Piden la ayuda de los fieles para afrontar los gastos esenciales

Números rojos obligan a la Iglesia a pedir colaboración

La situación económica de la Iglesia sumada al crítico estado edilicio de varias parroquias desvela al cardenal Daniel Sturla desde que llegó al arzobispado de Montevideo. Por eso, poco tiempo después nombró como secretario personal a un contador, Pablo Coimbra, e inició una auditoría del Arzobispado de Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El cardenal Daniel Sturla envió un mensaje en el Día de los Trabajadores 2015. Foto: Captura/ Conferencia Episcopal

Esta semana Sturla reconoció que cuando llegó al cargo se encontró con una Iglesia con una realidad económica "muy difícil" y un déficit "importante". La confesión la hizo en el marco del lanzamiento de una campaña de apoyo a la Iglesia de Montevideo denominada "Iglesia de todos" y que será presentada este fin de semana en las parroquias.

La acción, que tiene por cometido lograr el apoyo de los fieles y todos los uruguayos que se sienten motivados a hacerlo, es para sostener los gastos de los seminaristas, de los sacerdotes mayores y enfermos y de los sacerdotes y parroquias de zonas carenciadas, que reciben apenas $ 1.500.

Las parroquias y el sacerdote se mantienen de la comunidad. El problema es que cada vez es más difícil en un país como Uruguay: el más agnóstico de América Latina, con el menor porcentaje de católicos en su población y que tiende a la secularización.

El arzobispo detalló la cantidad de obras o instituciones de Iglesia existentes en Montevideo y que conforman lo que sería una "gran empresa de caridad y de amor": 83 parroquias, 95 capillas, 78 colegios católicos ubicados en todos los barrios, dos escuelas profesionales o de oficios, la Universidad Católica, la Universidad de Montevideo, seis residencias universitarias, dos residencias para jóvenes trabajadores, 23 obras sociales, campos deportivos, entre otras.

"Hay instituciones que dependen de congregaciones religiosas y que tienen su propia economía, pero la Arquidiócesis tiene que cubrir el mantenimiento de los jóvenes que se preparan para el sacerdocio, sostener a los sacerdotes ancianos o enfermos, cubrir la cuota de todos los sacerdotes en el Hogar Sacerdotal y un fondo de ayuda al clero para sostener a los sacerdotes que trabajan en parroquias donde la colecta no alcanza", detalló Sturla.

Según datos de la Nunciatura Apostólica brindados a El País, en 2013 había en Uruguay 484 sacerdotes, 105 diáconos, 49 seminaristas, 3.346 catequistas que se desempeñan en colegios e instituciones religiosas de todo el país.

En 2013 la Iglesia celebró 20.777 bautismos en todo el país y 970 casamientos, 1.628 confirmaciones y 5.563 primeras comuniones en 18 departamentos; de Montevideo no había datos.

Para colaborar existen cuentas en los bancos BROU, BBVA e ITAÚ; o a través de las tarjetas de crédito OCA o VISA; debito mensual en la factura de Antel; o en colectivos de Abitab o Redpagos. Más detalles en http://www.iglesiadetodos.arquidiocesis.net/.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados