rivera

Una mujer y un hombre a la cárcel por explotación sexual de menores

Una de las procesadas es la madre de las tres jóvenes involucradas que las explotaba sexualmentedesde hace por lo menos cuatro años.

Varias personas declararon ante la jueza Noelia Sánchez y la Fiscal Patricia Sosa, por presuntas responsabilidades en explotación sexual infantil y luego de las actuaciones correspondientes y una vez finalizada la Instancia Judicial, el Magistrado Actuante dispuso el procesamiento con prisión para un hombre y una mujer.

Esta última fue acusada de actuar como proxeneta de sus tres hijas, desde que la menor de ellas tenía 13 años. Se trata de una familia de muy precaria situación económico social.

Entre los elementos aportados a modo de prueba figuran testimonios de las víctimas, especialmente dos de ellas, mayores de edad, que en sede policial y penal brindaron detalles del “modus operandi” de su progenitora.

Uno de los detenidos es un conocido empresario. Esta persona (hace varios años) fue indagada por un episodio de similares características. En aquella ocasión, la investigación estuvo a cargo del entonces juez Federico Álvarez Petraglia. En esa oportunidad, se vinculó al indagado con un adolescente que residía en el Hogar de Varones del INAU.

Los otros dos detenidos son otro cliente y el dueño de un hotel de alta rotatividad.

La operación denominada "hortaliza" estuvo a cargo de la División Trata y Tráfico de personas de la Dirección de Investigaciones.

El nombre de esta investigación se debe a que la principal sospechosa, la madre de tres adolescentes que hoy tienen entre 17 y 20 años, se dedica a la venta de frutas y verduras en uno de los barrios de ésta ciudad.

La mujer aparentemente prostituye a sus hijas desde hace más de cuatro años. Dos de las víctimas son, ahora, mayores de edad.


Otras investigaciones.

Desde su creación en agosto de 2013, la División Trata y Tráfico de Personas y ha realizado varias investigaciones logrando, en el primer año de actuación, el procesamiento de una veintena de personas.

Los investigadores, han puesto a disposición de la justicia a casi un centenar de personas, pero debido a la falta de pruebas contundentes, la mayoría de ellas recuperaron la libertad.

En los primeros días del pasado mes de marzo una decena de personas declararon ante la Justicia a raíz de la denuncia formulada por una menor de 15 años que acusó a su madre de prostituirla y a su padre de abusar sexualmente de ella. La progenitora fue detenida en la ciudad de Rivera; el padre fue detenido en Montevideo, siendo trasladado al Norte del territorio nacional.

La indagatoria está a cargo de la jueza subrogante Noelia Sánchez y de la fiscal Patricia Sosa.

La operación denominada “Dulce Espera” estuvo a cargo de la Dirección de Investigaciones, por intermedio de la División Trata y Tráfico de Personas, comenzó cuando la menor, a instancias de la familia que la protege, presentó la denuncia respectiva.

El padre fue procesado, y la madre recuperó la libertad  porque legalmente no se pudo probar que se tratara de la madre biológica de la adolescente, ya que nunca la registró.

La menor dijo que la madre entregaba a sus clientes en la puerta de un hotel de alta rotatividad, y esperaba que saliera. Luego de cobrar la cifra pactada, abandonaba el lugar junto a la víctima.

Al cabo de la instancia judicial correspondiente el magistrado de turno dispuso el procesamiento sin prisión del padre “por la presunta comisión de un delito continuado de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad”. El hombre de 37 años, a modo de medidas sustitutivas deberá presentarse y permanecer en la seccional policial más cercana a su jurisdicción cuatro horas diarias de viernes a domingos, por el plazo de seis meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados