VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Las "mil" formas de poder entrar armas en el Centenario

Alimentos, piolas y pasajes debajo de la Ámsterdam son usados por barras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde febrero de 2013, la Policía prohibió el ingreso de fuegos artificiales al Centenario. Foto: archivo

Hay "mil" formas de ingresar un arma en el estadio Centenario, según la Policía y agentes de seguridad de la AUF. Puede entrar un día u horas antes del partido cuando arriban los alimentos y las bebidas al escenario deportivo. También puede ser ingresada por algún funcionario infiel. O quedar depositada durante semanas en los recovecos que tiene la estructura de la Ámsterdam: ductos, agujeros en columnas y alcantarillas. Investigadores de Inteligencia Policial ya tienen una idea de cómo entró la pistola usada para balear a un hincha en el entretiempo de Peñarol-Rampla. Con la ayuda de cámaras, los policías ya identificaron al agresor.

1

Eran las 19:45 horas del domingo 23. El partido entre Peñarol y Rampla llevaba transcurrido un poco más de media hora. Un hincha aurinegro, de 33 años, conocido como "el Boli", ingresó al baño ubicado cerca de las escaleras de acceso de la Puerta 10 del Estadio Centenario. Cuando se lavaba la cara, "el Boli" giró su cuerpo y vio un hombre encapuchado que le apuntaba con una pistola calibre 9 milímetros. El desconocido disparó dos veces. Un tiro le impactó en un brazo y otro en la pierna a la víctima. El partido fue suspendido luego del incidente. El subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, dijo, en una reunión con la bancada frenteamplista, que "el Boli" estaba vendiendo drogas y tiene antecedentes penales. El herido negó que traficara estupefacientes.

2

En las horas posteriores al partido entre Peñarol-Rampla comenzó un debate sobre si el arma sorteó o no los controles realizados por los guardias de seguridad de la empresa Keeper, apoyados por policías, o fue ingresada antes del encuentro. Los guardias tienen paletas detectoras de metales que suenan si el parcial tiene algo metálico entre sus ropas. En el partido de Peñarol-Rampla, varios guardias utilizaron el sistema de vibrador en lugar de alarmas. "Ahora solo usaremos el sistema de alarmas", dijo a El País el gerente de Keeper, Pablo Santos.

3

Desde hace tiempo, la empresa Keeper plantea en la Comisión de Erradicación de la Violencia en el Deporte que la seguridad del estadio Centenario es muy vulnerable. "En su interior y su exterior. Sabemos bien que previo a los partidos cuando vienen refrescos y alimentos que se venden en el estadio, no los controla nadie. No se revisan los bolsos que entran. También sabemos que debajo de la Tribuna Ámsterdam andan los hinchas. Tienen pasajes en las escaleras y andan por los corredores debajo de la tribuna sin problemas", dijo Santos. Enseguida agregó: "De repente el arma no pasó por nuestro control. Pero pasó antes, el día anterior, una semana antes. El sistema de seguridad que uno aplica no es 100% y se me puede pasar algo. El que tiene un arma y la quiere pasar y ve que en la puerta hay cuatro guardias con detectores y policías al lado, ¿intentará pasarla arriesgándose a un procesamiento o la introducirá el día antes del partido? El sentido común me hace creer que el arma nunca entró por la puerta del estadio ".

4

A partir del 26 de febrero de 2013, la Policía prohibió el ingreso de fuegos artificiales al Estadio Centenario. Desde la tribuna los barras lanzaban largas cuerdas que caían en el exterior del estadio. Los que estaba afuera ataban una bolsa a uno de los extremos de la cuerda y ésta volvía a subir. El sistema luego se usó para ingresar armas y drogas.

5

Unos 50 barras de Peñarol, Nacional, Defensor y Cerro fueron procesados en los últimos dos años por diferentes delitos, tras procedimientos realizados por la Dirección Nacional de Información e Inteligencia. Estas personas fueron remitidas con prisión y sin prisión por ilícitos como lesiones graves, riñas, incitación a la violencia a través de las redes sociales, apología del delito e intentar viajar al exterior con armas de fuego y atentado (golpear a policías). Otras 100 hinchas violentos fueron detenidos y la Justicia los liberó. Investigadores policiales consideran que debería haber un juzgado especializado en deporte porque hay disparidad de criterios entre los jueces penales.

6

En una investigación realizada en 2013, la Policía detectó que 400 barrabravas generaban desmanes en los estadios. En Nacional, las barras son "Los del Parque", la "barra de La Paz" y "la Lucas Píriz". Mientras que la de Peñarol cuenta con más facciones: la "Barra de la Ámsterdam"; "Los Feos"; la "Barra del León" (se juntan en el monumento al león situado en San Quintín y Santa Lucía); la "Barra de La Paz y Las Piedras"; "Oro y Carbón" de la Ciudad de la Costa, y la "Barra de la Ruta 1". Los cuadros chicos también tienen hinchas violentos. Los investigadores consideran que las más peligrosas son "la Barra de Veracierto" y los "Danus Stone" de Danubio; los "Villeros" y la "Barra del Cerro Norte" de Cerro; la "Estación" de Racing; "Los Mugrientos" de Fénix y "Los Vagabundos" de Wanderers. Varios de los referentes de estas hinchadas también poseen antecedentes penales.

7

En la noche del lunes 24, la Comisión Disciplinaria de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) resolvió como medida cautelar que el partido de Peñarol por el Campeonato Uruguayo Especial fuese a puertas cerradas por seguridad. Por esa razón, Sud América y Peñarol jugaron ayer sin público. La sanción definitiva se sabrá el próximo jueves.

8

El ingreso del arma en el Estadio Centenario generó una "minicrisis" —de las tantas ocurridas en los últimos ocho años— entre el Ministerio del Interior y la AUF por la seguridad en el fútbol. El viernes 28, hubo un acercamiento entre ambas partes: el clásico se jugará con público y habrá más policías en la puerta y la AUF se compromete a instalar un sistema de reconocimiento facial en el próximo campeonato. El sistema fue aprobado por técnicos de la cartera.

9

Para trabajar en el Estadio Centenario, la empresa Keeper exige contar con el apoyo de personal policial. "Hoy día la Tribuna Ámsterdam es tierra de nadie. No hay policías. Tampoco guardias. La seguridad de Peñarol tampoco está dentro de la tribuna", dijo Santos.

10

La esposa del ministro Eduardo Bonomi, Susana Pereyra, es hincha aurinegra. El jueves 28, durante la interpelación a Bonomi, el senador colorado Pedro Bordaberry dijo que Pereyra "corea cánticos contra la Policía" en la barra de Peñarol. Bonomi defendió la actitud de su esposa y señaló que Bordaberry carecía de argumentos. "Los barras son delincuentes que tratan de refugiarse dentro de las hinchadas con un sentido de pertenencia futbolística y utilizarlo para el delito organizado. Ese es el problema del fútbol. Y se asume así o no lo solucionaremos", dijo.

DOS CLAVES.

Insultos, gritos vs. carné de socios.

El gerente de la empresa de seguridad Keeper, Pablo Santos, señaló que la guardia privada sí puede trabajar dentro de los estadios, pero el policía tiene que estar como garantía. "Esa es la única diferencia que tengo con el Ministerio del Interior", sostuvo.

Santos comenzó como referente de la hinchada de Nacional. Posteriormente, formó parte de la directiva de Ricardo Alarcón en el Club Nacional, dijo el gerente. En un periodo como suplente y en otro ingresando en el noveno lugar como titular, agregó.

Alarcón fue presidente de Nacional en 2006 y 2012.

"Trabajar en las puertas de la Tribuna Ámsterdam no es nada fácil. Los guardias la pasan mal, son hostigados. Estamos preparados para eso", dijo. Enseguida agregó: "Desde que empezamos en el fútbol no hemos tenido incidentes de agresión. Y en muchas oportunidades hemos tenido que actuar. Hay una línea muy delgada en el marco de actuación que nosotros tenemos".

Santos lleva adelante una original estrategia de seguridad. "Si hay algo que planifico cada fin de semana es que a los partidos que juega Peñarol vayan guardias hinchas de ese cuadro. El partido que juega Nacional de visitante, que lo hacemos nosotros, van guardias hinchas albos. Muchas veces hinchas aurinegros se han sorprendido cuando el guardia le muestra el carnecito de socio de Peñarol", explicó.

Otros dos procesados por juez de Santa Lucía.

El juez penal Luis Sobot hizo lugar al pedido de la fiscal Mónica Castro y procesó el viernes pasado a otros dos jóvenes por el ataque a hinchas de Peñarol en Santa Lucía, además de los diez que ya habían sido juzgados. Los involucrados, de 19 y 22 años, fueron procesados con prisión por dos delitos de omisión en grado de tentativa con lesiones. Se trata del mismo delito que se les tipificó a los diez hinchas ya remitidos.

Ambos jóvenes confesaron su participación en los hechos en el correr de la tarde del viernes pasado. Los ahora 12 procesados con prisión fueron juzgados por herir de bala a tres hinchas del Club Atlético Peñarol, dos de ellos de gravedad, durante los festejos por el aniversario aurinegro en Santa Lucía, el pasado 28 de septiembre. Videos de una cámara de seguridad próxima a la plaza Santa Lucía, donde sucedieron los hechos, mostraron a un grupo de 13 personas identificadas con el Club Nacional aproximándose al lugar esa noche y efectuando disparos, consignó Telemundo.

Según el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, el motivo de la balacera fue una "venganza" por un robo de banderas.

Una fuente policial indicó a El País que robar una bandera, una camiseta o una campera del equipo rival es considerado por los barrabravas como un trofeo. "Eso genera respeto y reconocimiento dentro de la hinchada", agregó la fuente.

La AUF eliminó el sistema de entradas gratuitas.

Clubes deberán pagar ingresos si desean regalarlos a hinchas.

En la última semana, jerarcas del Ministerio del Interior y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) se reunieron para analizar la forma en que se puede mejorar la seguridad en los estadios luego del incidente del domingo 23 donde resultó baleado un hincha de Peñarol.

"Le pedimos (a la cartera) que los partidos de alto riesgo en el Estadio Centenario los hiciera la Policía. Es lo que solicitó la Intergremial (entrenadores, árbitros, personal de recaudación y Círculo de Periodistas del Uruguay)", dijo a El País el presidente de la Comisión de Seguridad de la AUF, Nelson Telia.

Según el dirigente de la Asociación, el incidente del fin de semana pasado "no tiene nada que ver con el deporte".

Reiteró que la venta de drogas "no tiene relación" con el fútbol. "Lo mismo la rivalidad entre bandas de barrabravas", sostuvo Telia. "Un factor determinante (para terminar con estos hechos) será la colocación de las cámaras de identificación facial", agregó.

El viernes 28, el presidente de la AUF Wilmar Valdez dijo en el Ministerio del Interior que la colaboración de FIFA, el alargamiento de los plazos para instalar el sistema por parte de dicha cartera y la disminución de los precios de la empresa proveedora, hace que el monto a invertir por la Asociación en las cámaras sea más accesible que la cifra inicial (US$ 5 millones).

El jueves 27, la AUF resolvió cortar la entrega de entradas de favor para hinchas y allegados de clubes. "Aquellas entidades que quieran regalar entradas van a tener que comprarlas en las boleterías", explicó Telia.

Dijo que se trata de una medida para mejorar la seguridad de los espectáculos deportivos. "No habrá más retiros de entradas para familiares. Si un club quiere regalar entradas deberá comprarlas", insistió.

El 22 de septiembre pasado, el subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, dijo en la Comisión de Convivencia de Diputados, que se acordó que los clubes no debían dar entradas gratis a las hinchadas. "Sin embargo, prácticamente siete años después, todavía seguimos comprobando que hay dirigentes o cuadros que dan entradas gratuitas (a barrabravas) para solucionar, quizá, problemas de relacionamiento entre los directivos y las hinchadas", señaló el jerarca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)