Informe militar es un “disparate”, dice jerarca del ministerio

Mides enojado con el Ejército por los "ni-ni"

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) salió ayer al cruce del Ejército Nacional. Es que en el Mides no cayeron bien las estimaciones contenidas en un estudio del Estado Mayor del Ejército respecto a lo que le cuesta al Estado un soldado con un hijo y el dinero que se destina a una persona "ni-ni" (que no estudia ni trabaja) que también tiene un hijo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Mides argumenta que la mayoría de los "ni-ni" no reciben pagos. Foto: F. Flores.

El Ejército calcula que el costo de un soldado con un hijo escolar es de $11.988, si se suma el salario ($11.500) y la asignación familiar de $488. Y contrapone estas cifras con las correspondientes a un "ni-ni" con un hijo: $13.442 en total, que resultan de la suma de $ 7.172 (Tarjeta Uruguay Social), $ 900 de Asignación Familiar, $ 3.370 del Instituto Nacional de Alimentación (INDA) y $ 2.000 para medicamentos.

El Mides no comparte para nada estas cifras que no le fueron informadas formalmente y se contactará con el Ministerio de Defensa para hacerle saber de su discrepancia y para entregarle sus propias cifras. Santiago Soto, director del Instituto Nacional de la Juventud, dijo a El País que tiene una discrepancia conceptual con el trabajo del Ejército porque "nadie recibe prestaciones por ser ni-ni sino por ser pobre". Soto señaló que una persona en situación de pobreza recibe $ 808 si tiene un menor a cargo y $1.616 en caso de vulnerabilidad extrema.

Las mayores prestaciones "para quienes prácticamente pasan hambre" y tienen 4 o más menores a cargo son de $ 4.344, detalló.

El programa Uruguay Social funciona desde mayo de 2006 de forma cogestionada por el Mides el Ministerio de Salud Pública, ASSE y el INDA. Su objetivo es permitir que las personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica extrema accedan a los productos de la canasta básica (alimentos, artículos de limpieza y de higiene personal) con una transferencia monetaria y tengan la posibilidad de seleccionarlos de acuerdo a sus necesidades.

Soto mencionó también que quienes reciben la tarjeta Uruguay Social no reciben prestaciones del INDA ni pagos por medicamentos. Para el funcionario, los pagos que por distintos conceptos reciben los hogares en situación en situación de pobreza de parte del Mides "son bastante menos de la mitad" de lo que sostiene el trabajo del Ejército.

La comparación realizada por el Ejército "no aporta a la discusión como sociedad, el salario de un soldado es bajo pero la discusión no va por ese lado". "Probablemente hay buenas razones para que un soldado gane más pero no pasa por ese lado la discusión", sostuvo.

El director del Inju también recordó que dos tercios de los denominados ni-ni no entran en la categoría de pobres. "No hay ninguna sociedad con un 0% de ni-ni. Hay una tasa natural, momentos en los que un joven no tiene actividades de estudio o trabajo en su tránsito a la adultez pero eso no implica una enfermedad social. Hay un número pequeño más problemático para los cuales el Estado tiene una respuesta de tamaño grande con los 2.500 jóvenes que participan en Jóvenes en Red y los 5.000 que atiende el INAU", dijo Soto.

El Mides le hará llegar estos datos al ministerio de Defensa para "enriquecer" la discusión, aseguró Soto.

Antes había escrito en Twitter: "Sigo sin poder creer que (un) organismo público haya hecho este disparate de comparación. Falsa oposición, y falsos datos". "Si estos son argumentos para no reducir FFAA... Lamentable. ¿El Estado Mayor del Ejército está tan mal asesorado?", preguntó. Se calcula que en Uruguay hay 36.000 jóvenes que no estudian ni trabajan.

El informe del Ejército fue entregado a los legisladores blancos Luis Lacalle Pou, Javier García y Gustavo Penadés. El estudio se vincula con la preocupación que generó en el ámbito castrense que un artículo del Presupuesto prevea la eliminación del 50% de las vacantes de personal subalterno en las Fuerzas Armadas. Destaca que el Ejército supone una salida laboral para los sectores más vulnerables de la sociedad.

Ayuda para 60.000 hogares pobres

La tarjeta social apunta a atender la situación de los 60.000 hogares en peor situación que son relevados por medio de visitas por los equipos técnicos del Mides. Los 30.000 hogares en peor situación reciben la prestación duplicada. Con la tarjeta Uruguay Social está prohibida la compra de tabaco, cigarrillos, bebidas alcohólicas y refrescos. No hay un monto mínimo para realizar compras. La tarjeta se otorga a todas las personas "trans" en el entendido de que constituyen una población vulnerable. Estas personas reciben el equivalente a lo que reciben los hogares con un menor a cargo que es lo mismo que reciben los adultos sin menores.

La tarjeta se puede usar en más de 1.000 comercios debidamente identificados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)