TRÁFICO DE DROGAS Y DE ANIMALES

Monos, tucanes y leones en casas de narcos uruguayos

“Capos” de la droga emulan caprichos del Chapo Guzmán y Pablo Escobar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pajareras enormes con variedad de aves de contrabando. Foto: AFP

El jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, tenía un zoológico con 1.500 especies de animales, entre los que se destacaban tigres, elefantes, jirafas e hipopótamos.

Al narco mexicano Archivaldo Guzmán Loera, apodado El Chapo Guzmán, le encantaban los tigres. Pero también hacía ostentación de leones y osos.

A una escala menor, los narcos uruguayos también tienen predilección por los animales exóticos. En enero de este año, investigadores de la Zona III realizaron un allanamiento en la finca de un narcotraficante ubicada en Osvaldo Cruz y Smidel (Hipódromo de Maroñas).

Grande fue la sorpresa de los policías al encontrar un extraño ejemplar de mono tití supuestamente ingresado de contrabando a Uruguay.

El animal se dejó agarrar por uno de los policías. Al final del operativo, fue acomodado en la parte trasera de un móvil policial rodeado de chalecos antibalas usados por los agentes en el allanamiento.

Según fuentes del caso, por orden judicial, la mona (se trataba de una hembra) fue derivada a un zoológico público.

El director del Parque Lecocq, Eduardo Tavares, dijo a El País que normalmente los decomisos de animales efectuados por el Poder Judicial son enviados a ese zoológico, a entidades del interior del país o a la Reserva de Flora y Fauna Doctor Tálice. "Ha habido incautaciones de animales con cierta frecuencia. Algunos de los ejemplares habían sido ingresados al país en forma ilegal. El destino de los mismos lo decide el juez del caso", dijo Tavares. Enseguida agregó: "Se trata de algo habitual. Todos los años llega aquí algún animal fruto de decomisos".

Tavares señaló que "puede ser" que un mono sea incautado en la casa de un narco, ya que el tráfico de drogas y de armas "está relacionado" con la comercialización ilegal de animales exóticos.

Otros narcos uruguayos también han mostrado afición a los animales exóticos. Años atrás, efectivos de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas (Dgrtid) comandados por el ex director Nacional de Policía, Julio Guarteche, ingresaron a una casa en un barrio periférico de Montevideo. Los efectivos se desplegaron armados con subfusiles de gran poder de fuego, chalecos antibalas y pasamontañas. El living de la vivienda era enorme. En el centro había una enorme pajarera de cristal donde el narco tenía tucanes, papagayos, urracas azules y otros pájaros brasileños. "La pajarera era como un adorno", destacó un ex jerarca de la Dirección de la Dgrtid.

En otra operación contra el tráfico de cocaína y marihuana, realizada en 2009, los policías de esa repartición ingresaron a una vivienda ubicada en el balneario La Floresta.

La casa también tenía una enorme pajarera donde había urracas, cardenales y mirlos. También encontraron monos pequeños, dijo un ex jerarca de esta repartición policial.

Después de capturar al traficante, los policías dejaron en libertad a todas las aves.

El dueño de la vivienda tenía como fachada una empresa de camiones con zorra y acostumbraba a traer carga desde Paraguay, donde ocultaba la droga.

Según las fuentes, la mayoría de los narcos vive en los mismos barrios donde nacieron y no hacen ostentación de sus lujos. Para ello, agregaron, construyen muros altos que les brindan suficiente intimidad.

Un comerciante de Las Acacias recordó que un narco conocido como "el Pelado" compró una leona y se la regaló a su hija que cumplía 15 años.

El traficante le recortó las uñas al animal y la ataba, de día, a una higuera. Por las noches, la encerraba en una pieza con rejas.

La leona desapareció después de un allanamiento realizado en la casa del "Pelado".

Lujos acuáticos.

En diferentes allanamientos realizados en los últimos siete años, la Policía incautó motos de agua de gran potencia, lanchas con dos motores y cruceros con varios camarotes y aire acondicionado.

Por las películas y novelas mejicanas, los lectores saben que a los narcos les gusta desplazarse en autos veloces y de marca. La Policía incautó autos BMW, Mercedes Benz y Audi, entre otras marcas de alta gama. También fueron decomisadas y rematadas motos Honda, Kawasaki, Ducatti de elevadas cilindradas.

A los traficantes uruguayos les gusta disfrutar de sus riquezas "en la intimidad" de sus hogares, consignaron fuentes que intervinieron en algunos de los operativos.

Hace 10 años, cuando los televisores de 50 pulgadas no se habían masificado, los investigadores los encontraban en las casas de narcos en cada allanamiento. También les sorprendía ver las cocinas gigantescas y las heladeras de dos puertas que producían y descargaban cubitos de hielo por un dispositivo.

Al llegar a los baños de las residencias de los traficantes, los policías quedaban boquiabiertos por el lujo de las griferías, las cerámicas usadas en pisos y paredes y el tamaño de los jacuzzi.

Desde buques hasta avionetas.

En 2015 la Junta Nacional de Drogas remató bienes incautados al narcotráfico valuados en millones de dólares. Uno de los principales bienes subastados en esa oportunidad fue el buque pesquero "Perbes" que fue decomisado en diciembre del año 2013.

Entre 2010 y 2015, se efectuaron 17 remates de bienes de narcos. El monto percibido superó los US$ 2 millones. En 2015 se subastaron 15 inmuebles y 40 vehículos decomisados en el marco del combate a las actividades ilícitas. Avionetas (entre ellas, dos aeronaves Cessna), autos de alta gama, camionetas, inmuebles, joyas, lanchas, motos y otros artículos han sido rematados a partir de las incautaciones, destacó un responsable del Fondo de Bienes Decomisados.

El enorme zoológico de Pablo Escobar.

La Hacienda Nápoles, en Antioquía (Colombia), tenía 20 lagos artificiales, una plaza de toros en la que cantaban artistas famosos, una pista aérea de la que despegaban aviones cargados de cocaína, dinosaurios de hierro y hormigón para divertir a su hija, y el mayor zoológico de América Latina, con más de 1.500 especies.

La plaza de toros se mantiene en pie con sus gradas circulares con capacidad para 1.500 espectadores sentados. Ahí se solían hacer las fiestas fastuosas del cártel de Medellín con artistas famosos contratados por el propio Escobar. Se dice que en ese escenario cantó el mexicano Vicente Fernández, entre otros artistas latinoamericanos de renombre, consignó La Gaceta de Colombia.

En un principio, los hipopótamos ingresados por Escobar fueron cuatro. Se reprodujeron y hoy ya nadie sabe cuántos son. Algunos de ellos escaparon de la vieja finca del capo narco y deambulan sin control por las zonas rurales de Antioquía.

El tucán, la vedette de las aves exóticas.

La desaparición de un tucán en Villa Dolores y la incautación de 364 jilgueros en cautiverio que eran transportados en la bodega de un ómnibus hace cuatro años, revelaron que el comercio ilegal de aves levanta vuelo en el país.

El tráfico ilegal de aves ha involucrado a varios uruguayos en los últimos cinco meses. Hubo indagados, detenidos y procesados en Colón, Porto Alegre y Montevideo. Los tucanes están entre las vedettes que motivaron algunas investigaciones.

Al promediar este año, en Porto Alegre, la policía brasileña detuvo un vehículo con matrícula local, conducido por un ciudadano uruguayo que transportaba 500 aves en forma ilegal. El procedimiento, articulado con la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado y Delitos Complejos de nuestro país, derivó en un allanamiento al domicilio del chofer detenido. Luego éste fue procesado sin prisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados