FALLO POLÉMICO

Niña de padre denunciado de abuso, volverá a España

Justicia uruguaya pide que no se le acerque a 500 metros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abuso infantil. Foto: Pixabay

El Tribunal de Apelaciones de Familia resolvió que una niña de cuatro años que según su madre y una serie de pericias psicológicas fue víctima de abuso sexual por parte de su padre, regrese a España, donde este reside.

En primera instancia, la Justicia ya había ordenado la restitución de la menor a su país de origen, haciendo lugar a un reclamo hecho por el padre.

El Tribunal confirmó el fallo, pero impuso al padre "la prohibición de acercamiento en un radio de 500 metros".

El fallo también señala que será la madre "quien ejercerá la tenencia provisional de su hija", e insta al "juez naturalmente competente de aquella jurisdicción", es decir de España, el "reconocimiento" del fallo de la Justicia uruguaya.

El Tribunal también advierte que no se puede concluir que existió abuso por parte del padre (también acusado de golpear a la niña y a la madre), pese a las pruebas que presentó la defensa.

"En definitiva debe señalarse que en todo el expediente no existe ningún elemento probatorio que permita considerar con cierto grado de verosimilitud la existencia de una situación de posible abuso sexual que suponga un grave riesgo para la menor, sin perjuicio de no cuestionarse la posibilidad de que exista un esquema familiar conflictivo", señala el Tribunal de Apelaciones.

La madre llegó a Uruguay en abril, como lo hacía todos los años para las vacaciones de Semana Santa. Según ella, decidió quedarse con su hija en el país con consentimiento del padre. Para demostrarlo, entregó como prueba una conversación de WhatsApp donde el padre decía que lo mejor para la niña era quedarse en Uruguay, pero la Justicia alertó que la conversación había sido "editada".

La progenitora, en tanto, también dio una gran cantidad de pruebas para demostrar que existió abuso. La madre detectó esto por primera vez en el viaje de avión, cuando su hija empezó a hacer dibujos con penes enormes. Tras esto consultó a la psicóloga infantil Laura Gandolfo, quien le confirmó que veía en la niña indicaciones de que había existido un abuso.

Uno de los episodios que se cuentan en el acta judicial ocurrió antes de que la niña llegara a Uruguay, cuando estando sola con su padre sufrió una doble fisura anal, según su declaración.

La pediatra diagnosticó, según su testimonio, que la fisura era consecuencia de estreñimiento y la mandó a su casa con una crema cicatrizante. Según la madre, a partir de ese momento, su hija empezó a orinarse en la cama y a manifestar temor por su padre.

El Tribunal advirtió que pese a que "las psicólogas privadas y la propia requerida, expresan en todo momento dos fisuras anales", en "la Historia Clínica del informe ampliatorio se confirma que es solo una". Y añade que "la psicóloga forense asegura que no existe en la niña el primer indicador de abuso, que es el relato de los hechos, a pesar de haber trabajado bastante con la niña". Sobre los dibujos, se manifiesta que "no son un indicador unívoco de abuso".

El colectivo Mujeres de Negro le reclama a las "autoridades uruguayas" que "busquen la forma de proteger" a la niña, según informó Subrayado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º