TRASLADOS DE FERIAS

La mudanza dejó menos espacio a feriantes de Punta Carretas

Reclaman a la IMM poder establecer los puestos en veredas..

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A Luis de la Torre se trasladó ayer feria que estaba en Montero y Williman. Foto: D.Borrelli

Se concretó en Punta Carretas la mudanza de una feria que hasta la semana pasada estuvo emplazada en el entorno de las calles Montero y Williman.

El traslado impuesto por la Intendencia de Montevideo hacia Luis de la Torre, desde Bulevar Artigas hasta Joaquín Nuñez, terminó efectuándose a pesar de un informe contrario de la Inspección de la propia comuna, que entre otras razones anunciaba la falta de espacio para establecer los puestos de frutas y verduras, quesos, pollos y pescado a lo largo de cien metros, cuando antes ocupaban unos doscientos metros.

Entre los feriantes consultados ayer por El País hubo coincidencia en relación a la disminución de la superficie ocupada por las tolderías como el que queda para el pasaje de los clientes. Pero también buen ánimo y esperanza, a pesar de que algunos ven a una Intendencia poco permisiva.

Por lo declarado a El País, los feriantes están en puja porque no los dejan armar las estructuras de caños y lonas arriba de las veredas. Eso hace que todo quede más compacto, con menos espacio para el andar de la gente y la buena exhibición de la mercadería.

Los feriantes pretenden que en breve la IMM los autorice a ubicarse encima de las veredas, alineados entre los árboles y dejando libre un metro y medio desde las paredes de las fachadas de viviendas o edificios. Dicen que eso permitirá que los vecinos caminen y les dará más seguridad para trabajar al reducir la posibilidad de ser sorprendidos por ladrones.

Entre otros contratiempos, más de un feriante expresó la dificultad de estacionamiento. No pocos deben descargar cerca de las 5:30 horas en Luis de la Torre y conducir los camiones hasta Bulevar Artigas para volver a buscarlos al fin de la jornada, sobre las 15:00, con maniobras marcha atrás.

Aunque es difícil establecer un balance en el primer día de la nueva feria, algunos comerciantes confiesan que perdieron los clientes de mayor edad, por las dificultades para cruzar la calle Joaquín Nuñez, muy transitada por ómnibus. Pero esperan ganar un nuevo público, procedente de Bulevar Artigas y los edificios situados hacia el club de golf.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)