El presidente ya conversó con Vázquez del tema; se requiere una ley

Mujica quiere estirar otro año las tratativas con Aratirí

Cuando parecía que el proyecto de la minera Aratirí para extraer hierro en el este del país se diluía, sorprendentemente el presidente José Mujica dejó claro que el gobierno no se da por vencido y anunció que presentará un proyecto de ley para extender, quizás por un año, el plazo para negociar un contrato con la compañía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ambientalistas advierten que se votará ley "con nombre y apellido".

La ley de minería de gran porte (19.126) estableció que el próximo 28 de febrero vence ese plazo.

Mujica dijo en declaraciones a radio El Espectador que "necesitamos más información de carácter científico" y aseguró que ya conversó del asunto con el presidente electo, Tabaré Vázquez. "Se necesita ley para eso. (...) Si no lo podemos solventar en un mes o dos, démonos un año y hagamos las cosas lo mejor posible", dijo el mandatario. El presidente no abundó respecto a cuáles son los puntos en negociación e hizo una referencia breve la posibilidad de "un reclamo" de la empresa y a que la ley prevé que el Estado puede acceder a la información geológica que haya conseguido con las investigaciones que realizó en los últimos años. El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, y el subsecretario Edgardo Ortuño, no respondieron a los llamados de El País para obtener sus explicaciones.

El artículo 37 de la ley de Actividad Minera de Gran Porte establece que en caso de que no se otorgue la concesión o que no se alcance un acuerdo respecto al contrato "el Estado uruguayo tendrá la preferencia de compra de los datos contenidos en el proyecto, incluso aquellos declarados reservados o confidenciales, y en general de aquellos datos relevantes respecto a la comprobación de la existencia del yacimiento, sus características, volumen, calidad y evaluación económica". Determina que tendrá un plazo de ciento ochenta días para hacer uso de este derecho de preferencia, período en el cual el titular del proyecto (en este caso Aratirí) mantendrá todos los derechos que formaban parte del título de exploración. La empresa aduce haber invertido en exploración US$ 200 millones aunque los ambientalistas que se le oponen dicen que la cifra real ronda los US$ 60 millones.

Ese podría ser el cangrejo debajo de la piedra. Quizás el gobierno y Zamin Ferrous (titular de Aratirí) estén negociando las condiciones del traspaso de la información o tal vez estén esperando a que se revierta la tendencia a la baja en el hierro que el año pasado fue el "commodity" que tuvo la peor performance en el mercado mundial con un retroceso acumulado del 48%.

En el papel, Aratirí planeaba exportar 18 millones de toneladas anuales durante dos décadas y esperaba emplear 1480 personas de las cuales 1200 trabajarían en los cinco yacimientos de los cuales extraería hierro. La empresa bajó drásticamente su estimación de reservas que redujo de 2.500 millones de toneladas a solamente 764 millones. 369 millones de toneladas se encontrarían en el yacimiento Las Palmas, 192 en Uría, 83 en Mulero, 65 en Morochos y 55 en Maidana.

Por ahora, la realidad está muy lejos de las estimaciones de Aratirí porque hay 90 empleados de la firma en el seguro de paro y solamente 5 realizan tareas de mantenimiento en la zona de Valentines. La "ley" (nivel de concentración) del hierro en el mineral de la zona es relativamente bajo: 28% en promedio con un máximo de 32%. Esto implica que los costos de extraerlo son muy altos y esto supone que estos tipos de yacimientos, en momentos de cotización deprimida del hierro como el actual, no resulten rentables.

Francisco da Silva, dirigente del sindicato de Aratirí, dijo a El País que la actividad en la zona de Valentines de Zamin Ferrous es nula y que la empresa no le ha dado a los trabajadores ninguna señal de cuáles son sus planes más allá de que les prometió mantener con ellos una reunión a la brevedad. Los trabajadores tienen seguro de paro hasta junio de 2015.

Nombre y apellido

Los ambientalistas que se oponen a la minería metalífera a cielo abierto reaccionaron enojados ante la posibilidad de que el gobierno extienda las conversaciones con Zamin Ferrou. Víctor Bachetta, uno de los referentes del movimiento Uruguay Libre, dijo a El País que "si antes decíamos que la ley de minería de gran porte tenía nombre y apellido esto es todavía más que eso".

Para Bachetta, la empresa ya brindó amplia información técnica y científica y esa no parece ser una razón para que las conversaciones se extiendan durante un año más.

A esta altura, según Bachetta, el proyecto de Aratirí solamente sería rentable con algún tipo de subsidio estatal ya que la tonelada de hierro ronda los US$ 70 en los mercados internacionales y la empresa ha señalado que requiere un "piso" de entre US$ 90 y US$ 100 para que su proyecto sea rentable.

Situación en Brasil

Zamin Ferrous, fundada por el magnate indio Pramod Agarwal, tiene intereses mineros en Brasil pero están envueltos en problemas.

En 2013 le compró a la empresa Anglo American una mina en el estado brasileño de Amapá por US$ 130 millones pero ahora la acosan allí los problemas laborales. El diario "O Globo" publicó el sábado que 500 de sus empleados allí no cobraron sus salarios en los dos últimos meses. En marzo de 2013, cuando Anglo American era dueña del yacimiento, la terminal portuaria donde se cargaba el hierro fue afectada por un deslizamiento de tierra que arrastró camiones y grúas y causó 6 muertos. Zamin reconoció el retraso en las obras de reconstrucción que afectan su capacidad de generar ingresos.

Medidas contra la minería en lavalleja

La Junta Departamental de Lavalleja votará hoy incorporar a las directrices departamentales de ordenamiento territorial del departamento la prohibición de la minería metalífera a cielo abierto y la prohibición de sustancias tóxicas en las actividades extractivas, adelantó a El País la senadora nacionalista electa, Carol Aviaga. La dirigente blanca mencionó que preocupa un proyecto de extracción de oro en la cuenca del Cebollatí, cuyo accionista mayoritario es la compañía canadiense B2Gold con intereses en Colombia y Nicaragua.

El mercado mundial hace dudar del proyecto

La fuerte caída de los precios del hierro —utilizado para fabricar acero— tiene mucho que ver con la caída en la demanda de China. Este país produce casi tanto acero como el resto del mundo. Los tres grandes del sector (Vale, Rio Tinto y BHP Billiton) han invertido más de US$ 100.000 millones en nuevos proyectos desde 2011 con la intención de "ahogar" a los productores más pequeños, a través del incremento de la oferta. El mercado llegó a una situación en la que la oferta superaba la demanda ampliamente a mediados de 2014. Docenas de empresas productoras consideradas marginales cesaron su actividad el año pasado.

Las perspectivas para este año del hierro no son buenas como tampoco lo son para el conjunto de los "commodities" debido a la desaceleración de la economía mundial.

La del año pasado fue la mayor caída del hierro en cinco años aunque el banco de inversiones Morgan Stanley cree que lo peor quedó atrás porque no se repetiría el fuerte incremento de la oferta australiana. Sin embargo, otros analistas como Roubini Global Economics y Citigroup creen que podría descender por debajo de los US$ 60 en 2015, lo que aceleraría el cierre de aquellas minas con altos costos. Precisamente, minas de altos costos son las cinco que Aratirí planea explotar y que fueron descartadas por actores de primera línea del mercado que analizaron su viabilidad.

El presidente ejecutivo de la brasileña Vale, Murilo Ferreira, consideró que los precios volverán a ubicarse entre US$ 85 y US$ 90 la tonelada de hierro a medida que las minas más "caras" comienzan a cerrar. Pero el Departamento de Industria de Australia, el principal exportador mundial, espera que se ubique en US$ 63. Obviamente, el hierro embarcado de Australia a China paga un flete mucho más barato del que debería pagar el uruguayo al país asiático.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)