PRIMERO EN SUDAMÉRICA

Noche de estreno: abre hoy el primer Museo de Cannabis

Está ubicado en el corazón de Palermo; la entrada vale $200.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Usos: valijas, cuerdas y otros objetos realizados con cannabis. Foto: M. Bonjour

En una casa del barrio Palermo, que tiene casi un siglo de construcción y que supo ser la sede del club de fútbol Mar de Fondo, abrirá sus puertas hoy el primer Museo del Cannabis en Sudamérica.

El proyecto está a cargo del ingeniero agrónomo Eduardo Blasina, socio de una empresa seleccionada por el gobierno para cultivar marihuana. Blasina decidió transformar su vivienda —que adquirió hace 13 años— en un museo cannábico, con el objetivo de que las personas "conozcan las otras caras de la planta, que no sólo se utiliza para fumar". Para acceder a ese conocimiento, el visitante deberá pagar $ 200, que es el precio de la entrada.

"Lo que hace realmente interesante a la planta de cannabis es la diversidad de usos que tiene: nos dio alimentos al principio, nos dio las primeras cuerdas que utilizaban los cazadores, ya que el textil tiene una inigualable resistencia; nos dio la vestimenta, luego el papel, y ahora nos está dando materiales para las impresoras 3D", indicó Blasina, vestido con una camisa cannábica. Agregó que en la actualidad la planta ha permitido producir leche, puertas de autos y guitarras, entre otros objetos.

Museo.

Al entrar en la vivienda, ubicada en Durazno y Yaro, se puede observar la parte de museo tradicional, con vitrinas que permiten ver todos los usos de la planta. Hay papel creado a partir de cannabis, cosméticos, pomadas, aceites y shampoo, así como spaghetti y cervezas. Otro sector de la planta baja exhibe medicinas realizadas con esa planta, incluyendo medicamentos para animales.

El museo Hash Marihuana y Hemp, de Amsterdam, contribuyó con algunos objetos que serán exhibidos en el lugar, entre los que se encuentra una rueca "que tiene cientos de años y algunos materiales textiles", indicó Blasina.

En esa área se puede ver la evolución de los tejidos "que va desde la fibra más grosera hasta las prendas ya elaboradas como alpargatas y camisas", contó.

Mate-bar.

En el patio exterior, se encuentra el área menos convencional. Hay un "jardín botánico" donde se ven desde una planta de marihuana hasta una de café, otra de yerba mate y de tabaco, además de diversos frutales nativos y una colección de varios tipos de cactus. "Además del cannabis, queremos darle importancia también a la yerba y al mate, como planta cultural del país. Por ello habrá un mate-bar, donde aquellos que asistan al museo podrán probar la típica bebida uruguaya", informó Blasina.

En el patio hay también un parrillero y una barra, con mesas y sillas, donde funcionará una cafetería que en la noche pasará a transformarse en un restaurante.

El museo funcionará a partir de las 14:00 hasta la noche, aunque Blasina dice que "reservando con anticipación, funcionará todo el día".

"Creo que es fundamental que Uruguay tome el cannabis como una herramienta de desarrollo económico. Hay montones de empresas que están interesadas en invertir en Uruguay y en tres años de aprobada la ley no se ha avanzado ni con la industria textil, ni con el cannabis medicinal, ni con ninguna otra", opinó Blasina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º