inn content para acsa

¿Cómo mejorar la renta y ahorrarse trabajo al mismo tiempo?

ACSA cuenta con un servicio de administración integral de administración que maneja más de 3000 propiedades. 

El servicio apunta a que el propietario cobre su renta todos los meses y se olvide de los problemas de la gestión.
El servicio apunta a que el propietario cobre su renta todos los meses y se olvide de los problemas de la gestión.

Administrar un apartamento no es fácil. Hay que encontrar un inquilino, verificar la garantía, redactar un contrato, controlar los pagos. Todas estas tareas implican un desgaste, y en algunos casos pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza. Desde hace más de cincuenta años ACSA brinda un servicio de administración integral de alquileres con dos objetivos marcados: mejorar la renta y facilitar la vida a los propietarios e inquilinos.

La inmobiliaria tiene una cartera con más de tres mil inmuebles y clientes de distintos perfiles. “Algunos son particulares que tienen un apartamento y quieren desligarse de la administración, otros familiares que heredan una propiedad y buscan un tercero imparcial que mantenga las cuentas claras, pero la mayoría son propietarios con varios inmuebles o inversores que necesitan asesoramiento”, dice Mateo Campomar, director de ACSA.

Al recibir una propiedad, la inmobiliaria publica avisos en los principales sitios y plataformas especializadas del país, y a través de programática y compra de audiencias se asegura que lleguen al público objetivo.
A esto se suma la propia base de datos de la empresa, que se nutre con cientos de consultas todos los días. Todo este trabajo asegura que, en promedio, no se demore más de un mes en encontrar un inquilino.

Facilidades del servicio de administración integral de ACSA.
Facilidades del servicio de administración integral de ACSA.

Ventajas para el propietario

Un punto importante del servicio son los aspectos legales: el estudio de la garantía, la redacción del contrato y la realización del inventario, entre otros. Para quien no tiene un amigo abogado o escribano estos trámites implican un costo. Además, si no son realizados por un profesional responsable pueden traer consecuencias en el futuro. ACSA cuenta con un departamento jurídico especializado que se asegura que todos estos requisitos se cumplan correctamente.

Respecto al depósito del alquiler, la inmobiliaria facilita al inquilino todos los medios de pago electrónicos, como transferencia bancarias, débito automático o la aplicación Paganza, aunque también se puede realizar en Abitab o RedPagos. La intención es que el 100% de las gestiones se realice en forma digital. El propietario puede ingresar a la plataforma online de ACSA y verificar el pago en su estado de cuenta, que registra todos los movimientos vinculados al inmueble.

Otro aspecto fundamental son las obligaciones tributarias. Además de la contribución inmobiliaria y el Impuesto de Primaria el propietario debe pagar IRPF sobre el alquiler, y esta liquidación la realiza el departamento contable de la empresa. “Muchos piensan que administrar una propiedad es cobrar al inquilino una vez por mes, pero implica una serie de tareas que pueden ser desgastantes. Cuando uno tiene una sola propiedad se las puede ingeniar, pero cuando tiene más se convierte en una tarea full time”, afirma el director.

Una plaza valorada desde el exterior

Muchos de los clientes que trabajan con ACSA son extranjeros, la mayoría argentinos, dado que los márgenes de ganancias en Uruguay son mayores respecto a otros países de la región. “Mientras que en Buenos Aires un inversor puede obtener alrededor de un 4% anual por alquileres, en Uruguay este porcentaje trepa al 6%. Otro factor es la estabilidad. El inversor no solo mira solo la renta, sino también la valorización de la propiedad, y Uruguay es muy sólido en ese sentido”, dice Campomar.

El objetivo del servicio es que el propietario vaya una sola vez a la inmobiliaria y se libere de todas las tareas de administración, ni siquiera tiene por qué conocer al inquilino en persona. Por el lado de este, la ventaja es que puede confiar en que contará con un contrato justo y una respuesta inmediata ante cualquier inconveniente.

“A veces terminamos haciendo de juez entre las dos partes. Por ejemplo, se rompe un caño y el inquilino nos llama. Nosotros inspeccionamos los desperfectos, informamos al dueño y nos encargamos de realizar las reparaciones. Ese trabajo de intermediación termina solucionando conflictos, porque a veces las partes por sí solas no se ponen de acuerdo. Lo importante es ser honesto con ambos”.

Mateo Campomar, director de ACSA, en las oficinas de la empresa frente a la Intendencia.
Mateo Campomar , director de ACSA, en las oficinas de la empresa frente a la Intendencia.

La mejor renta posible

Además de la gestión, el otro aspecto clave del servicio de administración es el asesoramiento. Hoy el acceso a los créditos hipotecarios es cada vez más difícil y la demanda por alquileres crece. Esto genera que haya un gran número de inversores apuntando al mercado inmobiliario.

En este sentido, hay algunos factores a tener en cuenta para obtener el mayor rendimiento. Uno de los principales es la ubicación. Según Campomar hoy los barrios más cotizados son el Centro, Cordón, Palermo y La Blanqueada, ya que ofrecen mayores márgenes de ganancia, sobre todo los edificios construidos bajo la ley de vivienda promovida. En estos lugares el precio del m2 es más bajo que en Pocitos y Punta Carretas y se puede obtener una renta promedio de un 6% anual por alquileres.

Lo mismo ocurre con las características de la propiedad. Hoy lo más solicitado son los apartamentos chicos tipo mono ambiente, de uno y dos dormitorios, que tienen una rápida reposición de inquilinos. Explica Campomar: “A lo mejor el inversor está pensando en comprar un local comercial porque le da una renta del 10%, pero tiene que tomar en cuenta de que cuando termine el contrato va a ser más difícil encontrar un reemplazo, y no se puede dar ese lujo. También importa la zona. Todas esas variables se toman en cuenta a la hora de aconsejar al cliente”.

En algunos casos, el asesoramiento consiste en ser honesto respecto al valor real del inmueble, y brindar sencillos consejos que hacen la diferencia. Pequeños trabajos como pintar las paredes, colocar una reja o instalar roperos en los dormitorios implican una inversión mínima, pero ayudan a valorizar la vivienda y mejorar los ingresos.

El costo de la administración integral de ACSA es de un 6% sobre el precio del alquiler, y la inmobiliaria está lanzando una promoción especial, con la que los interesados pueden probar por tres meses el servicio en forma gratuita, y los próximos tres al 50%.

“Hoy en día se están construyendo muchos edificios bajo la ley de vivienda promovida, y la mayoría de las unidades están siendo adquiridas por inversores. Queremos que este producto llegue a ese público, ya que consideramos que puede aliviar su carga y mejorar los ingresos”, concluye el director.

La renta asegurada el 1 del mes

Además de la administración integral, la inmobiliaria ofrece un servicio de alquileres garantidos. El propietario recibe su renta el primer día hábil del mes sin importar si el inquilino pagó o no. “Es un servicio extra muy valorado por aquellos que necesitan la renta el primer día hábil de cada mes, y en algunos casos incluso existe la posibilidad de adelantarles el dinero que corresponde a varios meses”, explica el director.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados