PROYECTO INTEGRADOR

Nuevo plan para evitar la fuga de estudiantes

Escuelas y liceos serán contiguos; alumnos compartirán el patio de recreo y también el comedor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escuelas estarán al lado de un liceo o una UTU, compartirán patio corredor y laboratorio. Foto: D. Borrelli

Primaria, Secundaria y UTU pondrán en práctica a partir de 2017 un proyecto que busca incrementar la vinculación entre el último año de escuela y el primero del Ciclo Básico. El plan consiste en que una institución esté contigua a la otra, compartiendo el patio de recreo y también el comedor. Uno de los principales objetivos es evitar la desvinculación de los alumnos en el pasaje que va de un ciclo al otro.

El proyecto "Centros de continuidad educativa y contigüidad territorial" se inaugurará en marzo del año que viene en 25 instituciones de diferentes departamentos del país, nueve de ellas de la capital.

La fuga de estudiantes entre ciclos es un dolor de cabeza para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

Hubo 1.600 niños que terminaron la escuela en 2015 y que ni siquiera se anotaron en el liceo en 2016. En tanto, el Banco de Previsión Social (BPS) amenazó este año con cortarle las asignaciones familiares a 15.900 niños y jóvenes que no estaban en ningún centro educativo.

De éstos, la ANEP logró reinsertar solo a 4.000.

Entre los sustentos de la propuesta enumerados en un documento suscrito por Primaria, Secundaria y UTU se destaca la necesidad de "asegurar la continuidad educativa" y "favorecer mejores aprendizajes" en el primer ciclo de Enseñanza Media.

Tiempo completo.

Pero el proyecto tiene en cuenta otras cuestiones, como "contemplar necesidades específicas de la población destinataria" de estos planes, "extendiendo beneficios que sostienen los formatos de escuelas de Tiempo Completo y Aprender". El proyecto, de hecho, incluye que los alumnos que estén cursando en primer año de Secundaria o UTU vayan a estas instituciones en una modalidad de doble horario, lo que implica que almorzarán dentro de los centros educativos.

La propuesta pedagógica también incluye "proyectos colectivos" que "pondrán énfasis especialmente en cuatro transversales que hacen a la formación de sujetos críticos y autónomos", sostiene el documento del plan al que accedió El País. Y enumera: "Lectura y escritura, razonamiento lógico-matemático y cálculo, uso de tecnologías digitales y Derechos Humanos y construcción de ciudadanía".

Para estos proyectos se tomarán temáticas macro que serán "medio ambiente, arte, lectura y escrituras, ciencias (lo que incluye robótica, laboratorios digitales y clubes de ciencia) y corporeidad, sexualidad y adicciones".

"También se comparte el colectivo docente. Cada 15 días van a tener una reunión de dos horas los profesores con los maestros para ver cómo viene funcionando todo. Además se pretende que los escolares vayan al laboratorio del centro de Educación Media", explicó a El País la directora general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Irupé Buzzetti.

Infraestructura.

La jerarca de Primaria añadió que de las 25 instituciones que se utilizarán para este plan hay siete, que pertenecen al Ciclo Básico Tecnológico, es decir a UTU, que son edificaciones nuevas. Estas estarán en el Cerro, Maroñas, Carrasco Norte, Barros Blancos y Manga.

"Estas son construcciones livianas que tienen dos aulas para dos primeros, un aula para un laboratorio, un aula para coordinación y un aula para sala de reuniones. En el año 2018 se le sumarán dos aulas para segundo y en 2019 dos aulas para tercero", precisó.

Buzzetti añadió que se trata de "locales para 270 alumnos como máximo, es decir 90 por tres años, con cursos de hasta treinta estudiantes. Porque para que esto funcione no pueden ser espacios muy grandes".

En los otros casos se trata de instituciones ya existentes, que "están todas pegadas a las escuelas menos una", que es la UTU de Gregorio Aznares, en Maldonado, que está a una cuadra del centro de primaria.

Las Escuelas ya prestan espacios.

En 2016 se hizo un proyecto de coordinación entre Primaria y Secundaria que implicó que las escuelas prestaran a los liceos el comedor, para que estos pudieran llevar adelante una modalidad de tiempo completo en los centros. Esto se hizo en cinco instituciones. Sin embargo, Buzzetti explicó que "aunque se albergaba a los alumnos en el comedor, no se estaba trabajando juntos", como se hará a partir del nuevo plan acordado para 2017.

Padres se quejan por la falta de cupos.

La directora general de Primaria, Irupé Buzzetti, dijo a El País que se han generado problemas con algunos padres porque la mayoría eligen las mismas escuelas.

"Esto es finito. Los gurises no pueden ir todos a la misma escuela. Las escuelas con buen director son buenas escuelas. Y el boca a boca entra a correr y todos quieren ir a esas", señaló Buzzetti.

"Además, la gente ahora se da cuenta. Los padres ven las pruebas PISA, que dan los mismos resultados en los mismos barrios sin importar si los chiquilines van a una escuela privada o pública, entonces eligen la pública. Esto es lógico que pase, porque los profesores son los mismos. La gente se da cuenta que no tiene por qué pagar 20 palos", añadió la jerarca.

Las inscripciones ahora se hacen de manera automática a través del programa informático Gurí. Este, a través de una serie de variantes, es el que asigna la institución a la que tiene que ir cada alumno. Por ejemplo, si un niño ya tiene un hermano cursando en una escuela, el programa le da prioridad. Lo mismo en caso de que esté asistiendo a un Caif de la zona.

"Esto está informatizado, no hay forma de cambiarlo. La gente llama acá o a otros lados tratando de que algún conocido ponga a su hijo en la escuela que ellos quieren, pero esto no se puede cambiar, y está bien que sea así", dijo Buzzetti.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)