TRAGEDIA EN UN CUMPLEAÑOS

Niño murió asfixiado en un salón de fiestas infantiles

Padecía ataques de epilepsia que derivaron en la tragedia.

Un niño de 6 años de edad falleció el pasado viernes en un salón de fiestas infantiles mientras se festejaba el cumpleaños de un compañero de escuela.

El trágico hecho sucedió dentro del local de festejos, en el barrio Parque Batlle, cuando el cumpleaños ya estaba por culminar.

Un grupo de aproximadamente 30 niños se preparaba junto a los animadores del lugar para retirarse. El cumpleaños había transcurrido con total normalidad.

Los padres de los pequeños comenzaron a llegar al salón de fiestas. Retiraban a sus hijos, y luego de saludar al cumpleañero se iban, "como hacen siempre", relató un trabajador del lugar.

En determinado momento llegó hasta el salón un papá mencionando el nombre de su hijo, para que el personal responsable de los menores lo alcanzara hasta la puerta de salida.

Los jóvenes encargados de animar a los pequeños comenzaron la búsqueda por el interior del salón. Ya no quedaban muchos niños, asíque era más fácil visualizarlo e identificarlo. Al cabo de algunos minutos, mientras que los animadores gritaban el nombre del niño en todas partes, el padre del mismo comenzó a preocuparse por la situación.

El padre del niño, impaciente por la situación advirtió en ese momento que su hijo padecía ataques de epilepsia y que "era común que se escondiera cuando le venían las convulsiones", contó el dueño del salón que accedió a hablar con El País, pero con la condición de que no se divulgara públicamente su nombre.

El hecho.

Finalmente, uno de los trabajadores del lugar que momentos antes había estado jugando con el niño, comenzó a buscarlo por los alrededores de un castillo inflable, que desde hacía varios minutos se encontraba desinflado.

Fue allí que en uno de los costados del juego apareció tendido en el piso el niño que estaba siendo buscado. Quienes estaban en el lugar trataron de socorrerlo al ver que el menor no respiraba.

Los responsables del salón de fiestas llamaron a una ambulancia y a la policía, pero ya era tarde, el niño estaba muerto. "Si bien aún no se sabe con exactitud como fue el momento del fallecimiento, lo que si se sabe es que el niño murió por asfixia, ahogado por su propio vómito", indicaron a El País fuentes judiciales.

La principal hipótesis que manejan los investigadores del caso respecto al fallecimiento del niño, es que el mismo haya tenido un ataque de epilepsia escondido al costado del inflable, y que inevitablemente falleciera por asfixia.

El dueño del salón que se encontraba visiblemente mal por lo sucedido, informó a El País que desde hace 18 años trabaja "en el rubro y nunca antes había sucedido algo, fue un accidente que lamentamos mucho y estamos destruidos".

Ayer por la tarde inspectores de la Intendencia de Montevideo concurrieron al salón de fiestas a inspeccionar si contaban con las habilitaciones correspondientes. El País se comunicó con la Intendencia donde confirmaron el hecho y aseguraron que "todo estaba en perfectas condiciones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados