SOLUCIÓN CONTABLE

El Ministerio de Economía perdonará deuda de Ancap

Es por US$ 750 millones y servirán para capitalizar a la empresa pública.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para aprobar la capitalización al gobierno le alcanza con los votos del FA. Foto: F. Ponzetto.

El Poder Ejecutivo enviará un proyecto de ley al Parlamento para condonar la deuda que Ancap mantiene con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y de esa manera, capitalizar la empresa. Esa deuda es por los préstamos que salieron de la Tesorería para que Ancap pagara la deuda que mantenía con Pdvsa por compras de petróleo.

El Ministerio de Economía prestó US$ 784,3 millones a Ancap en dos oportunidades: US$ 517,4 millones en 2013 y US$ 267 millones en 2015. En ambos casos la deuda con Pdvsa era mayor pero al cancelarla antes que venciera, Ancap hizo una ganancia financiera. A cambio, Ancap generó una deuda en Unidades Indexadas a la inflación con el Ministerio de Economía que hoy representa unos US$ 750 millones, dijeron a El País fuentes oficiales. La deuda con el MEF es a 10 años de plazo.

De aprobarse el proyecto de ley que enviará el Ejecutivo, la deuda (el pasivo) de Ancap bajará en esos US$ 750 millones. Al reducir el endeudamiento aumenta el patrimonio neto de la empresa en esa magnitud (siempre que se mantengan los activos), lo que es una forma de capitalización.

El director del Partido Nacional en Ancap, Diego Labat había considerado que la empresa debería recibir entre US$ 700 millones y US$ 800 millones como "piso" de capitalización, e incluso podría llegar a US$ 1.000 millones.

Ancap tiene hoy un endeudamiento por US$ 2.200 millones. Asimismo su patrimonio cerró el año pasado en torno a los US$ 400 millones y se estima que se reduciría a la mitad este año de no concretarse la operación.

El Banco Hipotecario (BHU) es el antecedente más notorio que cuenta el gobierno de capitalización sin inyectar dinero. La misma se definió por US$ 250 millones en 2007 acompañada de una reestructura que llevó a que los pasivos del Hipotecario sean transferidos al Ministerio de Economía y los activos del banco a fideicomisos administrados por la Agencia Nacional de Vivien- da cuyo beneficiario sería Economía.

La operación que se deberá realizar ahora incomoda al gobierno no solo porque la gestión que llevó a la situación crítica de la empresa tuvo como presidente al actual vicepresidente, Raúl Sendic, sino porque los resultados han generado divisiones dentro del Frente Amplio y la capitalización implica un monto equivalente a casi dos veces lo que se aumentó el gasto en el Presupuesto.

Gestión.

De todas maneras, en el gobierno consideran que más allá de la operación de capitalización que se concrete, es crucial que la empresa adopte un cambio en su gestión más allá de sanear sus finanzas.

El Ministerio de Economía está trabajando con Ancap para estirar los plazos de la deuda del ente (casi un tercio vencía en menos de un año a fin del año pasado) e intentar desdolarizarla. Con la condonación de deuda, el 100% de la deuda de Ancap quedaría en moneda extranjera.

Años atrás se habló de la posibilidad de que Ancap realizara una emisión de deuda internacional por US$ 500 millones que quedó totalmente descartada. Entre otras cosas por la mala calificación de deuda que tiene el ente, lo que hubiera implicado salir al mercado internacional y no obtener fondeo o conseguirlo a una tasa muy alta. En julio de este año, la calificadora de riesgo Moodys le rebajó de Ba2 a B1 la nota a Ancap (ambas dentro del grado especulativo, cuando Uruguay ostenta grado inversor).

Según había dicho en el Parlamento Hubert Arbildi, gerente de Servicios Compartidos de Ancap, la empresa "se encuentra abocada a la solicitud de una operación bilateral o multilateral para cambiar la deuda de corto plazo a mediano o largo plazo, con diversificación de la moneda en la que quedaría endeudada. La operación permitiría pasar deudas en dólares a deudas en pesos o unidades indexadas".

También "se busca reperfilar la deuda de corto plazo, pasando de plazos menores de un año a plazos de cinco a 10 años, así como reducir la dolarización de pasivos y el endeudamiento. La estrategia de la empresa es igual a la del soberano, es decir, pasar dólares a pesos a tasa nominal, como primera opción, dólares a UI como segunda opción, y por último, dólares a tasa fija", especificó. Asimismo Ancap evalúa "desprenderse" de los activos que son "menos rentables", había dicho Arbildi. Esta movida también abarca la "venta de terrenos y edificios inactivos".

El equipo que trabaja en la mejora de gestión de Ancap también previó ahorro en publicidad, viáticos, viajes y compras en plaza, así como costos de personal y servicios contratados. Según explicó el gerente de Ancap "se redujeron un 25% las horas extras manteniendo la plantilla del 30 de junio y racionalizando contrataciones y consultorías".

De todas formas, pese a los esfuerzos realizados en lo que va del año y a un precio del petróleo bajo que no fue trasladado a tarifas, las pérdidas de Ancap van a superar los US$ 200 millones este año.

Oposición criticó que "fundieran" Ancap

Ancap es el tema del momento en el Parlamento y ayer se coló en el debate por la ley de Presupuesto que la Cámara de Diputados sancionó con los 50 votos del Frente Amplio.

Si bien el oficialista Alfredo Asti defendió el proyecto de Presupuesto diciendo que pretende ser "una apuesta al futuro", advirtió que "el futuro está lleno de incertidumbre y volatilidad". Y añadió que "pese a algunos agoreros del desastre el país sigue creciendo, no está en recesión".

Jorge Gandini, miembro informante por el Partido Nacional, repasó la lista de postergaciones en el Presupuesto. Mencionó el Hospital de Clínicas, el Código del Proceso Penal, el Poder Judicial, el Instituto de Educación Física, el Instituto Clemente Estable, el Tribunal de Cuentas, la Corte Electoral y el Instituto de Evaluación Educativa.

"Para poder darle $ 1.500 a los soldados, el Poder Ejecutivo nos trajo el invento de cerrar unidades y eliminar vacantes, porque no había plata", agregó.

Y añadió que "van a aparecer US$ 800 millones para darle a Ancap, porque la principal empresa pública que tiene el país, que no solo es monopólica sino que ejerce el principal factor de un monopolio que es fijar el precio del combustible más caro de toda América, está fundida, porque cuando a una empresa hay que capitalizarla es porque está fundida".

Pablo González, del grupo del vicepresidente Raúl Sendic, intervino para defender la gestión en Ancap. Y para anunciar que "en otro momento" se discutirá sobre la gestión de Ancap "y sobre si está fundida o no".

El colorado Conrado Rodríguez dijo que "solo el desastre de Ancap explica un 35% del deterioro del resultado fiscal en la década 2004-2014". El nacionalista Omar Lafluf se declaró "fiel defensor de las empresas públicas" pero advirtió que las intendencias no son atendidas de la misma forma por el gobierno central. "Si lo que hicieron en Ancap lo hubieran hecho los intendentes, estarían colgados en la plaza pública. De eso hay que discutir".

Los tres rebeldes del FA (Darío Pérez, Sergio Mier y Víctor Semproni) que no habían votado varios artículos, no estuvieron ayer sesión y en su lugar votaron sus suplentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados