso deberá dar intervención a la autoridad judicial. Además, se prohibe la inhumación o cremación de cadáveres sin la correspondiente presentación del certificado de defunción firmado por el médico.

Según datos oficiales, de la Dirección General de la Salud, el 60% de los 4.500 certificados emitidos por forenses al año, no son de su necesario resorte, esto significa 2.700 casos anuales de derivaciones a forense innecesarias.

La regulación de los certificados de defunción se hace por decreto. Esta norma establece un plazo de 24 horas en caso de muertes de cuadros de pacientes agudos y de siete días en cuadros de enfermedades crónicas para la expedición de certificados médicos. A lo cual se agrega una mala interpretación acerca de que pasado dicho plazo, se exime de la obligación y se debe pasar a forense el cuerpo del paciente para la determinación de la causa de la muerte, señala la exposición de motivos del proyecto firmado por los diputados integrantes de la Comisión de Salud.

Otra "falla a corregir" apunta a la derivación innecesaria a forense, que solo descarta que no existió muerte violenta, pero jamás informa, consigna y registra la verdadera causa de muerte, generando lo que en esa ciencia se denomina "código basura". Hoy en Uruguay, un 8% son código basura y un 20% son Código R, es decir "inespecíficos".

Por lo que, "el 28% de los certificados de falecimientos conspira contra certeras y correctas políticas de Salud", afirma el proyecto.

La iniciativa es de Gallo, Walter De León (Frente Amplio), Martín Lema (Partido Nacional), Nibvia Reisch (Partido Colorado) y Edgardo Mier (Partido Nacional).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados