Alerta naranja en el presupuesto

A Meteorología, que la parta un rayo

Si ya había algunos nubarrones en el horizonte del Instituto Uruguayo de Meteorología, el proyecto de Presupuesto que ingresó a la Cámara de Diputados dejó al novel organismo al borde de una tormenta perfecta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente del Inumet trazó un panorama lúgubre de los problemas que enfrentan hoy. Foto: Fernando Ponzetto.

El Inumet (heredero de la ex Dirección Nacional que dependió del Ministerio de Defensa hasta 2013) presentó por primera vez su propia iniciativa presupuestaria, en la que incluía un monto de $ 21 millones para inversiones en 2016, y $ 26 millones para los ejercicios venideros. El objetivo era "el mínimo" indispensable para transformar al Inumet, de lo que es hoy, en un servicio meteorológico "del siglo XXI".

El Poder Ejecutivo le asignó, en primera instancia, $ 15 millones para 2016, y $ 5 millones adicionales para el resto del período. Pero en la discusión que se dio a nivel parlamentario, en medio de forcejeos sindicales para conceder más recursos a la educación, el Inumet terminó perdiendo otro trozo de la torta, y las inversiones quedaron finalmente recortadas a la mitad.

De nada valieron los bríos con que el presidente del Inumet, Gabriel Pisciottano, defendió la necesidad de modernizar al servicio meteorológico oficial. Al presentar su iniciativa, Pisciottano citó en su respaldo un informe de la Organización Meteorológica Mundial sobre los riesgos asociados a los aspectos del clima.

"...más del 90% de los desastres están vinculados a peligros relacionados con el tiempo, el clima y el agua".

También citó al Secretario General de la ONU, al recordar que "el costo de los desastres naturales (...) afecta la capacidad de los gobiernos de proveer servicios básicos. Desvía recursos de la infraestructura. Los negocios sufren. Hay menos trabajos y menos ingresos".

Pero ni siquiera esas referencias de primer nivel sirvieron para obtener más recursos.

Policías de lluvia

Cuando fue a defender su proyecto de presupuesto en la comisión de diputados, Pisciottano trazó un panorama lúgubre de los problemas que enfrenta la predicción del tiempo en Uruguay. La situación, podría decirse, es de "alerta naranja".

Por ejemplo, Pisciottano señaló que solo tres de las 20 estaciones meteorológicas dispersas por el país funcionan las 24 horas, "y eso es muy grave", indicó. Las tres que funcionan son la de Rivera, la del Aeropuerto Internacional de Carrasco y la del aeropuerto de Laguna del Sauce.

"En estos momentos tenemos un visitante japonés en el Instituto, con el que he estado hablando", contó Pisciottano. "Japón, que tiene solo el doble de área que Uruguay, cuenta con 1.300 estaciones automáticas que reportan cada 10 minutos", comparó. "Así, ellos pueden garantizar la seguridad de los japoneses con la información que generan. Nosotros hoy no estamos en esas condiciones".

Al hablar de la "red pluviométrica", que registra las lluvias caídas en el territorio los días de tormenta, advirtió que hay "alrededor de 300 pluviómetros que reportan con un sistema relativamente primitivo".

Explicó que "las Comisarías son los observadores pluviométricos que tiene el país. Los 19 policías, que ofician de "agentes pluviométricos", cobran $ 400 por prestar ese servicio.

El Inumet aspira a tener una nueva forma de recolección de datos, una red automatizada, que lo posicione en el Siglo XXI, pero el presidente reconoce que eso va a estar lejos de cumplirse en este quinquenio.

Otra de las metas estratégicas del Inumet es consolidar un Banco Nacional de Datos Meteorológicos, para lo cual es necesario informatizar las estadísticas históricas, que hoy "figuran en un librillo que hasta se lo pueden comer los ratones", expresó Pisciottano.

Tal es la situación de penuria que afronta, y seguirá afrontando por más tiempo, el Instituto Uruguayo de Meteorología: el único habilitado para emitir pronósticos oficiales que contribuyan "a la seguridad de las personas y sus bienes", como expresa su misión.

Un poco de luz

Pese a los nubarrones, un rayo de sol asomó en el Presupuesto cuando se aprobó "una partida para atender inequidades salariales" en el ejercicio 2016, por un monto de hasta $ 3 millones.

También la retribución del presidente del Inumet tendrá un incremento, aunque no tan elevado como el que preveía el proyecto original que equiparaba el cargo al de un Ministro de Estado, que gana $ 186.961.

El presidente hoy percibe un sueldo de $ 99.179, y con la propuesta aceptada se equiparará con el de un Subsecretario, que hoy asciende a $ 158.917.

La razón del aumento está vinculada a subir la escala de los funcionarios técnicos de menor rango, que está topeada por el salario del director.

El Inumet cuenta aproximadamente con 180 funcionarios, algunos de ellos con un "alto promedio de edad" y "escasa y desactualizada capacitación en muchos casos"; porque la formación en meteorología en el Uruguay "es bastante precaria", admitió Pisciottano.

Mientras tanto, para el Inumet, el futuro seguirá "nuboso y cubierto".

Un servicio que cumplió 120 años

El pasado 5 de julio, el servicio meteorológico público cumplió 120 años de existencia. El 5 de julio de 1895 se realizó la primera actividad: la instalación y puesta en funciones del instrumental y equipamiento para medir las variables del clima que servirían a la construcción del Puerto de Montevideo, el mayor desafío que tenía el país en las postrimerías del Siglo XIX.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)