HIJOS DEL RIGOR

3.800 multas a taxis y 828 a ómnibus en siete meses

Las cámaras de la IMM también aplicaron otras 200 a vehículos oficiales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las cámaras se extenderán ahora a otros barrios como el Centro. Foto: M. Bonjour

Entre enero y julio de este año, las cámaras de control vehicular de la Intendencia de Montevideo aplicaron 3.803 multas a taxis: 1.023 por cruzar o girar con luz roja y 2.780 por exceso de velocidad. A su vez, fueron confirmadas 828 multas a ómnibus: 621 por luz roja y 207 por velocidad.

Los últimos números del Centro de Gestión de la Movilidad (CGM) revelan además que 201 vehículos oficiales fueron multados, 176 de ellos por exceso de velocidad y 25 por cruzar o girar con luz roja. La primera de las infracciones tiene un costo de $ 7.940 y la segunda de $ 4.962, por lo que estas multas le costaron más de $ 1,5 millones a los contribuyentes.

En total, en el período referido de siete meses, los dispositivos electrónicos constataron 64.718 infracciones (49.501 por exceso de velocidad y 15.217 por cruces con luz roja), las que dejaron a las arcas municipales algo más de US$ 16 millones.

Esto representa tan solo el 0,09% (1 de cada 1.000) del total de vehículos registrados en todos los puntos de control (casi 72 millones), asegura la IMM.

El CGM también reportó 203 multas aplicadas a remises, 279 a vehículos de turismo y otras 20 a camionetas de traslado de escolares.

Los datos surgen de la evaluación de la primera fase del CGM, que cuenta con 196 controladores de semáforos centralizables, 53 cámaras de video para circuito cerrado de TV, 180 cámaras de conteo vehicular, 35 sensores inalámbricos, 4 paneles de mensajería variable y 31 puntos de control de velocidad y luz roja (los que multan).

Ya está confirmada la segunda fase del programa (que se prevé culmine a fines del año que viene), en la que se incorporarán unos 200 cruces semaforizados al CGM. La fase 2 implicará la ampliación y cobertura de equipos a lugares como el Centro, la avenida General Flores, Agraciada y Carlos María Ramírez.

Las buenas noticias.

Durante la presentación de las últimas cifras del CGM, se reiteraron algunos números alentadores: comparando 2017 con el promedio de 2013-2015, para las tres principales arterias monitoreadas en conjunto (Rambla, Rivera y Avenida Italia), hubo una disminución del 67% de los siniestros graves y fatales. Mientras tanto, en el resto del departamento la disminución fue del 19%.

Montevideo concentra el 50% de la población del país, pero solo el 21% de los fallecidos por siniestros de tránsito a nivel nacional.

Otros resultados.

Según los datos que maneja la Intendencia, la planificación de ingeniería de tránsito aplicada está logrando, en general, el objetivo de ordenamiento de los flujos circulatorios, lo cual se demuestra en los análisis de campo que se vienen realizando.

El director del CGM, Boris Goloubintseff, explicó que se viene logrando una circulación más fluida y homogénea como consecuencia de la programación semafórica, "debido a lo cual se redujo el número de paradas y el tiempo en ellas, con menos diferencias relativas de velocidad entre vehículos, lo cual también genera comportamientos predecibles para todos los actores del tránsito influyendo en la seguridad vial". Esto explicaría, en parte, el descenso de la siniestralidad.

Impacto ambiental.

De acuerdo a la evaluación que hace la Intendencia, estos cambios en la modalidad de desplazamiento también están produciendo beneficios medioambientales y económicos.

Un informe elaborado por los técnicos municipales señala que "de acuerdo a las condiciones de ocupación de vehículos particulares y transporte colectivo (medidas en cantidad de personas que se desplazan en cada medio), se produce un beneficio global de $ 0,482 por pasajero-kilómetro". Es decir, por cada pasajero en cualquier medio de transporte que se desplace por cada kilómetro que realiza, ahorra $ 0,5.

"Mientras que en relación a las emisiones de CO2 los resultados obtenidos indican una reducción de las emisiones de unos 21 gramos de CO2 por pasajero-kilómetro; y en relación a las emisiones de NOx (gases que contienen nitrógeno y oxígeno) se redujo de 2,10 a 1,58 gramos por pasajero-kilómetro", agrega el informe del CGM.

DE ENERO A JULIO.

Más de US$ 16 millones dejaron las infracciones.

En total, entre enero y julio, los dispositivos electrónicos de la Intendencia aplicaron 64.718 multas: 49.501 por exceso de velocidad y 15.217 por cruces con luz roja. El ingreso para las arcas municipales fue de algo más de US$ 16 millones.

Las infracciones por exceso de velocidad fueron por US$ 13.553.032 y tuvieron su pico máximo en abril, cuando se aplicaron 13.209 multas, coincidiendo con que en ese mes se agregaron nuevos puntos de fiscalización en la rambla y Motivos de Proteo (bajada de Coimbra) y en Millán y Cisplatina. El mes en el que se colocaron menos multas por esta infracción fue julio, con 4.206.

Con respecto a los cruces y giros con luz roja, fueron 15.217 las multas aplicadas en los siete meses medidos, las que dejaron ingresos por US$ 2.603.681.

Estos montos ya revelan que la Intendencia está recaudando más de lo previsto con las cámaras, a juzgar por lo recientemente explicado por las autoridades municipales en la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Junta Departamental.

En días pasados, el director de Recursos Financieros de la Intendencia, Juan Voelker, anticipó en la Junta una mayor recaudación durante el ejercicio 2017-2018, entre otras cosas por un aumento en los ingresos de Patente y multas de tránsito aplicadas con cámaras.

Voelker dijo que la variación real de la Patente entre el Presupuesto 2017 y el de 2018 refleja un incremento de 3,4%. Y que "una gran parte" del aumento en el rubro "Ingresos Vehiculares" corresponderá a infracciones del Centro de Gestión de la Movilidad, que estimó dejarían $ 393 millones (unos US$ 13,5 millones).

Pero las últimas cifras del CGM indican que este monto ya fue ampliamente superado.

Como diera cuenta El País, el Balance de Ejecución Presupuestal que se encuentra a estudio de la Junta Departamental, revela que ingresaron a las arcas de la Intendencia casi US$ 14 millones por multas en 2016 (US$ 2.800.000 más de lo que esperaba recaudar), la cifra es la más alta en los últimos diez años. Cuando se conozca en junio de 2018 el próximo Balance de Ejecución Presupuestal de la IMM, la cifra será muy superior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º