Mujica habló contra las desigualdades y el capitalismo

"No me siento orgulloso de dejar 10% de pobres"

El presidente José Mujica participó fue aplaudido de pie cuando terminó su oratoria en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), que terminó ayer en Costa Rica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La de Celac fue la última cumbre de Mujica como presidente.

"Yo no me siento orgulloso, me siento con pesadumbre que mi país quede con 1% de indigentes y 10% de pobres, porque no debería haber nadie. La naturaleza nos dio demasiados recursos", comenzó Mujica su discurso.

Luego, comenzó a hablar de las desigualdades y el capitalismo sobre todo desde el punto de vista de cómo estas afectan la región. "Si esperamos que el mercado suture las desigualdades, nos vamos a encontrar exactamente con lo contrario", explicó.

Para Mujica, "el capitalismo es capaz de crear grandes riquezas, pero con una pobreza enorme en sus entrañas".

La sociedad "para caminar desde el punto de vista sano, necesita que el grueso de la política esté socialmente comprometida".

Dijo confiar en la política y "en la necesidad de construir triunfos morales y no materiales". "Los largos procesos de transformación en la sociedad necesitan los esfuerzos colectivos", sostuvo.

"He visto hombres y mujeres capaces de entregar la vida por un sueño, y eso no se compra, porque eso no se vende", reflexionó.

La Derecha en el corazón de Europa

En la Celac, el presidente Mujica habló de la derecha creciente en Europa "que es fascista y está en el corazón" de ese continente. Destacó la paz y la tolerancia que hay en América "que la está necesitando el mundo". Por último, resaltó: "Los mejores dirigentes son aquellos que cuando se van dejan un montón de gente que los supera".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)