UNA BIBLIOTECA DE CONOCIMIENTO

Nueva casa para un tesoro literario

Unos 3.000 textos de Reyes Abadie pasarán a ser de la biblioteca del Palacio Legislativo. El legislador Mahía busca acciones que unan a “la academia con la sociedad”

Amigos y familiares de Reyes Abadie le brindaron un homenaje en la biblioteca. Foto: Palacio Legislativo
Amigos y familiares de Reyes Abadie le brindaron un homenaje en la biblioteca parlamentaria. Foto: Palacio Legislativo

Ejemplares que muestran cómo se enseñó historia a los niños y adolescentes uruguayos a lo largo del siglo XX y textos inéditos sobre la historia económica, política, cultural y sindical del país. Esto es solo una parte del acervo del historiador uruguayo Washington Reyes Abadie, que fue donado a la biblioteca del Palacio Legislativo la semana pasada y ahora será de acceso público.

Desde el fallecimiento del docente el 31 de agosto de 2002, para sus cuatro hijos y su esposa no les fue fácil encontrar un destino para estos 3.000 libros y revistas. En este período, se contactaron con otras instituciones públicas y privadas, como la Biblioteca Nacional, pero no tuvieron suerte. Consultados sobre por qué no terminaron concretando la gestión con el lugar con mayor acervo de libros del país, Laila Reyes, una de las hijas, indicó: "Eso preferimos no comentarlo". Desde Argentina hubo algún interesado, pero pedían parte de los ejemplares. "Nosotros queríamos mantenerla unida", explicó.

La preocupación del futuro de esta biblioteca preocupó al gobierno de Jorge Batlle. Luego de su muerte, el ministro de Educación y Cultura de entonces, Antonio Mercader, le solicitó a Margarita Silberberg, la esposa del historiador, que intentara preservar la biblioteca ya que seguramente podía ser destinada a algún lugar, aseguró Laila. "Fueron pasando los años; las gestiones que iniciábamos no tenían éxito", comentó.

Cuando casi se cumplen 18 años de su muerte, pensaron en la sede legislativa. Para ello, escribieron una carta al profesor de Historia y diputado frenteamplista José Carlos Mahía, hoy presidente de la Cámara de Representantes. Creyeron que podía ser un buen puente para que todos estos textos pasaran a manos del Parlamento.

Es que Mahía siempre vio a Reyes Abadie como un referente. En diciembre de 2001, cuando todos los partidos políticos le brindaron un homenaje en vida "por su invalorable aporte a la cultura nacional" en el Parlamento, el legislador destacó su figura. Laila recordó ese momento: "Mahía fue el más joven que habló y llamó la atención su tipo de concepto sobre la visión docente y estudiosa de mi padre. Fue algo muy lindo y muy emotivo", recordó. Poco después del acto, el diputado y el historiador se quedaron hablando un buen rato. Apenas recibió la carta, Mahía se puso al hombro el proyecto.

Los ejemplares permanecieron dentro de las cajas que fueron clasificadas por orden temático. Como la esposa del autor uruguayo se debía mudar a un apartamento más pequeño, este tesoro literario permaneció en altillos de amigos de la familia. Hace cinco años las cajas volvieron a lo de Margarita, donde fueron ubicadas en una habitación que había sido vaciada.

La donación.

La biblioteca cuenta con unos 1.500 libros y 1.500 revistas especializadas en varios temas, las cuales permanecen en 70 cajas en un depósito del Palacio Legislativo a la espera de ser analizadas por bibliotecólogos para determinar su ubicación final.

Laura Bueno, directora de Gestión de la Biblioteca del Palacio, dijo que puede haber ejemplares que ya existan en ese lugar. En este caso, aún no saben qué harán con esos volúmenes de Reyes Abadie.

"La biblioteca que Reyes dejó al fallecer contiene la obra de destacados historiadores e investigadores, principalmente americanos y europeos, que fueron sus referentes y/o colegas internacionales", cuenta la esposa de Reyes en la carta a Mahía.

Entre los ejemplares, hay textos que relatan la historia política, económica y cultural de los países de América Latina y sus libertadores; de Europa, de Estados Unidos y sobre historia universal. Además, cuenta con estudios y ensayos sobre geopolítica y relaciones internacionales.

Con respecto a Uruguay, hay obras sobre la historia de la educación y ejemplares sobre la historia económica, política, sindical e intelectual del país. También tiene todos los textos de historia nacional de Secundaria y bachillerato desde 1910 a 1987 y de Primaria desde 1958 a 1992 y los textos de historia universal de Educación secundaria publicados entre 1932 y 1994.

"Nosotros estamos muy felices de que la biblioteca del profesor Reyes Abadie se haya integrado al acervo de la biblioteca del Parlamento, porque es la segunda más importante del país, y porque está en un poder que nos representa a todos. También porque consultan mucho los especialistas y estudiantes del Instituto de Profesores Artigas", declaró su hija.

En un evento realizado el jueves pasado, se hizo la entrega simbólica de la biblioteca del desaparecido historiador. Asistieron familiares y amigos de Reyes Abadie, entre los que se encontraban la historiadora Martha Canessa, acompañada por su esposo, el expresidente Julio María Sanguinetti, y la hija de Antonio Vázquez Romero, coautor del libro Crónica General del Uruguay.

"Es una iniciativa muy simbólica hacia la sociedad"

El presidente de la Cámara de Diputados, José Carlos Mahía, un actor clave para que se concrete esta donación a la biblioteca del Palacio Legislativo, dijo a El País que le pareció una iniciativa "muy generosa y muy simbólica hacia la sociedad".

En este cargo de presidente que tomó en marzo del año pasado, el diputado frenteamplista decidió priorizar los temas culturales y de la academia para vincular a la institución que lidera con la sociedad.

"Las bibliotecas nacionales, los espacios físicos y los presupuestos son todo un tema. No solo en Uruguay, en el mundo también", comentó el representante nacional, quien destacó el gesto de la familia de Reyes Abadie.

En opinión del legislador, este historiador ha sido fundamental en "la recuperación de parte de la memoria colectiva de los uruguayos". "Es uno de los constructores de la historiografía del siglo XX: lo podemos ubicar al nivel de Juan Ernesto Pivel Devoto, Eugenio Petit Muñoz y José Pedro Barrán", dijo.

Mahía contó que alguno de sus profesores del Instituto de Profesores Artigas (IPA) le contaban sobre su calidez en las clases y cómo luego de estas, las discusiones sobre Historia continuaban fuera del aula. "Iba a boliches con sus alumnos y discutían largas horas. Ahí se liberaban más y el intercambio era más rico", comentó.

Laila, una de sus hijas, contó a El País que su padre no era un coleccionista de libros ni revistas. "Se definía como un estudioso", comentó.

Cuando falleció, el ministro de Educación y Cultura de entonces, Antonio Mercader, lo destacó como docente: "Era un placer escucharlo en sus clases. Tomaba en cuenta todos los factores de la historia, con una capacidad que fascinaba".

Reyes Abadie tuvo buena parte de su formación en Argentina, donde estudió en la Universidad de La Plata, realizó un enorme trabajo para el Archivo Artigas, y en la Universidad Complutense de Madrid hizo un doctorado en Historia.

Acervo de 250 mil ejemplares

La biblioteca del Palacio Legislativo cuenta con 250.000 volúmenes. Decenas de personas acuden a ella todos los días gracias a las visitas guiadas. En épocas de verano, aumentan la llegada de extranjeros por la mayor presencia de cruceros en Montevideo.

La biblioteca tiene tres vías de ingreso de libros. Como es un depósito legal, todos los meses recibe ejemplares. Esto significa que cualquiera que edita un libro tiene la obligación de hacer este tipo de depósito, el cual termina en una de las estanterías de la sede legislativa. Además, existe una comisión de compra de libros, la cual evalúa los pedidos de los legisladores. "En general se trata de textos nacionales para mantener actualizado el acervo", comentó Laura Bueno, directora del lugar. La tercera vía es la donación. En general los libros que consultan los legisladores son jurídicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)