gobierno recurre a la Iglesia y al Papa para recuperar la cultura del trabajo

Murro y Sturla: trabajar más y mejor

El gobierno, a través del ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, que es ateo, recurrió a la Iglesia Católica y al Papa Francisco para instalar un debate a nivel nacional: la cultura del trabajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Murro y Sturla disertaron en un evento de ACDE. Foto: Francisco Flores

En una jornada en la que hubo paros, movilizaciones y ocupaciones, Murro y el cardenal Daniel Sturla coincidieron en enviar un mensaje a trabajadores y empresarios. Insistieron en la necesidad de que la ciudadanía recobre "una actitud honesta y productiva", "el deseo de progresar", "la capacidad de trabajar en conjunto", "el respeto por el trabajo y los derechos de los demás". Al gobierno le preocupan constantes reclamos del sector empresarial que le llegan por impuntualidad, inasistencias y falta de compromiso de los trabajadores, todo lo cual resta productividad.

El dirigente Richard Read también intentó instalar este debate en 2013, en un discurso del 1° de Mayo.

Ayer, en un evento de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) y la Fundación Konrad Adenauer, Murro y Sturla enfatizaron que Uruguay necesita mejorar la ética y calidad del trabajo.

Martín Carriquiry, presidente de ACDE dijo a El País que la cultura del trabajo "se focaliza en toda la sociedad porque significa poder desarrollar capacidades, competencias, y habilidades para que cada uno aporte lo mejor en el lugar en el que está". "Hay que agregar valor a lo que se está haciendo. Se ha perdido bastante la cultura del trabajo en Uruguay y va desde la asistencia, puntualidad hasta temas que tienen que ver con la ética en los negocios. Lo estamos tratando de recuperar y para eso lo ponemos sobre la mesa", indicó.

Murro contó cómo nació la necesidad del gobierno de trabajar en este sentido y relató que fue en agosto del año pasado cuando el presidente Tabaré Vázquez le planteó la posibilidad "de agarrar la changa" del Ministerio.

"El 2 de diciembre empezamos a trabajar en esto junto con la enseñanza pública. Porque educación y trabajo deben estar dialécticamente e íntimamente relacionados. Ese es un cambio sustantivo que debemos procesar en el país", relató Murro, y contó que se formó en la cartera un grupo asesor con 25 referentes del mundo empresarial, sindical, trabajador y académico.

El ministro puso como ejemplo su propio ministerio. "No nos han tocado tiempos fáciles en estos ocho meses, pero se ha fortalecido el equipo del Ministerio, por un equipo plural en lo político, en lo social y en lo profesional. No solo en el grupo asesor, sino que en los equipos de dirección del Ministerio hay empresarios y trabajadores, experiencia rara en el mundo, porque este es un Ministerio para empresarios y para trabajadores", insistió.

Destacó programas como "Yo estudio y trabajo" — "en diez días 22 mil jóvenes de 16 a 20 se inscribieron en el programa— y aseguró que el Poder Ejecutivo pretende que el sector privado se pliegue con un incentivo a través de la ley de empleo juvenil.

Sturla, en tanto, comentó que es necesario hablar del trabajo humano no solamente como una necesidad material sino también espiritual. "A través del trabajo el hombre se realiza sobre la tierra, es el mandato bíblico que el hombre cumple", sostuvo Sturla.

"Esto no se aprende a los 18 años, aunque sí se puede, pero generalmente hay que comenzar desde el principio, el niño pequeño, ese niño que se educa en la alegría de lo bien hecho, en el cumplir su deber", dijo.

¿QUE DICE DEL TRABAJO?


Encíclica sirvió de inspiración


El ministro de Trabajo explicó por qué el gobierno recurrió a la Iglesia y dijo que se debía a una "concordancia". "Al tiempo que lanzábamos la cultura del trabajo en Uruguay, la Iglesia Católica a través de la encíclica "Laudato Si" del Papa Francisco ponía este tema sobre la mesa. Allí el Pontífice le habla a los empresarios —"invertir en las personas para obtener un mayor rédito inmediato es muy mal negocio para la sociedad"— y a los trabajadores . "El trabajo debería ser el ámbito de este múltiple desarrollo personal, donde se ponen en juego muchas dimensiones de la vida: la creatividad, la proyección del futuro, el desarrollo de capacidades, el ejercicio de los valores, la comunicación con los demás, una actitud de adoración. Por eso, en la actual realidad social mundial, más allá de los intereses limitados de las empresas y de una cuestionable racionalidad económica, es necesario que "se siga buscando como prioridad el objetivo del acceso al trabajo por parte de todos", afirma en la carta que unió al gobierno y la Iglesia.

SABER MÁS

US$ 90 MILLONES PARA EL PLAN


El gobierno destinará US$ 90 millones para promover la cultura del trabajo y se capacitará a 2.700 personas. Al final del período, pretenden haber llegado a unas 20.000, incluidos empresarios. Pertenecerán a los sectores de construcción, turismo y trabajos del hogar donde la cartera identificó que, en esas áreas, un 5% no finalizaron la enseñanza Primaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)