Cerca de 50.000 motos; el 25% con escape libre

Motos convierten a Melo en la "capital del ruido"

Un fenómeno que las autoridades no pueden solucionar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La administración de Botana destruyó más de un millar de caños de escape. Foto: N. Araújo

La contaminacion sonora producida por las motos toma cada vez más fuerza en Melo, donde el exceso de ruido se ha tornado en una moda incontrolable. El jefe de Policía de Cerro Largo, José Olivera, advierte que la Intendencia aplica pocas multas.

"Vamos a pedirle al intendente Sergio Botana que comience a aplicar más multas y si fiscalizamos de forma coordinada entre la Policía y la Intendencia, podremos sancionarlos por circular con escape libre; además, se aplicarían multas por circular sin casco y sin el seguro obligatorio".

Olivera dejó en claro que no quiere enfrentarse a la comuna ni al intendente, aunque por el momento la comuna es la única que puede aplicar multas, dado que la Brigada de Tránsito del Ministerio del Interior todavía no está en condiciones de hacerlo.

Sin diálogo.

Sentarse en el centro de Melo en alguno de los restaurantes a cenar, almorzar o tomar un café, se puede; pero dialogar con el interlocutor es imposible. Cada diez motos que circulan por el centro, cuatro lo hacen con el caño de escape libre y cuando se detienen, por ejemplo ante un semáforo, aceleran con el embrague presionado para acentuar el estridente sonido.

Pese a los controles, el escape libre en las motos sigue provocando una contaminación sonora casi imposible de frenar. Incluso ha habido funcionarios lesionados y atropellados en un control en el centro de Melo a mediados de febrero.

La reciente Brigada de Inspectores de Tránsito de la Policía (que son solo tres), solicitó apoyo de los funcionarios municipales para aplicar multas, ya que aún no está en condiciones de hacerlo por sí misma.

El jefe de Policía confirmó que se está fiscalizando más el tema de la velocidad y el alcohol, pero el ruido parece no tener fin. "El trabajo se torna muy complicado por la cantidad de motos que hay", dijo Olivera.

El Director de Tránsito informó que hay cerca de 50.000 motos en la ciudad.

"La calle Tucumán entre Vieira y Miguel Barreiro es la nueva motopista de los que quieren demostrar su hombría con la velocidad y juegan a ver quién hace más ruido", dijo el vecino Leo Amaro Da Silveira.

Vecinos que residen en distintas calles de Melo señalan el problema. "Ya ni podemos dormir", sostuvo Gustavo González, que vive en los apartamentos de INVE de la calle Miguel Barreiro.

El País pudo constatar, en un control callejero, que motociclistas de todas las edades advierten la presencia de los efectivos y giran en "U", evadiendo los controles, o bien se bajan de la moto y se sientan en el cordón de la vereda a esperar.

Destruyen 1.200 caños de escape.

Durante la anterior administración municipal se destruyeron más de mil caños de escape adulterados. El ex director de Tránsito de la Intendencia, Washington Barreto, presenció la destrucción de unos 1.200 caños de escape requisados durante los últimos 5 años de la anterior gestión de Sergio Botana. Pero el problema continúa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados