LA SITUACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS

Militares cierran filas y reclaman equidad presupuestal en el Estado

Quejas por la diferencia de salario entre soldados y el resto de los públicos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro Menéndez y la plana mayor de las FF.AA. en el Parlamento. Foto: A. Colmegna

Dos de los principales jefes militares del país, el comandante del Ejército, general Guido Manini Ríos, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general Nelson Pintos, hicieron un fuerte reclamo presupuestal a favor de los efectivos de las Fuerzas Armadas frente al nuevo ministro de Defensa, Jorge Menéndez. Lo hicieron el lunes en la comisión de Defensa del Senado, que analizó la crisis de recursos en las Fuerzas Armadas.

Pintos, un general de cuatro estrellas con el mismo rango que los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, describió la "postergación" que sufren los militares en materia salarial y de equipamiento.

"Lamentablemente, las Fuerzas Armadas se han visto postergadas, tanto a nivel salarial como en equipamiento, y esta situación lleva a que el personal disminuya su calidad de trabajo", advirtió el general Pintos, según la versión taquigráfica de la comisión a la que accedió El País.

Al fundamentar esta aseveración, relató que "en lo que refiere a los recursos humanos, voy a dar un par de ejemplos a título de reclamo de justicia para los integrantes de las Fuerzas Armadas.

La ley de Presupuesto del año 2010-2014, en su artículo 754 establecía un mínimo de $ 14.400 de remuneración para los funcionarios de los incisos 02 a 15 del Presupuesto Nacional. Pero hay una palabra que exprofeso no pronuncié: habla de funcionarios civiles, por lo que automáticamente los integrantes de las Fuerzas Armadas quedamos fuera de este artículo 754, siendo los únicos funcionarios que podíamos seguir cobrando menos de $ 14.400", relató Pintos.

Y puso otro ejemplo más cercano en el tiempo. "El 29 de abril de 2016, se asignó una partida denominada estímulo por la asiduidad, equivalente a $ 220:000.000, que se trataba de favorecer a la mayor cantidad de funcionarios, pero el decreto aclaraba que esto era específicamente para diplomáticos, consulares, policías y magistrados del Ministerio Público y Fiscal. Quiere decir que nuevamente se excluía a los militares de esta asignación presupuestaria. Y aclaramos que cuando se hablaba del motivo de la asignación decía para privilegiar los salarios más bajos. Podríamos decir que los recursos humanos de las Fuerzas Armadas han sido realmente postergados en lo que a remuneraciones refiere", sostuvo.

Desigualdad.

Pintos dijo que el Mides habló de la distribución de la comida que se lleva a los refugios. "Esa distribución la realizan las Fuerzas Armadas; la comida se elabora en los cuarteles y su distribución se efectúa con vehículos y personal de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, los choferes de esos vehículos no cobran lo mismo que los choferes del Mides".

Y agregó que en las unidades militares del interior existen vehículos asignados al Programa Nacional de Salud Bucal que son manejados por choferes militares y llevan asistentes odontológicos militares a todos los puntos del interior para atender la salud bucal de los niños.

"Esos choferes no ganan lo mismo que los choferes del Ministerio de Salud Pública. Los enfermeros militares que asisten al odontólogo tampoco ganan lo mismo que los asistentes de odontólogos de Salud Pública", se quejó.

El comandante Manini Ríos apoyó a Pintos al sostener que el "problema real" del Ejército es "la remuneración de sus integrantes, los muy bajos sueldos que perciben, pues han sido relegados en las distintas mejoras salariales otorgadas a los servidores del Estado".

"Tan así es que cuando se habla de nocturnidad nadie piensa en los soldados; cuando se habla de horas extras nadie piensa en los soldados; cuando se otorga cualquier beneficio nadie piensa en ellos", remarcó Manini Ríos.

Y añadió que "como decía el general Pintos, en la misma función nuestros integrantes reciben menor sueldo que los funcionarios de esos ministerios, cualquiera de ellos, incluido los del Interior, que ganan el doble".

Pintos también reclamó la ausencia de equipamiento nuevo, argumentando que desde 1982 no se compraba material.

Pero el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, lo observó diciendo que eso no era así y que sus expresiones eran "inválidas". El general reconoció su error y se disculpó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º