PROBLEMAS DE CONVIVENCIA EN EL AGUA

Muerte de un joven en el río indigna a Santiago Vázquez

Remero de 17 años falleció atropellado por una moto. Hay dos heridos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía y Prefectura no se ponen de acuerdo por "orden" en el Santa Lucía. Foto: M. Bonjour

La muerte de un remero de 17 años en la localidad de Santiago Váz-quez, a raíz de un accidente ocurrido en el río Santa Lucía, indignó a vecinos, compañeros, amigos y familiares del menor.

Mathías Monteverdi se encontraba junto a tres compañeros de equipo del Club Alemán de Remo practicando sobre el Río Santa Lucía, sobre lo que denominan "la pista oficial". Se trata de un tramo de dos kilómetros de largo, donde nace el río, al costado de la Avenida de los Deportes.

Ya habían pasado las 19:00 horas del jueves, y los cuatro jóvenes remeros de entre 16 y 18 años estaban sobre la embarcación, preparándose para salir a entrenar. "Competían representando a Uruguay, estaban todos federados", aseguró Ismael, el entrenador de los chicos.

Unos minutos después, los deportistas salieron desde el Club Alemán y se dirigieron, lentamente, hasta el canal de agua que se encuentra a unos pocos metros de allí. El ruido de algunos motores en el agua se percibía desde lejos.

Ismael, ya sabiendo de qué se trataba, se adelantó a los hechos: "Les hice seña, eran tres motos de agua, les dije que ahí no se podía andar porque los gurises estaban practicando, pero no me dieron corte y siguieron en la de ellos; iban y venían a toda velocidad, jugando carreras".

Los tres hombres en las motos de agua ya habían estado el miércoles en ese lugar, a la misma hora. Según informó un residente de la zona que habló con los hombres, "estaban practicando para una carrera de motos de agua que se iba a jugar este fin de semana en Atlántida".

Las motos de agua iban y venían a gran velocidad, de un lado al otro por el canal. Formaban olas, y las mismas terminaban dentro de los botes de los remeros, "con el peligro que eso implica, porque se te mete agua a la embarcación y se puede dar vuelta ¡Es un peligro!", advierte enfurecido Basilio, directivo del Club Alemán.

El reloj todavía no marcaba las 19:30 cuando uno de los tripulantes de las motos, de 32 años, llegó muy nervioso hasta orillas del muelle donde desembarcan los deportistas. "¡Choqué el bote y uno de los chiquilines desapareció en el agua!", le dijo el piloto a Ismael.

En cuestión de segundos la locura se apoderó de todos: profesores, compañeros, vecinos y pescadores de la zona.

Caos.

Todos los que se encontraban en el lugar fueron en búsqueda de los cuatro deportistas. Basilio en una de las embarcaciones salió con Ismael, mientras que el conductor de la moto fue a dar aviso a la base de Prefectura que se encuentra a menos de dos cuadras de distancia.

Un gomón de la Armada junto a cuatro efectivos también fueron en búsqueda de los muchachos. El piloto de la moto de agua se quedó en tierra, y minutos después fue retenido por la Policía en la Seccional 20ª.

La imagen era desoladora: el bote estaba partido en uno de sus extremos, justamente donde iba sentado remando Mathías.

Otro de los remeros estuvo algunos segundos flotando, inconsciente, hasta que un compañero, el único que resulto ileso, lo rescató. La segunda moto que se encontraba circulando por el lugar se llevó a dos de los remeros, mientras que uno se quedó para buscar a Mathías, que al cabo de algunos minutos seguía sin aparecer.

Sin vida.

Prefectura comenzó la búsqueda del joven y con el paso de los minutos los pesqueros de la zona llegaron hasta el lugar para ayudar.

"Desde el principio les dijimos de tirar una red para poder rescatarlo rápidamente, pero los de Prefectura nos dijeron que no y siguieron trabajando como quisieron", informó Basilio a El País.

Comenzaron a pasar las horas, y la desesperación ya se había apoderado del pequeño pueblo, Santiago Vázquez.

En determinado momento de la noche, los rescatistas optaron por no seguir la búsqueda "porque la luz del sol ya no estaba, y siempre es preferible retomar a primera hora del otro día", aseguró a los medios de comunicación el vocero de la Armada, Gastón Jaunsolo.

Finalmente, sobre las 23:30 horas, el grupo de pescadores que se había congregado en el lugar y siguió adelante con la búsqueda pudo recuperar el cuerpo de Mathías Monteverdi con la ayuda de redes de pesca.

En Santiago Vázquez todo era indignación por un accidente que —aseguran— se podría haber evitado y que dejó como saldo un muerto y dos heridos.

"Nunca más"

Un grupo de vecinos de la localidad de Santiago Vázquez informó a El País que "esto no puede pasar nunca más". Es que pese a la advertencia de los residentes sobre las motos de agua a alta velocidad, "ellos seguían pasando y hacían lo que querían porque nadie les decía nada", informó una vecina de la zona.

Según Basilio, directivo del Club Alemán de Remo, "ni Prefectura, ni la Policía se hacen cargo de ese problema, llamás a uno y te dicen que llamés a otro, se pasan la pelota entre ellos". Los pescadores coincidieron con estas afirmaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados