Imagen de la Virgen María

Obispo pide "mayor respeto por la libertad religiosa"

Respuesta a críticas a imagen de la Virgen en la rambla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sanguinetti, obispo de Canelones. Foto: Iglesia Católica.

El obispo de Canelones, monseñor Alberto Sanguinetti, reclamó "un poco de ‘diversidad’ en la comprensión de la laicidad" y "mayor respeto por la libertad religiosa". En su blog "Amicus Sponsi", el obispo analizó los cuestionamientos y denuncias de acciones violatorias de la laicidad por la solicitud de la Arquidiócesis de Montevideo de instalar una imagen de la Virgen María en la rambla y luego de las expresiones del diputado evangélico Gerardo Amarilla referidas a "su sometimiento a la ley de Dios por encima de todo".

El obispo Sanguinetti destacó que la definición de laicidad que más se aplica en Uruguay es la que define una actitud tendiente a "obstaculizar la presencia católica en la vida del país". Expresó, además, la conveniencia de "no ser tan dogmáticos en el uso de la laicidad y de "no ser tan temerosos en que otros ocupen espacios y expresen sus principios". Subrayó, asimismo, la existencia de "muchos ukases" (decreto de un zar ruso o líder religioso que tenía fuerza de ley) en la cultura uruguaya, "que no nos hacen tan libres como decimos ser".

Bajo el título "¿No somos tan iguales como se dice? Laicidad y libertad", el obispo de Canelones dijo que una vez conocido el pedido del cardenal Daniel Sturla para que se autorice una imagen de la Virgen María en la rambla de Montevideo, "enseguida surgieron algunas personas muy ofendidas y sensibles porque va en contra de sus creencias o certezas. Como suele suceder ese clamor y rasgarse las vestiduras surge cuando se trata de un símbolo cristiano o precisamente católico. Porque en realidad, hay recuerdos, imágenes y nombres tan variados en nuestras ciudades, que no parece tan claro que lo único peligroso sea una imagen cristiana".

El obispo Sanguinetti agregó que "el argumento de la laicidad ha sido usado por determinados grupos (…) para obstaculizar la presencia católica en la vida del país". "El argumento es que cualquier símbolo religioso afecta la libertad de los demás. Pero parecería que no fuera así con símbolos masónicos que tenemos en la misma plaza Matriz o Constitución", afirmó.

"¿Por qué si el símbolo es religioso ha de estar proscrito del espacio público y si el símbolo o persona es conocida por otras dimensiones de lo humano —o de otras asociaciones— sí puede ser aceptado en el espacio público? ¿Algunas asociaciones, personas o ideas tienen un derecho que es denegado a otros?", preguntó el obispo.

"Ley de Dios".

En cuanto a la afirmación del diputado Amarilla de que se somete a la "ley de Dios por encima de todo", el obispo Sanguinetti defendió la posición del nuevo presidente de la Cámara de Representantes.

"Es cierto que los humanos tanteamos dónde está la verdad y discrepamos sobre cómo encontrarla. Sin embargo no se le niega el derecho a presidir instituciones del Estado a quienes con semejante seguridad sostienen otras doctrinas pertenecientes a distintos sistemas y asociaciones, que son diferentes de las del diputado Amarilla. ¿O no hay ideologías, afiliaciones y hermandades en el Parlamento?", indicó.

En opinión del obispo de Canelones, "conviene no ser tan dogmáticos en el uso de la laicidad y no ser tan temerosos que otros ocupen espacios y expresen sus principios".

"Un poco de diversidad en la comprensión de la laicidad, un poco de mayor respeto por la libertad religiosa —sin imponer una idea de lo que debe ser la religión— y de la libertad simplemente nos viene bien. Muchos ukases hay en la cultura uruguaya, que no nos hacen tan libres como decimos ser", remató el obispo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)